El Colapso
Cine - Series / Les Parasites

El Colapso

8 / 10
Jan Romaní — 07-08-2020
Empresa — Canal + / Filmin

Ver “El Colapso” es una experiencia especialmente dura. Porque por muchas veces que hayamos visto el fin del mundo retratado en la ficción, casi nunca de un modo tan realista y tan cercano a la realidad. La miniserie francesa estrenada el año pasado en Canal+ está formada por ocho cortos capítulos y ya en el primero nos muestra una situación curiosamente familiar: la escasez de productos en un supermercado como primer indicio del colapso de la civilización.

A partir de aquí cada capítulo se ubica en distintos espacios para mostrarnos este proceso de derrumbamiento del sistema desde distintos puntos de vista, creando una cronología perfectamente coherente a través de ocho historias que se entrelazan entre ellas de forma sutil pero eficaz. Cada una tiene su propia narrativa, y algunas funcionan mejor que otras, especialmente aquellas donde no hay demasiados personajes que presentar y podemos entender mejor las motivaciones de los protagonistas (por egoístas que sean), como en el caso de “El Aeródromo” o “La isla”.

Pero lo que hace realmente especial la forma de contar cada una de estas pequeñas historias es el uso del plano secuencia. Con la cámara siguiendo de cerca cada movimiento sin cortar ni un instante, uno vive la sensación de angustia constante con los protagonistas. Se acentúa además la sensación de urgencia, dando más ritmo a la acción, de modo que el espectador no tiene ni un momento de tregua, como tampoco lo tienen los actores, que realizan un excelente trabajo de mantener una carga emocional altísima durante los veinte minutos que dura el plano.

Con este trabajado realismo está claro que el objetivo de los creadores, guionistas y directores de la serie Bastien Ughetto, Guillaume Desjardin, Jérémy Bernard, integrantes del colectivo galo Les Parasites, es concienciar de la posibilidad que lo que ocurre en la ficción pueda ocurrir en la realidad si no hacemos nada para evitarlo. Un mensaje que cala plenamente gracias a un último capítulo que, tras unos primeros siete donde la locura y el caos crece de forma exponencial, nos muestra como un grupo ecologista intentaba alertar del colapso unos días antes de que ocurriera.

Sin embargo, y aquí ya entra mi optimismo quizás un poco ingenuo, al horror que vemos en cada uno de las historias de “El Colpaso” parece faltarle un toque de esperanza. Estudios demuestran (e incluso la pandemia mundial que hemos vivido) que ante una situación de desastre global crece el sentimiento de comunidad y la generosidad intrínseca del ser humano. Y si bien es verdad que la serie muestra este lado más positivo, como en el emocionante episodio de “La Residencia”, la imagen general que se da del ser humano es la del egoísmo que busca su supervivencia sin importar la de los demás. Trabajemos para no tener que comprobar nunca quién tiene razón.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.