Hace ya tiempo que los canarios This Drama publicaron su último material, “Summer Failures (Venn Records/Fair Warning, 17), con Scott Middleton, el guitarrista de Cancer Bats, a los controles. Ahora aprovechamos para que su vocalista, Asdrúbal Marichal, nos descubra sus seis discos básicos.

Youth Brigade  – “To Sell The Truth” (1996)
Siendo una de las bandas seminales del punk de Los Ángeles y una pieza clave para comprender la evolución del sonido de la Costa Oeste, quizás sea la gran infravalorada de su generación. Injusto, especialmente cuando sus reminiscencias llevan paseándose de banda en banda durante más de veinte años. Punk y melodía en un álbum sin fisuras.

The Bronx  – “The Bronx” (2003)
Cualquiera que haya tenido el ansia de escarbar entre la mugre del punk que arrancaba a finales de los setenta en Los Ángeles, sabrá como un puñado de bandas casi siempre obviadas, transformaron una escena que rompió fronteras, influenciando indudablemente en la música de hoy día. Si el libro Tenemos la bomba de neutrones reflejaba detalladamente esa primera época, me atrevería a afirmar que el primer disco de The Bronx podría ser la fiel secuela auditiva, una instantánea clave de que el punk (con mayúsculas) a comienzos del siglo XXI era algo más que bandas sobreproducidas jugando en el patio de recreo del mainstream.

Bad Religion – “Suffer” (1988)
Para bien o para mal, Suffer de Bad Religion lo cambió todo, absolutamente todo. La música se volvió amenaza, convirtiendo cada canción en un himno generacional particular que acabaría marcando a fuego una cultura y ética de vida que me sigue acompañando a día de hoy.

Fugazi  – “Repeater” (1990)
Algún osado aún intentaba hace unos años iluminarme con el hecho de que Repeater no se podía considerar un disco de punk. Pobre iluso. Más punk que cualquier punk, este disco llevó el DIY y la libertad creativa a un nuevo nivel haciendo que Fugazi clavaran, sin ningún tapujo, banderas anti-etiquetas allá en cualquier lugar en el que les apeteciera. “No te debemos nada! No tienes control!”.

Xmilk – “Function” (1996)
Claros culpables del relevo generacional, a los de Sabadell les sobró su álbum debut para subirse al podio (junto a Subterranean Kids y 24 Ideas) de las formaciones que marcaron un antes y un después en el modo de entender el hardcore en el estado, esta vez a base de una calidad y un refinamiento en la producción muy poco habitual en su género.