Cantando bajo la lluvia
Conciertos / Muchachito Bombo Infierno

Cantando bajo la lluvia

7 / 10
Don Disturbios — 14-10-2016
Empresa — El Orfanato Eléctrico
Fecha — 13 octubre, 2016
Sala — Razzmatazz 1, Barcelona
Fotógrafo — Hara Amorós

El departamento de agricultura de la Generalitat debería considerar en serio contratar a Muchachito como maestro chamán infalible a la hora de convocar la preciada lluvia en tiempos de sequía. Es programar un bolo por estos lares y que el cielo se cierna sobre nosotros. Si el pasado 18 de junio un caprichoso chaparrón acabó con muy malas artes con el sueño de montar un festival es su Santako natal – Tropical se llamaba el evento-, anoche la lluvia inclemente hizo que más de uno se quedara en casa con su tazón de chocolate caliente entre las manos. Craso error. Si hay alguien infalible a la hora de hacer pasar un buen rato al respetable ese ha sido y será siempre nuestro protagonista. Un Muchachito muy bien acompañado por una banda en la que destacaba Diego Pozo, el ratón de Los Delinqüentes, y una mini sección de viento, de trompeta y trombón de varas, que tan bien le sienta a los temas de inspiración más swing de su cancionero. Un repertorio formado por una lista de canciones cuyo mayor aliciente era ver cómo iban a encajar los pocos temas de su último trabajo que interpretó y cómo eran recibidos por su público más fiel dadas las circunstancias.

Pues bien, hubo un poco de todo. De entrada decir que fue precisamente el single “Tiré” la pieza que más entusiasmo provocó en el foso, haciendo fuerte esa premisa que asegura que en la actualidad importa tanto la imagen como la música, y que hay que acompañar cualquier single que se precie con un clip que no pase inadvertido. Y esa es una teoría que Jairo lleva tiempo practicando con acierto, humor y desparpajo y que le ha funcionado a la perfección hasta la fecha, pasando a engrosar ese imaginario arrabalero en el que la figura del pintor y dibujante Santos de Veracuz es pieza fundamental. Otra canción del nuevo trabajo que sobredimensionó el sonido de la banda dándole unas pinceladas heredadas del mejor Prince, fue ese bombazo de latido funk llamado “Nuestro largo y gran viaje”. Impagable ver a Diego Pozo lanzándose de rodilla en pleno punteo roquero de su eléctrica. Sin embargo, resulta curioso que fuera precisamente la más melocotonera del lote la que acabara por sonar atropellada e incluso algo forzada. Me refiero a esa oda discotequera titulada “Te perdí”, que no alcanzó la dimensión “tecno” del disco y que tampoco provocó el delirio entre el público que yo de entrada presumía. Habrá que pulirla en los ensayos. La que sí resultó es la versión del “En mi cabeza” de Kevin Johansen, cuyo aroma cumbiero original acabó mutando en la rumba acelerada de Muchachito y sus compadres para el disfrute de todos.

En cuanto al resto de temas hubo de todo y conocido: “Luna”, “Caraguapa”, “Carreta sideral”, “Azul”, la versión de “La quiero a morir” que ha hecho casi suya… y así hasta rebasar las dos horas de actuación que finalizó con ese broche inevitable en el que se ha convertido “Ojala no te hubiera conocido nunca”.

El resultado de todo ello fue un concierto al que le faltó apostar con mayor decisión por el magnífico nuevo álbum que ha editado Muchachito, y que mostró una banda que irá creciendo a base de rodar para lograr que el sonido alcance un empaque que ahora tan solo se atisba. Y eso, en el frenesí de su propuesta, no es un tema menor.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.