Siete años de silencio han transcurrido desde su EP Powered By… Adríà Muxí (batería, secuenciadores, coros), Nacho Yoldi (bajo, voz) y Guillem Bright (guitarra, voz, letrista), componentes de Speaker Cabinets, vuelven a las andadas con Requiem for Atlas City (2016). Un álbum conceptual lleno de ritmos rockeros pero bailables, con toda una historia detrás. Señoras y señores, Speaker Cabinets están de vuelta, listos para incendiar los escenarios.

Antes de entrar en el presente de la banda explicadme su pasado. ¿Cómo se constituyó Speaker Cabinets?

Todo empezó en 2003, cuando Nacho y yo (Guillém) nos conocimos. Vimos que teníamos afinidad musical y en 2006 nos fuimos a Formentera para tomarnos un tiempo para hacer jams y componer. En realidad fue bastante desastre y cuando volvimos, el batería con el que contábamos se bajó del barco. Teníamos muchas ideas pero no éramos capaces de plasmarlas con los instrumentos y además, no sabíamos cantar bien. Sin embargo, tiempo después, conocimos a Adría, que quiso unirse a esta aventura, así que en 2008 nos convertimos oficialmente en trío y digamos que aquel fue el punto de partida de Speaker Cabinets.

Y el nombre, Speaker Cabinets viene de

Nos apuntamos a un concurso en el que nos pedían que enviáramos un CD con tres temas y un nombre. Después de grabar cuatro días a muerte, en un ambiente muy anárquico y con pocas horas de sueño, las canciones las tuvimos. Para cuando nos quisimos dar cuenta vimos que faltaba el nombre. Tras darle varias vueltas vimos que en uno de los amplificadores ponía escrito “Powered Speaker Cabinets” así que tal cual decidimos llamarnos así. Posteriormente lo dejamos en Speaker Cabinets, era un poco más sencillo.

Powered by…” aprovechando el nombre en la primera maqueta

Sí sí, tal cual. Algo había que hacer con el cambio de nombre… Aún conservamos 4 o 5 copias, ya verás, con el tiempo serán reliquias y valdrán la pasta. Era muy garajero, con mucha distorsión y con un montón de pistas que grabamos compulsivamente. Después de diez días seguidos en el estudio el técnico prácticamente ya no quería saber nada de nosotros. La conclusión que sacamos de ahí es que deberíamos autoproducirnos nosotros, sintiéndonos cómodos en nuestro propio caos con el tiempo que fuera, sin deadline alguno.

¿Disteis muchos conciertos gracias al Powered by…”?

Antes del EP teníamos material colgado en el ya olvidado Myspace. Era una plataforma que funcionaba guay y conseguimos ir incluso a Lisboa a tocar, fue el primer concierto donde ganamos millones de euros… Con el Powered By tocamos en Galicia, en la Moby Dick de Madrid y por salas de Barcelona.

Tras el EP han transcurrido muchos años de silencio. ¿Qué pasó en todo este tiempo?

En 2010 tuvimos el cambio de chip donde decidimos ponernos en serio, ya que casi ni ensayábamos, ni componíamos… soñábamos mucho pero no hacíamos nada realmente producente.

Un día Rubén, quien fundara Indian Runners nos fichó y tuvimos a Christian Rey de The Pinkertones en la producción. Nos preguntaron si estábamos listos y con material para grabar. Dijimos que sí, pero bueno, las estructuras estaban sin cerrar, faltaban cosas por componer… Se convirtió todo en un largo bucle de prueba, ensayo y error.

Tras la grabación llegó la mezcla y fue en ese proceso donde conseguimos que todos los temas tuvieran coherencia y generar identidad propia. Fue un paso adelante, y lo cierto es que quedamos muy contentos con el resultado.

Finalmente tras un tiempo fichamos por Ventilador Music y conseguimos que Requiem for Atlas City, por fin, viera la luz.

