Los discos de mi vida por la escritora Sara Mesa
Especiales / Sara Mesa

Los discos de mi vida por la escritora Sara Mesa

Redacción — 04-02-2021
Fotógrafo — Archivo

¿Qué duda cabe de que Sara Mesa es una de las mejores escritoras de nuestro país? Lo ha demostrado con libros como “Cicatriz”, “Un incendio invisible”, “Cara de pan” o la más reciente “Un amor” (Anagrama, 20). Y ahora, además, tampoco podremos dudar de que tiene un excelente gusto musical, como bien demuestra en esta selección de sus seis discos favoritos de siempre.

VV. AA. – “Take Me To The River. A Southern Soul Story (1961-1977)” (2008)

Este recopilatorio es una verdadera joya. Organizado en tres discos compactos narra la historia del soul sureño a través de setenta y cinco temas interpretados por numerosos artistas, algunos tan populares como Otis Redding y Aretha Franklin y otros más desconocidos por el gran público como Ann Peebles y Eddie Hinton. Ofrece un retrato completísimo de una música que derribó barreras raciales y aunó emoción y compromiso social.

Townes Van Zandt – “Townes Van Zandt” (1970)

En su tercer álbum de 1969, el texano Townes Van Zandt llegó a la cima musical de su estilo hondo, melancólico y delicado. Su intensa vida llena de altibajos aparece reflejada en las bellísimas letras de sus canciones, que te contagian los estados de ánimo en las que fueron compuestas e interpretadas, desde la promesa de “I’ll be Here In The Morning” a la desesperanza de “Waiting Around Today”.

The Zombies – “Odessey And Oracle” (1968)

Me parece un disco brillante, incontestable, en muchos sentidos, porque en él se alcanza la sublimación del pop no solo a través de la melodía, sino también de la producción. Aunque pasó algo desapercibido al salir (el grupo acababa de disolverse), hoy día está considerado uno de los grandes álbumes de la historia. Y una de sus canciones, “A Rose For Emily”, está basada en uno de mis cuentos preferidos de William Faulkner.

Richard & Linda Thompson – “I Want To See The Bright Lights Tonight” (1974)

Reconozco que no tengo ni idea de cómo se llevaban estos dos en su matrimonio, pero como dúo musical su unión es perfecta: la voz angelical y casi fantasmal de Linda se fusiona increíblemente bien con la guitarra de Richard, un músico que siempre eludió la pirotecnia y que optó por la elegancia de los detalles, y cuyas composiciones son las de un poeta. Si no te gusta es que estás muerto.

Carole King – “Tapestry” (1971)

No digo nada original si confieso que este es un disco que he escuchado ocho mil veces y que me ha acompañado en muchos momentos de mi vida, sin cansarme nunca… El talento de King es el de una reina. Como compositora, junto con su marido Gerry Goffin, es la autora de unos de los cancioneros más increíbles del siglo XX. En otra vida me hubiera gustado ser Carole King.

Nick Lowe – “The Convincer” (2001)

Este músico todoterreno, que empezó su carrera en la era psicodélica y continuó en los setenta siendo uno de los principales productores del punk y la nueva ola en Inglaterra, reapareció en pleno XXI con álbumes tan exquisitos como “The Convincer”. Escuchar la voz inconfundible de Nick cantando “Only A Fool Breaks Is Own Heart” y sentir que se te ponen los pelos de punta es todo uno.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.