MISFITS
Conciertos / Misfits

MISFITS

1 / 10
Redacción — 04-03-2003
Fotógrafo — Archivo

No deberíamos sentirnos engañados ni estafados. Esperar, podíamos esperar muchas cosas, pero el crear en nuestros espíritus la ilusión de que aquella noche podríamos asistir a un histórico concierto no hubiese sido demasiado realista. O sea, Jerry Only ha decidido –en parte comprensiblemente- seguir apurando el filón hasta los límites más insospechados y todos le seguimos por ser quién es. Por eso también sabíamos que no habíamos acudido a un concierto de los Misfits, ni tampoco de los punk all stars, como quiso hacernos creer el propio Only con aquello de “we are the best punk rock band in the world”. Cierto es que Marky Ramone es toda una institución dentro del punk rock, pese a ser un mal batería, o que Dez Cadena grabó el mítico “Damaged” de Black Flag, pero el concierto que nos brindaron fue de una patilla más grande que las de Glenn Danzig (si se me permite la bromita). Aquella noche podían aceptarse dos posturas. La primera era la de ir de flipado por la vida y Pretender que estabas asistiendo a uno de los conciertos de tu vida en el veinticinco aniversario de los Misfits, es decir la del engañado conscientemente. La segunda, y la más adoptada por el público de Barcelona, fue la de tomárselo al más puro estilo fiesta mayor, entendiendo que resulta realmente difícil asistir a una reunión así en nuestro país. En cuanto al set list, qué puedo contar. Sonaron la mayoría de grandes temas de Misfits, desde “Teenagers From Mars” hasta “Skulls”, pasado por “Attitude”, “Die, Die My Darling”, “Last Caress”, “We Are 138”, “Angelfuck”, “Walk Among Us”, etcétera, pero todos ellos más acelerados, con una tosca batería que Marky Ramone no sabía encajar en el espíritu de Misfits, con unas guitarras realmente metaleras –como si Dez Cadena hubiese pertenecido a la última formación de Obituary- y con un Jerry Only que pasó por alto las melodías que, en su momento, Danzig rubricó con imaginación. Junto a todos ellos, tuvimos trece –sí, he dicho trece- temas de los Ramones, clásicos como “I Wanna Be Sedated”, “Habana Affair”, “Sheena Is A Punk Rocker”, “Blitzkrieg Bop”, “Pet Cemetary”, “Teenage Lobotomy” o “Beat On The Brat”, y para sorpresa de alguno de los presentes se atrevieron incluso con “Rise Above” y “Six Pack” de Black Flag. Sin engañar a nadie, pero con una buena empanada para unas leyendas del género como ellos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.