Eli “Paperboy” Reed meets The Pepper Pots
Conciertos / Eli “Paperboy” Reed

Eli “Paperboy” Reed meets The Pepper Pots

7 / 10
Don Disturbios — 24-05-2012
Empresa — Buenritmo
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Fernando Ramírez

La sala Apolo se tenía que vestir de largo para la presentación de esa colaboración tan especial entre una banda tan sobrada y capaz como nuestros The Pepper Pots, y un primer espada del revival soul actual como el estadounidense Eli Paperboy Reed. Pero lo cierto es que, pese a la buena entrada, el público no acabó de aupar la reunión hasta el nivel que sin duda merecía. Faltó algo de entrega en el respetable, y unas cuantas horas más de vuelo entre los músicos para engrasar la maquinaria y romper la algo encorsetada interpretación de los temas.

Abrieron los de girona con muchas ganas de conseguir que la cita se convirtiera en un acontecimiento memorable, aunque pronto se dieron de bruces con cierta frialdad del público, quizás motivada por su deseo de disfrutar de la auténtica figura de la velada. Por eso canciones como “Real Tru love”, “Can’t Let Him Go” o “I Can’t Choose”, de su eficiente y probado repertorio, se acogieron con menos entusiasmo que en anteriores citas, quedando relegados al papel de teloneros en su propia fiesta. Un rol que duró unos cuarenta minutos y que dio paso a la salida huracanada del chico de los periódicos, quién dejó bien claro con ese “The Satisfier” tan deudor de Otis Reading, quién era el auténtico jefe. Las chicas a un lado a ejercer de coristas, y la banda permanentemente atenta a no cometer ni un solo fallo. Eli “Paperboy Reed” no se anda con chiquitas y su compromiso con la música se nota enorme. Ese mismo sentido del deber , y no otra cosa, se me antoja que debe ser el principal nexo de unión entre ambas propuestas. Una profesionalidad que se demostró de forma sobrada en canciones como “There Ain’t No Man That Can Be Caught“ , aunque personalmente echara a faltar algún que otro dueto más como el protagonizado con la vocalista Aya Sima en “Don’t Mess up a Good Thing”, momento que fue de los más interesantes de la velada junto a la penetrante interpretación de un baladón a lo Sam Cooke como “Take It Like A Man”. Un tema que sumado a otros de la sobrada eficacia de por ejemplo “Come And Get It”, son suficientes para generar por si solos un climax, que no acabó de cuajar del todo,posiblemente por culpa de la escasa hora y diez minutos de duración del bolo. Hecho que sin duda impidió lograr el objetivo inicial de convertir la cita en algo memorable, y se acabara situando tan solo en lo correcto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.