El 17 de febrero Porco Bravo homenajearán a su guitarrista Asier Martinez Mintegi “Pulpo” con un festival en el que participarán bandas como Kaotiko, Desakato, Motociclón o The Riff Truckers. Tras este concierto de fin de gira, dejarán los directos durante una larga temporada para “pasar por taller” y volver con toda la energía que los caracteriza. Charlamos largo y tendido con el frontman de los porcos, Manu:

Para el día 17 de febrero habéis organizado el Pulpofest en homenaje a Asier Martínez Mintegi “Pulpo”. ¿Cómo salió la idea? ¿En qué consistirá? ¿Qué nos puedes adelantar?
Creemos que una persona muere, pero que nunca termina de morirse si no se le olvida o se le mantiene en el recuerdo. Desde el momento que falleció, siempre tuve la intención, se la transmití al grupo, de querer hacer un homenaje al Pulpo todos los años, en la fecha que falleció o cerca de ella. Hacer algo que también significara algo la relación de Pulpo desde cuando entró y cómo se ha desarrollado el grupo en su trayectoria, que ha sido la de compartir con grupos de su zona o no, realizando un “feedback”. ¿A qué llamamos nosotros “feedback”? Gente que vas conociendo de tocar, que te pasan discos, que tienes relación musical, vivencias, lo que sea, y hacer un concierto en su zona y que nos lo devuelva en la nuestra. Habíamos hecho un Porcofest con la misma jugada con Ignotus y Nao, en pequeño nivel de sala con otras bandas como Motociclón, etc. Queríamos que un montón de bandas que no son conocidas en la zona de Euskal Herria, darles la oportunidad y tener un soporte de gente importante que les pueda ver. La que nosotros podemos atraer y la que otras bandas pueden atraer para hacer un festival atractivo y diferente.
¿Y qué os puedo adelantar, aparte de lo que está en el cartel? Pues Kaotiko y Señor No en la after party. Eso es lo que hay.

¿Que nos puedes comentar de las bandas que van a participar?
Va a abrir The Riff Truckers, que es una banda de Urdaibai, como es Kapi y como también era Pulpo, y que son colegas y compadres nuestros, incluso gente con la que hemos compartido escenario y nos ha echado un cable de manera backliners o furgoneta o lo que sea. Han estado siempre muy dispuestos a echarnos un capote. La peña de Iparragirre Rock Elkartea y Trinkete Antitxokoa se unirá a Riff Truckers en hacer diferentes colaboraciones con amigos de Pulpo, desconozco quiénes. Es una sorpresa que ellos tienen preparada y es un set que van a abrir ellos a las siete y media de la tarde.
Le sigue Motociclón, que se juntan para este homenaje, ya que hicimos un EP compartido en el que hacían ellos temas nuestros y nosotros temas de ellos, que se llamaba Porcociclón, que fue además una idea de Pulpo. Somos muy fans de ellos, pero fundamentalmente nos partimos mucho el nabo con ellos. Después Kaotiko. Van a tocar también Desakato, que sin darnos cuenta hemos compartido con ellos cartel por todo el Estado unas 10 o 12 veces y hemos tenido muy buen feeling y se apuntaron desde el primer momento.
Finalmente, nosotros, que vamos a dar el último concierto durante una larga temporada. Yo voy a ser aita, pero también necesitamos parar tanto física como emocionalmente porque tenemos que pasar por taller.

“Creemos que una persona muere, pero que nunca termina de morirse si no se le olvida o se le mantiene en el recuerdo”

Siempre habéis tenido un público fiel. Hace un par de años entrevisté a Pulpo y comentaba: “la piara, es nuestra manada, nuestra gente” (entrevista completa aquí) ¿Será buena ocasión para juntarla, no?
Sí, hoy se llama Pulpofest, pero anteriormente se llamaba Porcofest porque queríamos homenajear y dar la oportunidad a la gente de nuestro entorno y a los de fuera de nuestro entorno, que anticipando y diciendo con tiempo la fecha del Pulpofest o Porcofest plantea que los fines de gira se fueran juntando gente para que se fueran conociendo, que es lo que más guapo nos parece y más gracia nos hace. Ver y conocer a un personaje que sabemos que en algún momento de su vida se va juntar con otro personaje, que van a hacer buenas migas porque sabemos que van a congeniar. Y es de las cosas que más nos gusta, claro, cuando se junta la peña.

