Los mejores discos internacionales de 2020 (Del 50 al 25)
Especiales / Mondo Sonoro ...

Los mejores discos internacionales de 2020 (Del 50 al 25)

Redacción — 12-12-2020
Empresa — Mondo Sonoro
Fotógrafo — Archivo

 

50.- Disclosure - "ENERGY"

Disclosure Energy

(Island/Universal)

ELECTRÓNICA
Cinco años separan este trabajo de “Caracal” (2015), un disco que ha ido mejorando con el paso del tiempo, donde se arrimaron más que nunca al R&B y soltaron once temas que ahondaban en el componente melódico, alejándose un poco de los clubes; una pista de baile que vuelven a visitar con este nuevo disco, que ha costado dos años de trabajo en estudios de grabación de Los Ángeles, Nueva York y Londres, dando como resultado unas doscientas canciones que se quedaron al final en las once que componen el disco y que son resultado de la búsqueda de esa energía que habían perdido. Y desde luego que tiene energía el disco, tanta que ponérselo a primera hora de la mañana equivale a un café bien cargado con ducha incluida, de la que saldrás con más ganas y con unas cuantas melodías en la cabeza que no se te irán en unos días; un trabajo que recupera el nivel de su primera época, conservando ese toque melódico irresistible de su segundo disco y le añade unos ritmos africanos, dándole un punto extra de locura que recuerda por momentos a los mejores Basement Jaxx, y que cuenta con una lista de colaboradores que incluye a super estrellas como Kelis, Common o slowthai.  Raúl Linares


49.- Napalm Death - 
“Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Century Media

METAL
Tras cuatro décadas de militancia, los británicos Napalm Death siguen pasándole la mano por la cara a varias generaciones de bandas extremas. Los de Birmingham se han mantenido siempre al pie del cañón, entregando de forma regular inflamados y beligerantes festines de grindcore, death metal y crust. Su última obra no es una excepción: un nuevo mazazo a los cimientos del orden establecido; un dedo acusador frente a la hipocresía de nuestra sociedad que, hoy más que nunca, encaja como anillo al dedo en los tiempos oscuros que nos ha tocado vivir. Buena prueba de ello son los temas-apisonadora que conforman la columna vertebral del disco, de “Fuck The Factoid” y “That Curse Of Being In Thrall” a “Acting In Gouged Faith”. Aunque el álbum también contiene matices, pequeños soplos de aire en los que atrincherarse entre tanto fuego cruzado. Aquí asoman apuntes industriales (“Joie De Ne Pas Vivre”, “A Bellyful Of Salt And Spleen”) e incluso post-punk (“Amoral”). Nada nuevo, por otra parte, si recordamos precedentes como “Diatribes” y su “The Greed Killing”, carne de programas generalistas de videoclips a mediados de los noventa. Lejos de meras concesiones, el oxígeno necesario para que la artillería de Napalm Death siga bien cargada.
David Sabaté


48.- Sault- "Untitled (Black Is)"

Sault- "Untitled (Black Is)"

Forever Living Originals

SOUL
Sault aparecieron de la nada el año pasado. Cuando publicaron dos discos, “5” y “7”, sin apenas información, se hablaba de un misterioso colectivo británico capitaneado por Dean Josiah Cover, o lo que es lo mismo el productor Inflo, el hombre detrás de los mandos del maravillosoGrey Area de Little Simz y colaborador habitual de Michael Kiwanuka. Menos de un mes después del asesinato de George Floyd, aparecía “Untitled (Black Is)” un disco doble que invitaba a la revolución desde la calma, cualquiera que escuchara la increíble “Wildfires” sabía que esto era un disco que reflejaba el signo de los tiempos, posicionándose junto a las grandes obras maestras de la música negra en las que sus artistas se preguntaban qué coño está pasando aquí. Y es que Sault son negros y están orgullosos de ello, pero además están hartos de morir asfixiados diciendo que no pueden respirar. Sault se consolidan como la gran sorpresa de 2020, sobre todo si tenemos en cuenta que, en menos de cuatro meses, iban a regresar con otro disco a la altura de este, “Untitled (Rise)”.
Sergio Ariza


47.- Freddie Gibbs & The Alchemist - “Alfredo”

