El músico y productor, Uwe Schmidt, fue el elegido para la segunda propuesta del segundo ciclo de encuentros de música electrónica en el Centro Botín. Bajo uno de sus pseudonimos: Atom TM, el artista alemán hizo las delicias del personal.

Con un sala diáfana (al fin) que únicamente disponía de unas cuantas sillas, salió disparado a hacernos mover los pies con un set que contenía altas dosis de baile, entre el pop, el minimal techno y la electrónica más Kraftwerkiana. Y es que “HD+”, una versión extendida de su anterior propuesta audiovisual de igual nombre, generó un ambiente nunca visto antes en lo que llevamos de ciclo, a medida que iban desgranándose los diferentes cortes que componen el disco, los allí presentes iban adquiriendo un carácter más abierto, rompiendo a bailar en el tramo final aquellos más tímidos.

Una estética que casi parecía un homenaje a los Kraftwerk del “Electric Café”, referencia claramente expuesta en canciones como “Stop Imperialist Pop”, la cual fue muy celebrada por los asistentes y a la que se le sumaba un combinado de imágenes y grafismos geométricos autogenerados, iconografía pop e incluso pudimos ver a un Uwe Schmidt como una suerte de Bob Dylan en “Subterranean Homesick Blues” en los visuales de la canción “Empty”, hacia la mitad del show.

Cabría destacar una peculiar versión de “My Generation” de The Who que podríamos interpretar como la pieza del puzzle que unía todas las referencias a la cultura pop propuestas por el alemán. Una versión envuelta en ironía, sin alejarse de la crítica y que, para bien o para mal, no dejó indiferente a nadie.

Una sucesión de estallidos a modo de bombas atómicas marcaron el final de un show atípico hasta el momento, la onda expansiva obligó a clavar de nuevo los pies en el suelo.

Que no pare la música. Musique non stop.