Manos de Topo y Tarántula, ¿por qué?
Conciertos / Manos De Topo

Manos de Topo y Tarántula, ¿por qué?

7 / 10
Blai Marsé — 05-05-2011
Empresa — The Project
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Hara Amorós

“Manos de Tarántula”. Este iba a ser el titular para esta crónica. Breve, conciso, sencillo y contundente. Pero no pudo ser. Ya se sabe, ir a un concierto con una idea preconcebida es un gran error. Hubo Tarántula, y hubo Manos de Topo, pero la interacción entre ambos grupos se quedó a medias. Como el aforo de la sala, que también se quedó a medias. Se podría haber previsto reduciendo el precio de la entrada (18 euros en taquilla).
El del Apolo era el primero de los dos únicos conciertos para presentar “Momento Único” (Sones/Producciones Doradas), un Split compartido en vinilo de 12’’, que ha coincidido con el lanzamiento de un blog interactivo. Así pues, también se intuía un momento único e irrepetible en un concierto enmarcado en el Festival de la Guitarra. Lo que podría haber sido un “dos en uno” acabó siendo un simple doble concierto, con menos sorpresas y colaboraciones de las esperadas. Empezaron Tarántula con nuevo teclista, aunque Joe Crepúsculo se encontraba entre el público. También en sus filas, el bajista robado a Manos de Topo, Pau Topau; y el todoterreno Spazzfrika Ehd de Za! en las baquetas. El foco de atención, como siempre, recayó en el largo y flaco Vicente Leone, con sus gafas de sol, sus frondosas patillas y su arsenal de maracas. Abrió la velada “Es un soñador”, con colaboración de Miguel Ángel Blanca (Manos de Topo). El cantante volvería a subir en otra canción lenta, “Te han visto aislada”, uno de los cuatro cortes de “Momento único”. Quién también subió a cantar con Tarántula fue su ex-teclista Joel Iriarte (Joe Crepúsculo), atrapado por la “Nostalgia del futuro” y se quedó hasta el final del concierto, con el gran himno punk “Empresarios y secretas”. Un cuarto de hora de rigor para que los Topos se prepararan. Miguel Ángel de Manos de Topo soltó que “llevamos 8 años intentando ser amigos de Tarántula” y decía la verdad. Vicente subió a cantar una estrofa de “Un francés cualquiera” sin demasiado entusiasmo. Hay que reconocer que la discutida propuesta de Manos de Topo suena cada vez más solida, pero el histrionismo de Blanca se mantiene intacto. Te gusten o los odies, Manos de Topo es un grupo necesario en una escena demasiado mimética. Plantean muchas preguntas: ¿Si todo es una parodia, hasta cuándo durará? ¿Miguel canta mal o somos nosotros que no tenemos el oído adiestrado para apreciar su voz? ¿Pierden la gracia estas canciones cantadas con voz grave? La última pregunta se podría haber contestado en el concierto si la colaboración de Vicente (Tarántula) hubiese ido más lejos, pero no fue así. El punto y final lo puso “La estatua de la libertad” con Spazzfrika Ehd en las percusiones y voces (al más puro estilo de su grupo, Za!); el guitarrista de Tarántula, Daniel Descabello; y el saxofonista-teclista del grupo. Por fin, todos juntos encima del escenario (sin Vicente) y la cosa cuajó, por momentos parecieron La Orquesta del Caballo Ganador. La verdad es que podría haber sido así durante toda la noche. Parafraseando a Mourinho, yo también me lo pregunto: ¿Por qué?

Un comentario
  1. Hola mi nombre es Ariel Cosentino tengo 36 af1os trbaajo de parrillero en ciudadela y me considero el mejor parrillero de toda zona oeste, me gustaria mucho participar del programa para poder terminar de construir mi casa ! saludos! espero me llamen! asi le hago un asado a marley!! saludos

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.