“Es un espectáculo que me marcó y espero que también deje huella en vosotros”. Caetano Veloso demostró su generosidad como artista haciéndole este inmenso regalo a Teresa Cristina. El concierto estaba configurado para que la brasileña brillara y acabara enamorando a la sala. Aunque, reconozcamos que también ayudó una frescura y una voz intensa y cálida a partes iguales.

La primera parte estaba construida para que Teresa reinterpretara a Cartola de una forma pura y sencilla, solo con la compañía de su guitarrista sobre el escenario. Destacando ciertos guiños en defensa de la libertad de la mujer cambiando de género las clásicas letras. En ocasiones el público reclamaba la presencia de Caetano, que una vez encima del escenario no volvió a bajarse, realizando una parte del show en solitario y recuperando temas que llevaban años guardados en un cajón.

El cierre llegó con la unión del músico a Teresa, remarcando su dulce compañía aportando en algunos temas solo la parte instrumental. Una unión perfecta en defensa de la riqueza musical brasileña y un espectáculo irrepetible.