¿Hacia dónde va la música?
Especiales /

¿Hacia dónde va la música?

Redacción — 03-02-2021
Fotógrafo — Jorge Ferrer (@jorgeferrer_photo)

Repasamos en este artículo la situación actual en la que se encuentra el mundo de la música por culpa de la pandemia, y la necesidad de estar preparados para lo que ha de venir. Por eso hemos hablado con Carlos Vinnuesa (Head Of Music Business Spain del SAE Institute) y con Etel Ayvar (CEO & Cofunder de Campus Las Musas & Las Musas Music) buscando claves de futuro y ver si estas pasan por tener una buena formación.

En 2019, dieciséis festivales que superaron los 100.000 asistentes, dos de ellos, Medusa Sun Beach y Arenal Sound, por encima de la barrera de los 300.000. Más giras en grandes recintos que nunca. 382 millones de euros generados por la música en vivo, el doble que hace doce años y un aumento de más del 14% con respecto al año anterior. Y claro, llegó la pandemia.

Con estos datos cerraba 2019 según el “Anuario de la música en vivo (APM)”. Las mejores cifras de la música en vivo de la historia resultaban de un crecimiento imparable en un sector que, tras la crisis económica de 2008, supo reinventarse para involucrar a más gente que nunca. La crisis discográfica desembocó en una eclosión por partida triple: en primer lugar, de las plataformas de streaming como Spotify o Apple Music, que ofrecían una alternativa viable al usuario en detrimento de la piratería; en segundo lugar, de los grandes festivales de música –que han aumentado exponencialmente en los últimos años–; y, en tercer lugar, y de forma insospechada, el boom del vinilo, una forma de coleccionismo vintage que, si bien hace poco más de una década estaba en franca decadencia, ahora ya constituye un 20% de la venta física de música.

Los números del 2020 son bien diferentes. Según el último informe de Goldman Sachs sobre la industria musical internacional, a lo largo de este año se acumularían unas pérdidas del 25% de ingresos con respecto a las cifras proyectadas. La faceta más dañada dentro de la industria serían los conciertos en vivo y los motivos, obvios. Las restricciones sanitarias para contener la propagación del virus chocan de frente con la idea de concierto –multitudinario o no– en el que el público no pueda mantener una mínima distancia de seguridad. Y eso se ha traducido en un 75% de pérdidas del directo. La venta física en España ha sufrido otro varapalo en el primer semestre del año, ingresando un 44% menos debido al confinamiento domiciliario y la prohibición a las tiendas para abrir sus puertas y sólo poder prestar servicio por Internet.

Lejos quedan esos macro festivales que reunían a multitud de artistas en apenas una semana; igual de lejos imaginamos el Wanda Metropolitano o el Santiago Bernabéu, llenos hasta la bandera, para disfrutar de un concierto. Ni siquiera parecen ser suficientemente seguros –o eso se nos hace creer– los espectáculos musicales con el público sentado respetando toda distancia de seguridad y con un aforo que, en ocasiones, no llega ni a un tercio del habitual. Lo que para algunos artistas sería simplemente un parón forzado que aprovechar para trabajar en sus proyectos futuros, para otros puede ser la ruina total y absoluta. De hecho, de no ser por los ingresos que generan las distintas plataformas de streaming –cuyos números han aumentado este 2020 en un 20% según la asociación de Productores de Música de España, PROMUSICAE–, más de un artista habría tenido que bajar la persiana y buscarse la vida.

Pero ¿y ahora qué?

Es la pregunta que se han hecho muchos músicos tras meses de incertidumbre, ¿ahora qué? Algunos, pese a no poder hacer una gira promocional, se han atrevido a lanzar un disco que, en buena parte de los casos, ya estaba producido antes de la pandemia y, tras meses en la recámara, su lanzamiento no podía demorarse más. Otros han aprovechado para continuar con nuevos proyectos o para simplemente darse un descanso. Pero los hay también que están invirtiendo estos meses en seguir formándose en la música en centros especializados. Para conocer más a fondo este tipo de oferta educativa que, pese a no ser nueva, sí está siendo cada vez más demandada, hemos hablado con Carlos Vinnuesa (Head Of Music Business Spain del SAE Institute) y con Etel Ayvar (CEO & Cofunder de Campus Las Musas & Las Musas Music).

SAE Institute es una escuela internacional, única en España con un modelo Blended Learning (modelo mixto) que ofrece lo mejor de los mundos online y presencial, con cursos dedicados a la industria del entretenimiento y, más concretamente, a la industria musical. En palabras de Carlos Vinnuesa: “Consiste en un programa absolutamente exigente y que abarca todas y cada una de las disciplinas que forman parte de la industria musical moderna”. Con un enfoque práctico, se busca dar una formación completa “focalizando siempre en una actitud proactiva y con capacidad de solucionar los problemas que puedan presentarse durante su práctica profesional posterior”.

Este aprendizaje no se reduce a términos puramente artísticos, sino que también da la posibilidad de profesionalizarse en otros ámbitos dentro de la industria. “Los artistas siempre han formado parte de nuestro alumnado y no sólo supone una fuente de información y capacitación para ellos en lo que al control de sus carreras se refiere, sino que supone un plan B perfecto en el supuesto caso de que en sus carreras artísticas no alcancen las metas deseadas, pudiendo formar parte, en otra área profesional, de la industria a la que quieren pertenecer”.

La música y, más concretamente, el negocio musical, ofrece cada vez un mayor abanico de posibilidades creativas que pueden ser toda una oportunidad para los artistas, pero también un desafío dada su complejidad. “Los artistas son perfectamente conocedores de la falta de control que, en su mayoría, tienes sobre sus carreras artísticas. Cuando el artista es más profesional tiene necesidades más complejas y por lo tanto seguirá valorando la formación que recibe en SAE. Sólo la especialización, profesionalización y actualización constante te abrirán las puertas de la industria”.

Otro modelo de centro de formación en la industria musical es Campus Las Musas, uno de los primeros en ofrecer sus servicios de forma parcial o total en streaming a través de dos modalidades: “Una en formato video de diferentes cursos como puede ser aprender sobre los diferentes contratos de la industria, cómo funcionan los sellos discográficos, marketing, comunicación, plataformas digitales, lenguaje musical, arreglos y diferentes materias; y otra de planes formativos completos en formato streaming como nuestros masters en Industria Musical, Producción Musical y Música en Vivo, Marketing y Comunicación”. Dada la situación que atraviesa la música, no han sido poco los profesionales del sector que han invertido su tiempo en aprender más sobre el negocio musical. Y con ello no nos referimos sólo a músicos, pues tal y como nos cuenta Etel Ayvar: “Nuestra formación está dirigida a artistas, productores y músicos, pero también a perfiles profesionales en el marketing, la comunicación, los negocios y el management legal para conocer y aprender sobre cómo funciona la industria”.

Es evidente que el mundo está cambiando muy rápido en muy poco tiempo y la música, pese a evolucionar a la misma velocidad, apenas tiene una oferta formativa ni amplia ni reglada, por lo que tanto Sae Institute como Campus Las Musas son, de algún modo, pioneros dentro de la formación musical. Es cierto que la música en directo ha tenido que parar de forma provisional, pero eso sólo un motivo más para aprender todos los secretos de esta industria y volver más fuertes y unidos que nunca.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.