Freddie Gibbs Alfredo

ALC/Empire

RAP
Aunque no es el primer encuentro entre Freddie Gibbs y The Alchemist (en “Fetti” les acompañaba el también MC Curren$y), “Alfredo” supone la exitosa culminación de una colaboración que –y permítanme que lo apunte como si fuese una obviedad, que lo es– solamente podía dar excelentes resultados. La musculosa voz de Gibbs y su fraseo tan eficaz a máxima velocidad como en números más lánguidos es, pese a las colaboraciones de lujo (Rick Ross, Benny The Butcher, Conway The Machine y Tyler The Creator), comparte protagonismo al cien por cien con los fondos sonoros de un The Alchemist que ocupa el lugar de Madlib. Porque mientras Gibbs da toda una master class del mejor rap de siempre, el trabajo de su compañero justifica sobradamente el estatus de productor legendario a base de jazz, soul y otros sonidos de lo más vaporoso. Dos grandes en estado de gracia. En cuanto al título, no le den muchas vueltas: viene de Al(chemist) y Freddie.
Joan S. Luna


46.- Soccer Mommy - "Color Theory"

soccer mommy

Caroline/Music As Usual

POP
Sublimando esa suerte de cruce entre Avril Lavigne y Liz Phair que insinúan sus canciones, Sophie Allison se nos va haciendo mayor con un disco más maduro que su predecesor, de digestión algo más prolongada pero igual de gratificante. Se nota que los rigores del estudio de grabación empiezan a no tener secretos para ella: los entramados de guitarras y la confección de tapices instrumentales que priman las atmósferas, muchas veces rozando lo evanescente, priman por encima de los estribillos, que ya no buscan la combustión espontánea que lucían en “Clean” (18), excepción hecha de esa “Lucy” que sí tiene esos embravecidos cambios de ritmo y guitarras enmarañadas que eran marca de la casa. Soccer Mommy se las ingenia para solventar con notable un álbum que, tramado en tres partes diferenciadas que se van sucediendo (la teoría del color a la que se refiere es la siguiente: azul para la tristeza, la depresión y el corazón roto; amarillo para la enfermedad y la paranoia; y el gris para la muerte, con la lucha de su madre contra un cáncer como telón de fondo), aguanta la mirada sin pestañear a tan jodidos asuntos desde sus veintidós años.
Carlos Pérez de Ziriza


45.- J. Balvin - "Colores"

j balvin colores

Universal Music

REGGAETON
Con cara de preocupación, el colombiano lanzaba en marzo una pregunta a sus seguidores: “¿Está la gente con vibra para escuchar “Colores”?”. Su compatriota Ronald El Killa, le respondía: “Hay que darle color a esto”. Ganó el sí, de calle, y el reggaetonero publicó su nuevo largo. Y los streams, de lo poco que en estos momentos sigue pujante, le dieron motivos para creer en su decisión. En horas, “Amarillo” sumaba millones de plays. No hacen falta muchas narices para oler el buen feeling de “Colores”. El mismo J. Balvin explica en “Bienvenidos a colores”, un especial de Spotify, la idea tras el álbum. Lo del juego cromático, le llegó meditando. “Cuando cierras los ojos... A veces se sienten colores”, relata en el vídeo, sentado sobre un cilindro, en un espacio de tonos gélidos. Esos colores evocan, se supone, felicidad, mar, vida o amor en el álbum. Motivos profundos que se evaporan al transmutar en canción. Hasta el punto que sin ese recorrido guiado, es difícil interpretar al colombiano. Tal vez tenga un sentido: J. Balvin ha virado hacia un reggaeton de primera escucha. No está el mundo para muchas probaturas.
Yeray S. Iborra


