enciende-tu-lomo

25.- Betunizer

“Enciende tu lomo”

(B-Core)

(ROCK) Tras cuatro álbumes, Betunizer tienen muy claro su sonido, y las pocas variaciones que introducen en cada trabajo son para condimentar una receta exitosa. Post-hardcore apocalíptico en el que la sulfurosa música se une a unos textos inteligentes, divertidos y cínicos. No hay respiro, ni un segundo de tregua. Marcos Molinero

 


 

paramales

24.- Xoel López

“Paramales”

(Esmerarte)

(POP) Nadie podrá ponerse pejiguero con este “Paramales”, para nada exaltado y bien gustoso: un cuscús especiado al punto, sin excentricidades. Ritmos tropicales, percusión latina -lejos de patrones pop rock- pero con guitarras e historias sacadas como de “Fin de un viaje infinito” (2007), además de envoltorio palpable, con volumen, tejido junto a Ángel Luján. Tres ejes pues: ritmo (“Yo sólo quería que me llevaras a bailar”), experimentación (“A serea e o mariñei-ro”) y melodías vocales feita en-Xoel (“Caracoles”, junto a Lola García Garrido). La paz -“paramales”, el mejor de los amuletos- llegó a la cabecita de ese artista llamado Xoel López. Yeray S. Iborra

 


 

tote-78

23.- Toteking

“78”

(Octubre / Sony)

(RAP) Algunos momentos de este “78”, en el que participan hasta once productores diferentes, nos evocan al genial Tote de “Un tipo cualquiera” (escúchese “No soy sotisficao” producido por Acción Sánchez) y otros nos muestran una nueva versión más cercana al rap moderno como en “Alfonso Díez” (junto a Jotandjota), siempre manteniendo el estilo y el sonido marca registrada Tote King. Variedad en los sonidos aunque no en cuanto a textos, en los que el sevillano mantiene la acidez y el ingenio de antaño, mezclando siempre humor y crítica, algo innegociable para Tote. Alfonso Gil

 


 

egon-doda-cd

22.- Egon Soda

“Dadnos precipicios”

(Naïve)

(ROCK) Con este tercer disco se confirma a Egon Soda más allá del grupete de amigos, forma en que iniciaron la aventura hace ya muchos años. El proyecto en el que Ricky Falkner toma la cabecera es una palpable realidad que destaca (y mucho) entre eso que se ha mal llamado indie-rock nacional. De entrada, Egon Soda no olvida el rock clásico en sus parámetros estilísticos acercándose al rock americano o al soul sin rubor. Parapetado en las excelentes canciones de un álbum que da la sensación de haber sido trabajado hasta la saciedad, el grupo parece tener mucho que decir, y lo hace. Eduardo Izquierdo

 


 

MALEZA-strad

21.- Strand

“Maleza”

(Lowriders)

(ELECTRÓNICA) Mientras unos tienden a hacer más serio y complejo su discurso con la edad, Miguel Gil aka Strand ha preferido hacerlo más abierto, hedonista y accesible. Y nosotros más agradecidos no podemos estar, porque es dar comienzo el disco con el tema que da título al disco y ya nos damos cuenta de que, pese a que ha cambiado su forma de aproximarse a la música, todos esos detalles en la producción y toda esa clase no ha desaparecido, tan solo se ha transformado. Ha mutado en un torrente de footwork mezclado con toques post-dubstep e IDM, con bombos bien gordos, hi-hats asesinos y una melodía 8-bits que te cogen de la mano para llevarte a la pista a darlo todo y al finalizar te dejan con el cuerpo desencajado pero feliz. “Tell Me So” fue grabado durante una improvisación con Glue Kids en su antiguo estudio de Barcelona y en él se nota cierto poso emocional, una urgencia por transmitir algo, liberarse y pasar página (lo que el mismo ha reconocido, comentando que este es probablemente su disco más personal), aquí el ambiente se vuelve más opresivo, lo que, unido a esa velocidad de crucero cercana a los 160 bpms, transmite cierto desasosiego. Raúl Linares