Y ¿qué me contáis de Requiem for Atlas City? Resurgís con un álbum conceptual con toda una historia detrás.

Desaparecimos un tiempo en Atlas City, teníamos una banda de indie-rock que gustaba bastante. Era una Megalópolis en un futuro alternativo, reflejo de nuestro propio mundo. En esta ciudad-estado había mucha desigualdad social, corrupción y Mr Marshall lideraba vilmente Atlas City. Un día, por todos estos conflictos latentes estalló la revolución y tras una dura guerra civil la ciudad quedó en ruinas.

Al volver, compusimos este requiem con canciones que narran episodios de la historia de la ciudad, de sus habitantes…

¿El meteorito de vuestro primer videoclip donde entra en todo esto?

La primera gran revuelta en Atlas City se originó por el meteorito. Decían que caería justo donde habitaban los esclavos de la ciudad, pero se desintegró antes de tocar tierra.

El caos y la confusión que creó este fenómeno hizo que las cosas se pusieran más turbias y la gente empezará a entrar más en conflicto.

¿Si tuvierais qué hacer una película de Requiem for Atlas City como sería? Ya que la trama da para guion

Sería puramente de ciencia ficción y la dirigiría Christopher Nolan. Molaría que fuera como Interstellar, Origen… O si no, algo más ciber-punk como Blade Runner, ya que en realidad esta última ha sido un referente a la hora de desarrollar toda la historia.

Y, ¿por qué todo en inglés?

Es una cuestión estilística. Cuando empezamos a tocar poníamos la música primero y nos íbamos inventando las letras sobre la marcha. Curiosamente siempre nos salían en inglés, aunque muchas veces tampoco decíamos cosas muy coherentes… Intentaremos seguir haciéndolo todo en inglés. Se ha planteado la idea de hacer algo en castellano pero de momento no hay consenso por las tres partes.

Después de darle una escucha al álbum entran ganas de vivirlo en directo. ¿Qué podemos esperar de vuestros conciertos?

Son la bomba, lo damos todo, la gente no se queda indiferente. Transmitimos energía al público, pasan cosas… Consideramos que es en lo que más hemos mejorado. Antes éramos más un trío de bajo, guitarra y batería al uso, pero ahora lo hemos enriquecidos más, llevamos bases, cantamos y tocamos mejor…

¿Y qué directos tenéis pendientes?

Ahora mismo no tenemos nada atado, aunque estamos pendientes que nos confirmen algunas fechas. También nos gustaría tocar en algún festival, y estamos pensando en hacer algo en Madrid.

¿Cómo veis vosotros el panorama musical como partícipes en primera persona?

Se consume todo tan rápido que es todo muy efímero: ahora estás y luego desapareces del mapa. Además que en este país falta interés y costumbre de ir a escuchar música en directo, descubrir nuevas bandas… La ciudad no acompaña. Barcelona parece mucho que va de la mano con la música pero luego en realidad se programa muy poco.

En nuestro caso hemos tenido suerte con la discográfica y con los directos, ya que se han llenado, aunque parte del público hayan sido colegas.

¿Algún consejillo para los que empiezan a adentrarse en este mundo?

Lo importante es que trabajen en serio, pero sobre todo que no lo hagan por dinero, si no por que quieren tocar en un escenario y hacer llegar su música a la gente. Y que arriesguen, que crean en lo que hacen e intentar ofrecer cosas diferentes.

Y ya para acabar, ¿qué plan tiene Speaker Cabinets para el futuro?

En primer lugar aprovechar a muerte la tirada que pueda dar Requiem For Atlas City ya sea a nivel de directos como en lo audiovisual. En junio sacaremos un nuevo videoclip para otro tema del álbum, “Saturday’s Lonely Girl”.

Finalmente decir que ya estamos trabajando en un nuevo trabajo que saldrá en un par de añitos. Esperemos que esta vez todo fluya más rápido.