En una noche como esa seguro que a todos os vendrán muchos recuerdos de Pulpo a la cabeza. Habrá miles de historias y anécdotas. ¿Nos podrías contar alguna?
No nos vienen en una noche como esta, a mí me vienen todos los días, y anécdotas de este tío… Te cuento la primera. Vamos y tocamos en Barakaldo, y el siguiente bolo nos dicen Dionisos: “oye, ¿os animáis a venir con nosotros a Oviedo?”. “Venga, de puta madre, vamos para allí”. En nuestro concierto se jode el equipo de voces, y solo se oyen los agudos. Entonces, paramos, no paramos… “venga chavales, vamos a tirar para adelante”. Tiramos para adelante, damos el bolo, las grapas, venga y tal. Y cuando me voy a meter la bengala, yo estoy de espaldas al público, y de repente noto como que algo se acerca a mi nalga y hace un ruido. Sin girarme, oigo al público “aaagh!!!”. Ya había metido la cara en mi nalga.
Te puedo contar muchas. Carlos Tarque una vez se le acercó y le dijo: “chavales, ¿queréis que suba con vosotros a tocar un tema de M-Clan?”. “Bueno”. “¿Cuál es el que más os gusta de M-Clan?”. Da una calada con el cigarro, se lo echa, y le dice: “La flaca”. Así puedo estar horas.

Después del Pulpofest parece ser que pararéis de dar conciertos. ¿Hay fecha de vuelta? ¿Es un parón de descanso, de reflexión? ¿De alguna manera va a marcar un antes y un después en Porco Bravo?
Es un antes y después, evidentemente, porque hay que tener en cuenta que la etapa de Pulpo se ha acabado, que hay un nuevo integrante que eligió él, porque se fracturó la pierna antes de enfermar y le sustituyo Kapi. Se rompió la mano Asier y le sustituyo Kapi. O sea que Kapi es el guitarrista que más veces ha hecho de Porco Bravo: ha hecho de Kapi, ha hecho de Pulpo y ha hecho de Asier. Entonces, queremos que Kapi ya no solo participe como guitarrista, sino también como compositor e intérprete de sus propias canciones. Queremos que participe porque es otro proyecto completamente diferente, es otro guitarrista diferente, y lo que nos ha sucedido que ya no tenemos a un colega de manera cruel, que se ha ido de la vida, nos va a condicionar para componer y hacer las canciones de otra manera. También queremos tomar un descanso porque hemos estado desde el 2007 sin parar. En especial yo, que voy a ser aita y tal. Necesitamos parar, tomar un respiro, tomar aire y aprender de nuestros aciertos y de nuestros errores.

“Queremos tomarlo con calma para preparar un disco y una vuelta completamente organizada, formada, integrada en nuestras vidas”

¿Cuál es la idea de futuro de la banda a día de hoy?
Uno de los motivos por los que lo queremos parar es porque en vez de ir a la velocidad que hemos ido siempre, de grabar y componer mientras que estamos girando, lo que queremos es tomarlo con calma para preparar un disco y una vuelta completamente organizada, formada, integrada en nuestras vidas y desarrollarlo de la mejor manera posible.

Sois una banda de directo, de carretera, de darlo todo. El propio Pulpo decía en la entrevista que “es duro de cojones”, y que menos mal que os llevabais como hermanos, que eso lo facilitaba. ¿Hay riesgo de quemarse? Aunque la verdad es que se lo estoy preguntando a alguien que se prende fuego en cada concierto…
Pues mira, me alegro que me hagas esta pregunta y tal. En un documental, decía el Pulpo: “pues queda muy guapo!”. “No te jode, porque tú no te quemas y no te grapas” (risas). Independientemente de eso, que fue un chascarrillo del documental y un vacilón, nosotros, antes de que aparecieran éstos, tuvimos que hacer esto porque éramos malos de cojones y teníamos que llamar la atención y teníamos que dar que hablar bien o mal. Teníamos muchas limitaciones.
Una vez acabada esa etapa, que han sido 15 años haciendo lo mismo, hemos perdido una cosa que teníamos para mí como mayor aliciente, independientemente de la mejoría y evolución de la banda, que era la espontaneidad y la frescura. Cuando ya sabe la gente lo que va a pasar, es como si te están “spoileando” una película, te están diciendo quien es el malo. “Déjame que lo vea yo, ¿no?”. Entonces, queremos cambiar eso. Porque como todo ha salido de manera espontánea, queremos que vuelvan a salir cosas de manera espontánea, sin prepararlas. ¿Que en la próxima vuelta, dentro de un tiempo, Porco saque algo más organizado y más espectacular? Seguro, pero en lo que se refiere a mi integridad física, no tengo ganas de que a mi hijo le hagan bullying diciendo que su padre se mete una bengala por el culo y se grapa.