44.-
The Strokes - "The New Abnormal"

strokes new abnormal

Sony

ROCK
Yo creo que sí, que solo por un tema como "Bad Decisions" ya ha valido la pena esperar los seis o siete años que hace que The Strokes sacaron su anterior disco, “Comedown Machine” (13). Más allá de la esencia del Nueva York más sucio que siempre ha traspirado la música de The Strokes, estas nueve composiciones de nueva creación son una atractiva deconstrución, lectura modernizada, de los sonidos que latían a inicios de los ochenta. “The New Abnormal” es The Strokes elevado a su máximo exponente, asimilando como nadie el legado de la new wave neoyorquina y del post-punk de Television, Blondie, Talking Heads, Suicide y The Cars. Influencias ya conocidas y plasmadas en composiciones como las ya citadas "The Adults Are Talking" o "Bad Decisions", junto a las que cada vez cobra más importancia el pop sintetizado y el dance rock. Contagiosos ritmos enlatados que propulsan piezas como "Brooklyn Bridge", "At the Door" o "Eternal Summer" remitiendo a New Order o, por qué no, la primerísima Madonna. “The New Abnormal” es alcantarillas humeantes y luces de neón. Pero sobre todo, “The New Abnormal” es un discazo.
Oriol Rodríguez


43.- Rolling Blackouts C. F. - "Sideways To New Italy"

Rolling Blackouts Sideways
Sub Pop/Popstock!

POP
De algún modo, Rolling Blackouts C. F. siguen dando pasos firmes y precisos hacia la cima, una cima que no supone éxitos sorprendentes y ni ventas millonarias, sino depurar al máximo su creatividad. “Sideways To New Italy” es la demostración de que están haciendo bien las cosas. Rolling Blackouts Coastal Fever tenían por delante una tarea que acarreaba cierta dificultad y misterio. Debían mantener la expectación creada por “Hope Downs”, su primer álbum, y lanzar un segundo disco que marcase cómo y dónde querían establecerse como banda. Y eso es lo que han hecho. Gracias a la repercusión de “Hope Downs”, los australianos han contado con más medios para dar forma a este nuevo y más profesional trabajo. Sin perder la frescura, ni mucho menos su espíritu valiente, los australianos han apostado por la luz y por un pop sin dobleces ni complicaciones, atendiendo más a los paisajes y a la idea del menos es más.
Toni Castarnado


42.- The Flaming Lips - "American Head"

Bella Union/[PIAS]

POP
The Flaming Lips están de vuelta con “American Head”, un disco con el que recuperan las mejores esencias desde su etapa más destacada, siendo su disco más accesible desde “Yoshimi Battles The Pink Robots”, en el lejano 2002. También es el más personal de la banda, hablando de sus años de adolescencia entre temas tan propios como flores de Neptuno 6, dinosaurios o LSD. En los textos de promoción del álbum se habla de un disco americano, el ensayo que publicaron para hablar de su lanzamiento se llama “We're An American Band”, como la famosa canción de Grand Funk Railroad, se ha hablado de la influencia de Tom Petty y colabora Kacey Musgraves y, sin embargo, sigue sonando cien por cien a The Flaming Lips, sonando más a pop barroco psicodélico que americano, más “The Soft Bulletin” y “Yoshimi” que “Damn The Torpedoes” o “American Beauty”... Pero las letras son más nostálgicas y personales, no hay tanta ciencia-ficción o robots, sino historias más personales sobre ser un adolescente en Oklahoma.
Sergio Ariza


41.- Adrianne Lenker - "Songs"

Adrianne Lenker Songs

4AD/Popstock!

FOLK
Big Thief lanzaron a lo largo de la pasada campaña dos títulos tan destacados como fueron “U.F.O.F.” y “Two Hands” con los que consolidaron su posición en la escena. Un éxito que ahora motiva que Adrianne Lenker, vocalista del combo, se permita la licencia de publicar en la misma tacada un doble lanzamiento que, de algún modo, cabría entender como diferentes caras de la misma moneda. Unas referencias que se reparten entre once canciones al uso –“Songs”– y dos extensas piezas instrumentales de veinte y quince minutos respectivamente –“Instrumentals”–. Es cierto que el mayor atractivo de la publicación recae sobre “Songs”, con un conjunto de temas cercanos a la desnudez que destilan ese tipo de honestidad creíble y empática convertida en principal cualidad del asunto y valioso activo. Registrado de manera completamente analógica, la grabación recoge el realismo latente en la ejecución de la autora, y retrata fielmente su soledad al amparo de esa cabaña ubicada en zona montañosa de Massachusetts, a donde se retiró después de que la gira Big Thief fuese cancelada por la pandemia.
Raúl Julián

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.