Flechas para traicionar
Conciertos / Igor Paskual

Flechas para traicionar

7 / 10
Pedro M. García Riesco — 23-03-2021
Empresa — Get In
Fecha — 20 marzo, 2021
Sala — Kutxa Kultur Plaza
Fotógrafo — Juanjo Roldan

La fría tarde del sábado invitaba a salir de casa. Unos días cada vez más largos y los rayos de sol que van asomando tímidamente hacían agradable asomarse a la terraza del edificio Tabakalera, decorado con bombillas de baja intensidad, creando un ambiente cálido que contrastaba con la temperatura real. En el interior, luz natural a la llegada, con sillas blancas perfectamente distribuidas y turnos de entrada respetando escrupulosamente las medidas de seguridad impuestas para las actuaciones pandémicas.

La música de Morgan relajaba a los espectadores impacientes por el comienzo. Sobre el escenario dos guitarras acústicas y una mandolina eléctrica. Con puntualidad asturiana, salen al escenario Igor Paskual y Angel Miguel, comenzando Igor con un solo de voz de su tema “Tú y yo” del álbum “Tierra Firme” (2015), parcialmente apropiado “He venido para verte después de ocho horas de viaje. Tal vez, sea esta nuestra última vez”. Tema complicado técnicamente para un comienzo por lo agudo del estribillo, pero del que Igor sale sobrado y airoso.

El artista recuerda su alegría por actuar en su ciudad natal, pese a haberse criado y seguir viviendo en Oviedo aún a día de hoy. Viene a presentar su trabajo en solitario que cuenta ya con tres discos de estudio: “Equilibrio Inestable” (2011), “Tierra Firme” (2015) y “La Pasión según Igor Paskual” (2019). El concierto sorprende porque desde el principio empieza a explicar el proceso composicional relacionando los acordes mayores, menores y disminuidos con ejemplos de Oasis, Los Beatles o Morricone. Las explicaciones sencillas de como un acorde mayor puede transmitir alegría en un estribillo, llegan al público rápidamente, que comienza a aplaudir haciéndose cómplice al instante. Recuerda a los Beatles haciendo una intro a la canción “Norwegian Wood”, donde precisamente hacen lo contrario jugando con acordes menores en el estribillo. Igor elogia la incuestionable aportación de éstos a la revolución musical que supuso en su época y que sigue vigente tras más de medio siglo. Tras !Pasos de Baile!, !Bipolar! y !Napalm!, Angel Miguel deja su Gibson y coge la mandolina para comenzar a tocar “Volver”, una composición perfecta de sensibilidad y energía que hace saltar la chispa en la sala. Los coros afinadísimos de Angel y su dominio en los punteos y acompañamientos hacen emocionarse al público.

A medida que transcurre el concierto, el curso acelerado para aprender a componer canciones va cobrando mayor calidad, repasando un amplio número de géneros que van desde el rock más clásico al punk, blues, pop e incluso atreviéndose con un tema inédito de estilo surf. Los temas “Bebemos”, “Chica de Gama Alta”, “Hazlo tú” o “El Peor Novio del Mundo” se introducen contextualizando los momentos de inspiración o gracia en los que esas palabras llegan al autor. También recuerda la gran riqueza de las orquestas en la zona noroeste de la península y su importante aportación a la música en nuestro país.

El formato masterclass se hacía muy ameno con breves explicaciones previas a ejemplos certeros y por el amplio repaso a los diferentes géneros y la riqueza musical de todos ellos. Una cosa está clara, y es que a Igor Paskual no se le puede encasillar únicamente en el rock and roll. Sus capacidades van mucho más allá, y ayer en Tabakalera demostró tener un conocimiento musical descomunal. Sólo le faltó tocarse un reggae. No hay duda de que esta polivalencia le hace ser tan especial en la banda de Loquillo, con quien lleva ya casi dos décadas girando como guitarrista y compositor. Tras “Suerte” y “Nuevo Bautismo”, la pareja vuelve a otro tema de los que tocan fibra de verdad, “Tierra Firme”, que da nombre a su segundo disco. Tema apropiado para el formato acústico y la Gibson de Angel, que sonaba limpia y preciosa.

Tras tocar del tirón “Brindis” y “Camaleon”, canciones creada y robada respectivamente descritas por Igor, terminan el concierto con “Música para Traicionar”, reivindicando el valor de todos los géneros expuestos y terminando con la energía que caracteriza su estilo más personal. “Para decir adiós y dispararte al corazón”.

Sin duda las flechas hicieron diana.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.