“Queremos que vuelvan a salir cosas de manera espontánea, sin prepararlas”

Hablando de prenderse fuego. ¿Cómo logras sobrevivir a esos saltos increíbles, grapas, petardos y demás? ¿De qué material estás hecho? ¿No te has llevado nunca ningún susto?
“Porco celta” cien por cien. Bien, lo de los saltos. Nunca he preparado nada, con la primera batería ya empecé a saltar… Yo esto de hacer el garrulo lo he hecho toda mi vida, no he tenido miedo. Yo saltar encima de la peña ya lo hacía en los bares, sin tocar en un grupo, con 16, 20 años…
Sobre las averías, sí que hay cosas que tengo que quitarme y son las bengalas. Utilizábamos unas bengalas antiguamente que no estaban homologadas, pero tenían mucha mejor normativa los chinos haciendo y fabricándolas y no he corrido ningún riesgo. Pero he recibido cuatro grandes… por negligencia, por calidad de la bengala y por riesgo. Me habré quemado lo que es la bolsa escrotal, el ano reventado y tal, unas seis o siete veces de manera… importante… Mira, en el último bolo de Pulpo se reventó la bengala (además está grabado) y me tuve que volver de Ondarroa a casa… Le dije al conductor “conduzco yo”, me metí dos hielos en el ojete y se derritió ahí… y callado como una puta… Lo vamos a quitar, porque no me da ninguna seguridad, ya no hay bengalas como con las que empezamos en un principio.

Por otro lado, he perdido mucho sistema inmune por la cantidad de metales que tengo a consecuencia de las infecciones de las grapas. Era un tío que durante un tiempo no tuve el tétanos… Y bueno, que tengo la suerte que he salido a mi madre, que se corta y no sangra.

