Kieslowski nos descubrió en aquella trilogía maravillosa,todo ese universo de sentimientos que transmiten los colores. Azul,blanco y rojo. Stereolab apuestan por el verde, el que varía sus tonalidades en la portada de su nueva grabación Dots and Loops. Un verde que, contrariamente a lo que sugiere, no es sinónimo de inmadurez sino todo lo contrario. Maduros, como compositores y como interlocutores, Stereolab defienden a capa y espada un trabajo que,en esta ocasión, les ha salido un poco rana.

Tim Gane está harto de etiquetas y comparaciones. Él,Laetitia Sadier y el resto de la formación post que suena más retro del continente quieren que de una vez se deje de hablar de ellos en relación a otros grupos del pasado (Neu!, Velvet Underground, BeachBoys) “Cuando la gente nos compara con Neu! están refiriéndose a nuestros primeros intentos. Dejamos de tener influencias Neu! en 1993y ahora es 1997. Me encanta Neu!, fueron una gran influencia, pero hace muchos años. No somos compositores de canciones, nuestra música nace de escuchar otra música y otros discos, no es ningún secreto que tomamos elementos de aquí y de allí para combinarlo todo, pero hemos hecho cosas que Neu! nunca hicieron. Parece ser que la gente quiere quitarte mérito por haber sido influenciado por otro grupo, y cuanto menos conocido el grupo más creen que has estado intentando engañarles. De hecho creo que es imposible no haber estado influenciado por alguien. Existen esas influencias, pero es la aportación de Stereolab la que las hace funcionar.” y a socorridos estilos (easy listening, bossa nova), para tomarlos como una forma de expresión en sí misma. “Estoy obsesionado en evitar etiquetas. Nos gusta explorar, mezclar influencias. Mouse on Mars también son así,son originales. Son buenos amigos nuestros y nos gusta su música.Disfrutamos mucho con ellos, demasiado. Fue muy difícil trabajar porque nos lo pasábamos tan bien”. Y es que Stereolab (su reciente y noveno álbum “Dots and Loops” lo demuestra sobradamente)siempre se han preocupado por marcarse una trayectoria ascendente, escalando las pendientes más inclinadas en busca de una fórmula creativa válida para sus inquietos presupuestos ideológicos. Todo ello desde la libertad que les supone tener independencia artística, gracias a poseer su propio sello, Duophonic, recodo discográfico dónde,además, tienen tiempo y ganas para editar material de grupos  que comparten unos mínimos puntos de coincidencia con Gane o Sadier (Labradford, Nurse With Wound, Broadcast, etc). “Yo había estado en otra banda antes y tuvimos muy mala experiencia con la discográfica, nos sentíamos atrapados, así que aprendí mi lección y decidí tener control yo mismo. Queríamos hacerlo todo nosotros,explorar nuevos caminos musicales. Nunca pensamos que llegaríamosa ser populares. No hubo ningún plan para conquistar el mundo. Tuvimos la suerte de que nuestro primer single tuvo bastante éxito. Tienes que ofrecer algo que es interesante, original, para que la gente se fije en ti.. Queríamos ser únicos más que ser buenos, creamos algo que no estaba allí antes”. Pero su primer álbum lo publicaron en Too Pure “Nos ofrecieron dinero para grabar un álbum y nosotros no lo teníamos así que aceptamos. Siempre fue nuestra idea poder hacer discos con otros sellos sin líos contractuales.De hecho, el contrato que tenemos con Elektra es un poco extraño.Nunca pensamos que las discográficas grandes se interesarían en nosotros, así que elaboramos una lista de condiciones para nuestro contrato y ¡lo aceptaron! Seguimos con ellos, nos renovaron el contrato el año pasado, así que supongo que algo les gustará,no creo que entiendan la música pero bueno”.

Quizás también deberíamos cruzar unas palabras en relación a Emperor Tomato Ketchup ¿Puede ser la clave de su éxito el que combinase la música experimental con elementos mucho más comerciales? “No lo sé. No creo que hagamos esto. Nos interesamos por las melodías, o por lo que algunos denominarían pop, pero intentamos hacer algo diferente con ellas y por eso introducimos elementos de otras músicas. No somos un grupo de vanguardia, somos un grupo pop, aunque nuestro concepto de la música pop no es el mismo que el de muchos otros. No se trata sólo de una amalgama estilística… Me interesa mucho la música experimental vanguardista pero no somos una banda que se podría categorizar como tal. Intentamos hacer algo diferente pero no sé definirlo de un modo concreto; tampoco creo que sea necesario crear nuevas categorías inventadas, estúpidas“.

En “Dots And Loops”, Gane y Sadier llevan hasta las últimas consecuencias un talento que se afianza entre el equilibrio y la ingenuidad,la riqueza sonora, la sólida base ideológica y lo sorprendente de unos resultados que, a través de la continua experimentación,les ha situado como uno de los grupos que tomando referentes pasados suenan más a futuro, cercano, pero futuro al fin y al cabo. Para “Dots And Loops”, Tim Gane y Laetitia Sadier se han vuelto a rodear de una pléyade de colaboradores que han contribuido a definir unos postulados(espontáneos y nada premeditados, según Gane) que han visto enriquecido su catálogo sonoro con aportaciones de estilos hasta ahora no explorados por ellos. Es el caso de su incursión en el terreno de los ritmos techno más bailables, producto, quizá, de su anterior colaboración en un trabajo de los alemanes Mouse On Mars (Andi Toma les devuelve intervención co-produciendo tres temas) y del acercamiento a los modos y maneras de los consumados -que no consumidos-Tortoise, vía John McEntire y Douglas McCombs. Esta variedad de perspectivas aporta a “Dots And Loops” un carácter más misceláneo aún que los anteriores álbumes de la formación, erigiéndose en valor seguro dentro del espectro de “renovadores” que, afortunadamente,se sitúan al margen de lo acomodaticio. Siguiente cuestión a plantear ¿Tienen Stereolab una idea preconcebida de cada canción o es más un proceso de restar y añadir capas de sonido hasta llegar a algo concreto? “Sí,se trata de un proceso de capas. Aunque el nuevo álbum fue un poco distinto porque por primera vez grabamos en un disco duro. Así que íbamos almacenando sonidos en el ordenador para ir los colocando al final. Después, grabamos muy intuitivamente. Nunca ensayamos antes de entrar en el estudio. Me gusta trabajar así, nos sorprendemos a nosotros mismos, no me gusta estar controlando la música. Muchas veces no sabemos lo que estamos haciendo, es un proceso intuitivo. La gente nos dice que hemos hecho un disco mucho más accesible y comercial a propósito y no es así, simplemente salió de esta forma. Me gusta la confusión, no quiero controlar la reacción a la música“.

“Dots And Loops” está publicado por Duphonic Dro.