Albert Pla pone música a sus sueños
Conciertos / Albert Pla

Albert Pla pone música a sus sueños

8 / 10
Don Disturbios — 09-12-2010
Empresa — Autoproducido
Sala — Teatre Lliure

Ya hace bastante tiempo que Albert Pla le cogió gustito a esto de representar sus nuevas composiciones revistiéndolas de cierto concepto pensado para teatros. Lo hizo con su anterior disco “La Diferencia” y lo hace también ahora aunque no tenga disco, -ni falta que hace- poniendo sus sueños y obsesiones a la vista de todo el mundo. Todo lo que hay en su interior, que como él mismo afirma durante el concierto son infinidad de cosas, sale a borbotones de forma atropellada, a veces confusa, a veces lúcida, de una mente que no por parecer desordenada, deja de ser una de las mentes creativas más importantes de nuestra música. Y no. No está loco. Aunque al él le guste afirmarlo en tono festivo y desenfadado en una de esas tonadillas pegadizas con las que nos regala esbozándonos de paso una sonrisa. Los locos son otros. Los locos son los que no saben soñar o no disfrutan de ese estado de vigilia en el que la realidad se confunde con los anhelos, y encima tratan de imponer al resto de los mortales que todo se debe hacer aquí y ahora. Con lo bien que sienta dejar ese todo para mañana. Y así, con esa filosofía que no es tal o que al menos lo es, pero de andar por casa en zapatillas y un embudo en la cabeza, surge el “Somiatruites”. Un personaje que vió la luz por primera vez en “Anem al llit?” (“¿Vamos a la cama?”), el incomprendido disco de nanas del autor de hace ocho añosy  del que recupera tres canciones. Un álbum cuya idea despliega ahora en profundidad gracias a nuevas composiciones que, aupadas sobre una banda de músicos impecables en la que sobresale el gran Pascal Comelade, dan una nueva vuelta de tuerca a su obra. Un pasito más en una carrera que va de adelante a atrás, de arriba a abajo, sin aparente orden ni concierto. Por eso este espectáculo tiene trazos de otros: como el obligado sofá en el que Albert Pla se siente tan confortable; o el acercamiento al público con ese casco de luz que ya usó en “La diferencia”. Con todo, el que era a priori el principal reclamo de esta nueva puesta en escena, las marionetas a tamaño real de los Farré Brothers, acaba resultando lo más trivial y prescindible del montaje. Y aunque al principio sí resultan para ilustrar el viaje onírico del cantautor catalán, luego se acaban convirtiendo en simples comparsas sin sentido en su papel de miembros de una banda que es en sí misma protagonista. Y lo es gracias a la pericia instrumental y la elegancia sonora de unas notas que resuperan desde los aires arrabaleros y bohemios de las tabernas de París, al pasodoble festivo de las verbenas mediterráneas. Música que nos ayuda a materializar en nuestras mentes los sueños de un Albert Pla que pueden pasar de follarse en un avión a nada más ni nada menos que a Antonia Font, la Mallorquina más guapa de la actualidad según nos cuenta, a adentrarse en aguas más oscuras como soñar con los que ya no están con nosotros, momento que aprovecha para recuperar “La nana del Antonio”. Y así, al igual que un sueño, nos pasa como un suspiro una hora y media de concierto que, sin ser del todo novedoso ni acabar por sorprender, muestra una vez más la pericia de Albert Pla para mostrarse y mostrarnos todo lo que habita en su interior, que es mucho.

Un comentario
  1. Why the ID of a citizen of Chinese race from Republic of SIngapore is shown here?Could you eaobarlte that picture?—————————————-WHY?Its a MODEL. She earns her salaries by being model and showing her face everywhere. its part of her job to show her ID to her customers. at least in East and South Asia. Aside that she can say about by herself or her agents.or is CCTV1 picture only for chinese and not here? i for my part protest against your anonymous racism

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.