¿Cómo ha sido la evolución de Porco Bravo a lo largo de los años? ¿Habéis tenido claro qué es lo que queríais conseguir, el camino y demás, o por el contrario, han ido surgiendo las cosas? ¿Qué valoración haces del recorrido de Porco Bravo?
Siempre digo que la música salvó mi vida. Yo una vez que entro en un local de ensayo y veo lo que me aporta, y la primera vez que dimos un concierto, me da una historia vital… No es que solo sea lo mío. Está muy bien para el ego y tal, pero es que yo ya había sido camarero de noche, o sea, yo esto lo tenía muy bien… A mí el rollo que realmente me satisfacía por dentro es que podía hacer algo que me gustaba, no solo cuando tocaba, sino cuando ensayaba y se desarrollaban las cosas. Esa tarea recreativa del local de ensayo que queremos recuperar en el parón es algo que a mí me llena enormemente. Terminar un ensayo de esas características e irme a la cama con una canción que te está alimentando y no con un problema.
Cuando empezábamos solo queríamos divertirnos y tocar en un bar en Barakaldo y pasárnoslo bien. ¿Qué pasa? Que desde el principio empezamos a llevar a peña. Empezamos a llevar a peña, lo dejamos, tocamos en fiestas de Bilbao del 2006 que nos llaman, con Diesel Dogs, que utilice por primera vez lo de la bengala en una versión de Turbonegro. Hace fotos por primera vez Dena Flows y nos da otra proyección, y ahí nos empiezan a llamar. Se va Alex, entra Pablo, el 30 de abril de 2007 damos un bolo con Sarris Rock’N’Roll Trio y Aterkings en el Antzoki, y a partir de ahí ya nos empiezan a llamar, aparece en las redes, que hace una grabación Marmitako Producciones. Empezamos a ir a los sitios…
Yo en el año de parón que estuve en el Edaska hice producciones para mucha peña, conocí a mucha gente, aprendí muchísimo, aprendí que también había que grabar para girar, aprendí de hablar con un montón de gente como Robertez (Motociclón), Nuevo Catecismo Católico, Lobo Eléctrico, gente que tenía un montón de experiencia, con Discípulos, con gente que me enseñaba. Así aprendía cómo no tenía que hacer las cosas.
En un principio, estábamos muy limitados, tuvimos muchos problemas para mantener una formación fija, el grupo se va a la mierda, volvimos el 2006, el 2007 se va Zebu, después de una gira desastrosa por Alemania… Bien de público, pero perdimos el vuelo y fueron 25 horas de furgoneta… Y nada, apareció Oscar, que era el hermano de Javi, el anterior batería. Cambió el sino, apareció el Pulpo, llamamos a Asier para un bolo, Asier vió lo que había. El primer ensayo de Porco a mí me dio la suficiente fuerza y seguridad de poder vender el “producto”, por llamarlo de alguna manera, de Porco Bravo. Como habíamos grabado el show, que iba a ser un disco que se quedó en maqueta con buenos temas, tanto Pulpo como Asier reinterpretaron esos temas y reinterpretamos un directo que preparó el repertorio el Pulpo con las canciones que teníamos exclusivamente grabadas. Teníamos otros temas, pero solo íbamos a girar con lo que teníamos grabado.
El show y todo, a mí personalmente me dio tanta seguridad que parecía Aladino encima de una alfombra. O sea, iba como un misil. Lo otro era un buen grupo, pero no teníamos la seguridad y un sonido como el que trajo Pulpo. Había que comprar estos plexi, estas pantallas, hay que tocar siempre con Gibson, un equipo contundente, un rollo que nos diera una seguridad y una prestación en directo como así fue. Además una frase que me gustaba mucho de cuando los primeros bolos y estábamos tocando mucho y muy a menudo (que yo había preparado la gira conjugando los horarios de cada uno), me decía: “qué, Manuel, ¿esto suena, eh?”. Y era verdad, el rollo a mí me dio una seguridad para confiar en el producto y ver a la gente, el “merchan” cómo se vendía al terminar el bolo… Una cosa que aprendí de los americanos también era que terminaban el bolo, como los “hardcoretas” cuando les hacía bolos, se iban directamente al “merchan”, no pasaban ni a secarse el ciruelo. Los tíos iban a vender. Es una cosa que yo ya hacía, pero ya lo hice… Dejaba el stand tapado y me iba a vender con todo preparado. Hoy, gracias a Dios, siempre que ha podido ha trabajado con nosotros Nines. Monta un “merchan” espectacular que llama la atención y trabajamos muy bien. ¡Estoy superorgulloso de estos 15 años!

“Siempre digo que la música salvó mi vida”

¿Qué recuerdas de los primeros bolos de Porco Bravo? ¿Eran como los conocemos ahora? ¿Qué cosas han cambiado?
Eran mucho más directos, teníamos un concepto más Stooges. Zebu tenía la idea de que ese rollo era hacia donde teníamos que caminar: más primitivo, más salvaje… La autodestrucción existía y de manera más evidente, con público… Hubo violencia, hubo peleas, y seguíamos tocando… La cabeza de jabalí que llevábamos era disecada y estaba llena de yeso, e incluso hasta que se arrancó, tirábamos el respaldo, con lo que se colocaba en la pared… con colmillos y todo… Ha habido averías por todos los lados. Aquí en nuestra zona de acción más o menos se veía que era la hostia, pero cuando vimos el daño que hacía la cabeza de jabalí y nos la robaron, en cierto modo hasta lo agradecimos.

