¿Qué escuchábamos hace una década? (Parte II. Internacional)
Especiales / Arcade Fire ...

¿Qué escuchábamos hace una década? (Parte II. Internacional)

Redacción — 01-02-2016

 

Antony-And-The-Johnsons

4. Antony And The Johnsons

 “I Am A Bird Now”

(Secretly Canadian/Green UFOs, 2005)

(POP) Existen pocos discos que puedan eludir las valoraciones y los etiquetados y hay demasiados músicos que carecen de ese talento natural que hace grandes a unos pocos. Por suerte, esta es una de obra con la que dejarse llevar a través de las emociones y los sentimientos, unas canciones que no puedes dejar de escuchar una y otra vez. Una droga, sus composiciones son una droga con la que sentirse vivo. Toni Castarnado

 lcd-sound-system

3. LCD Soundsystem

 “LCD Soundsystem”

(DFA/Emi, 2005)

(ROCK) A estas altura pocos no se habrán enterado de la grandiosa importancia de un tipo como James Murphy en la revitalización del rock bailable neoyorquino. "Losing My Edge", "Beat Connection", "Give It Up", o "Yeah" son, sin lugar a dudas,  piezas ya  fundamentales de las pistas de baile con más clase de medio universo. Una vez paladeadas todas las canciones, tenemos el veredicto: disco imprescindible de la temporada. Sin él en sus manos no van a ser nadie. Joan S. Luna

FRANZ ferdinand

2. Franz Ferdinand

“You Could Have It So Much Better With… Franz Ferdinand”

(Domino/PIAS, 2005)

(POP) Han sido tantos los hypes que se han despeñado hasta partirse los dientes con su segundo disco que existía la posibilidad de que Franz Ferdinand no fuesen distintos de los demás. Pero me alegro de poder escribir con pulso firme que los escoceses no han errado el tiro. Consigue estar a la altura de su predecesor, además de confirmarnos que estamos ante una banda con personalidad propia y, sobre todo, excelentes canciones. Joan S. Luna

arcade-fire

1. Arcade Fire

“Funeral”

(Rough Trade/Sinnamon, 2005)

(POP) Los apestados y raros de la clase -jovencillos habitualmente negados en deporte y poseedores de un buen gusto musical raro de ver a tan tempranas edades -siempre suele tener su venganza. Buen número de ellos, sobre todo en los Estados Unidos y Canadá, se resarcen de su adolescencia traumática a través  de la música -que se lo pregunten a Frank Black. A otros, por desgracia, les da por acabar trabajando en Sillicon Valley y crear Microsoft. Por suerte, Arcade Fire -combo formado en Montreal- pertenecen al primer grupo y con "Funeral" entregan una de esas obras que se antoja de referencia en los próximos años dentro del panorama indie norteamericano. Su debut es un disco especial por muchos motivos, empezando por sus textos, aparentemente decadentes y oscuros, alimentados por los males más comunes de los adolescentes, la alineación y el miedo a crecer, pero articulados como cantos a la acción, a vivir a pesar de las trabas que se nos pone en el camino. Nada de regodearse en la mierda, este disco que activa conciencias, te levanta de la silla y te anima a pensar, a gritar, a ser en definitiva. Otra cosa que hace especial a este "Funeral" es su discurso musical, tremendamente personal y a la vez referencial a un montón de influencias engullidas y escupidas a la vez como propias. David Bowie, Neutral Milk Hotel, los Pulp más decadentes, Talking Heads, Pixies o The Flaming Lips sirven para describir el sonido de una de las bandas más singulares, desafiantes, misteriosas y visionarias del actual panorama indie rock. Así, The Arcade Fire es un grupo que se atreve con el pop de cámara, la Motown, la música disco, las baladas épicas  y el rock contagioso y espasmódico (estilos que llegan a combinarse en una misma canción) y que encima lo borda se merece toda clase de elogios. Xavi Sánchez Pons

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.