Al igual que la Velvet Underground, Cancer Moon fue una banda efusivamente reivindicada por unos pocos en su momento, anticipándose a la sobrevalorada corriente del “Noise Patrio” (donde como a 713avo Amor, Surfin`Bichos o The Pantano Boas se les suele englobar erróneamente) y, que con el paso de los años, se ha confirmado como uno de los exponentes esenciales del “bueno-rock” peninsular.

Jesús Suinaga (también batería en los fundamentales Los Bichos) primero, Josetxo Anitua (voz. La Tercera en Discordia, Jugos de Otros, Josetxo Grieta) después, y, finalmente, Jon Zamarripa (guitarra. Primitivos, Gazte Hilak, Test, Los Extraños, Los Raros) palparon como la trágica dama de negro les abrazaba demasiado temprano, alimentando -aun más si cabe- una historia particular regada de malditismo, injustas enfermedades y sinsabores profesionales (su desencuentro contra pronóstico con el supremo rock-critic y ocasional productor, Jaime Gonzalo, en la grabación de su opera prima, “Haunted by the Snake”, es más que un claro ejemplo de una carrera lastrada por diversas contrariedades).

Con el objeto de celebrar la vida de este último, el filántropo de Santutxu, Iñaki Gallardo (fielmente ayudado por Jorge De La Herrán, Adrian “Fever”, “Txago” y Javi Letamendia) consiguió aunar este pasado sábado en la sala central de la bilbaína discoteca Santana 27 a una “caterva” de bandas locales (donde se hacían notar varios músicos que militaron junto a Zamarripa en sus diferentes proyectos vitales). La ofrenda se inicio ya muy emotiva al casar imágenes del finado con el arrebatador e hipnótico “Stone of Head” de la luna cáncer (análoga sensación se produjo en el funeral -hace una año- del artista vasco, cuando en el epilogo de la ceremonia eclesiástica y, para grata sorpresa de los allí presentes, sonó también referida oda al vuelo astral).
The Raros Kids (banda formada para la ocasión por el otrora miembro -entre otros- de Los Raros, Jorge De La Herrán, y sus tres adolescentes hijos) cursaron extravagantes en las magnas “Irreal” y “Mao” de Los Raros.

Rosebud y Luigi Stream (loable la plena disposición de la banda getxotarra y el rocker deustuarra para sustituir en el cartel a dos bajas de ultimísima hora) nadaron firmes por el sonido West Coast (transfiriendo con gusto a sus dominios el “Folks” de Cancer Moon), y el sonido Rockin’, respectivamente. Trampas, haciendo uso de canónico indie-rock noventero, brillaron en el cover del “Call it Fear”. Con “Buenas noches, Jon. Buenas noches, Felix Senderos, allí donde estéis, esperamos os dejen oir el silencio” El Extraño Lugosi presentó pleitesía, para acto seguido, alear con soltura una amalgama de ecos after punk. Tony Metralla y Los Antibalas arrastraron con acierto el “Primitivo” de Primitivos hacia el punk urbano y raudo. Luego, Jony Kontrol y sus Buitres “rockerizaron” con notable pericia el “Jimi, Jimi” y “Voice of the Sax”. David “Hono”, quizá el mayor fiel discípulo de la forma de cantar que acreditaba Anitua y, ayudado para la ocasión por unos improvisados Sonic Trash, destacó sobremanera copulándose el “Girls hangin’ round” y el “Caster”. Como era de esperar, el simpar Niko “MCD” tributó fetén con sus Motorsex a Primitivos, barnizando de punk-rock&roll “La Caza” y “No quiero pensar más en ti”. Un serpenteante y juvenil, Gorka “Munster” (patente es su signado pacto con el diablo) lideró con distinción a la formación original de La Secta, culminando la cima de la cita con su extasiante interpretación del “Run around, Do my Pillow”. Con sentido recuerdo para Roky Erickson (cuyo óbito se había producido escasas veinticuatro horas antes), Garbayo aulló hierático el “You’re gonna miss me” de los 13th Floor Elevators. A destacar también, la habilidad de The Iron Need a la hora de acometer el “Wild World” de Nick Cave & The Bad Seeds, la sutileza de Cecilia Payne cocinando el “White Sky” cancermooniano, o la maestrìa de Arana en “Igual vamos a por fuego” (canción propia compuesta precisamente en honor al homenajeado).

La traca final fin de fiesta devino con todos los participantes -y algunos “ilustres” del público- interpretando en comunión el “What goes on” de La Velvet (también incluida en el memorable álbum “No es buen plan” de Los Raros). Hasta siempre, Jontxu, leyenda culta de mi ciudad.