MINISTRY
Conciertos / Ministry

MINISTRY

1 / 10
Redacción — 11-04-2003
Empresa — Sanctuary
Fotógrafo — Archivo

Me gustaría decirles que "Animositisomina" (Sanctuary/Roc.K, 03) era el mejor disco de Ministry que podíamos esperar, pero no lo haré. Fundamentalmente porque no creo que sea cierto. Su nuevo trabajo en estudio es una desigual mescolanza entre "Psalm 69" y una suerte de hibridación punk rock-metal que naufraga sin un rumbo claro -la segunda mitad del álbum-. Vamos, que prefiero la oscuridad asfixiante y monolítica de "Dark Side Of The Spoon". Por el contrario, sobre el escenario, Ministry continúan siendo una maquinaria de precisión milimétrica, capaz de abatir con sus ritmos (esta vez ejecutados por dos baterías de indudable efectividad y una mala uva de tres pares) a cualquier competidor bravucón. Con un Jourgensen recuperado de sus flirteos con la toxicidad, aunque aún algo desmejorado (sí, ha ganado movilidad, pero precisa de chuletas para recordar parte de sus propios textos) y ante unas proyecciones de lo más tétricas, Ministry optan por noquear a la audiencia a base de una tralla tan desbordante que uno se muestra incapaz de defenderse ante tamaña saturación de los sentidos. No pretenden ofrecer un show variado o divertido, ni mucho menos, sino que van a joderte la cabeza con esas dos baterías (Tia Palmisano, supuestamente ex Luscious Jackson, y Matt Brody, batería de los metálicos Sangre De Toro), con las líneas hipnóticas de Paul Barker, con dos, tres y hasta cuatro guitarras (con los habituales Louis Svitek -ex M.O.D. y Mind Funk- y Mike Scaccia activos en todo momento) y con sus pregrabados habituales (con Darrell Probst -guitarra y cantante de los industriales Pound Of Flesh- a los teclados). Nos dejaron respirar durante los últimos minutos con su relectura del "The Light Pours Out Of Me" de Magazine, pero casi fue una ilusión. Durante el resto del set (con Jourgensen llegando a mear sobre las banderas americana e israelí), la caña burra, pesada y demoledora de piezas y clásicos como "Filth Pig", "Just One Fix" -vimos a Burroughs en las pantallas-, "Thieves", "Hero", "Fire" o "Breathe" nos obligó a arrodillarnos a sus pies.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.