¿Cómo afectan todos los cambios en el mundo de la música a la hora de enfocar la idea o proyecto de un grupo? ¿Hacérselo uno mismo es el único camino? ¿Qué consejo darías a un grupo que empieza?
A un grupo que empieza solo no, yo a un grupo desde siempre lo que he dicho que hay que hacer es currar, currar, currar, currar, currar, currar, currar… Y cuando te has cansado de currar, pues currar el doble, currar el doble, currar el doble, currar el doble. Esa es mi opinión, esa es mi receta y esa es la manera para conseguir ciertas cosas. Hay que alimentarse de pequeñas metas que te motiven: salir del local para tocar, buscar un concierto cerca, luego más lejos, antes de que quemes la zona tuya buscar un grupo para hacer un “feedback” y tocas un bolo en su zona y ellos en la tuya, cuidar a tu gente, tener “merchan”… Una cosa que tenía yo descuidada y ahí Pulpo y estos me dieron detrás de las orejas y es que había que trabajar mucho las redes sociales. Que tampoco es que seamos la hostia, pero si tenemos un rollo de contacto con el facebook que más o menos nos va guay. Tenemos que espabilar más en otras. Empezamos con el myspace, todavía me acuerdo… (risas) y nos daba cierta vía de comunicación, pero sí que tenemos que actualizar mucho lo que son las redes. No hay varitas mágicas, a no ser que tengas un talento extraordinario y que se convierta en algo viral, cosa que dudo, porque lo único que defiende en el tiempo a un grupo es su trabajo y sus canciones. Si las canciones gustan, llegan y transmiten con el directo que tengas, hará que la cosa se sostenga. El producto si no es bueno no se defiende solo.

“Si las canciones gustan, llegan y transmiten con el directo que tengas, hará que la cosa se sostenga”

¿Cuáles eran vuestras expectativas cuando comenzasteis en la música? ¿Cuáles eran vuestras bandas de referencia y vuestra idea del rock? ¿Y hoy en día?
Yo personalmente tenía los conceptos muy claros sobre el rock que quería hacer, porque el que igual me gustaría hacer, que podría ser el hard rock, pues ni tengo las características y conozco muy bien mis limitaciones. He priorizado siempre tocar con buena gente más que con grandes músicos. Las expectativas eran pasárnoslo bien, transmitir y todo eso. Ilusión claro que tienes, pero la ilusión sin pasión no es absolutamente nada, es una ilusión efímera que puede desaparecer según te levantes a la mañana.
Las bandas… A mí me pego un pelotazo cuando apareció todo el rollo rock escandinavo, pero recuerdo el primer bolo que fui a la “Wendo”, que me llevó Javi “Dinamita” Zaitegi y me dijo para quedar, que luego conocí un montón de basca allí. Encontré a Txelu, que ya le había calentado la cabeza bastante para tocar juntos, y cuando le vi allí dije: “jode, de puta madre”. Cuando fuimos a ver a Gluecifer también, ese rollo de rock con energía, con transmisión y sin complicarse dentro de lo que cabe mucho la vida era un rollo que nos molaba bastante, como el rollo Stooges y tal que éramos superfans. Pero sí, en esa corriente y en esa ola sí nos gustaba montarnos. Digo esa ola como la de Señor No, Nuevo Catecismo Católico, Discipulos, Motociclón y otras bandas que estaban en esa onda que nos molaban mogollón y nos transmitían ese concepto de rock and roll que nos parecía el recopón y se salía un poco de la norma escrita a lo que es conocido en los festivales grandes y masivos. Vamos, música que no ponían tanto en los bares. Y eso nos motivaba mogollón.
¿Qué hay de ello hoy en día en nosotros? Mucho, porque no hemos dejado de ser nosotros. Lo que sí hemos convertido es que esas influencias que podíamos tener y esas cosas que queríamos tener de los Dictators o de bandas de ese estilo, lo hemos mutado, lo hemos transformado y lo hemos metido en nuestra coctelera y lo hemos transformado en un rollo Porco.
A nosotros nos gustó desde la primera vez que los vimos los Riff Truckers, que compartimos local con ellos. Es más, hay gente en la banda como Asier, que no ha comprado un disco en su vida de nadie y aquel día compró un disco de Riff Truckers. Motociclón nos enamoramos mutuamente. De bandas internacionales, que haya tenido la ocasión de verlos y ser muy fan hay bastantes, pero hay una banda que en general flipamos todos: Foo Fighters. Es una banda que decimos: “la virgen!”. Cuando los vimos en directo que es cuando una banda realmente hago “firmo!”, fuimos Txelu y yo en el cumpleaños mío y tal, y dijimos “¿pero qué ha pasado aquí?”. En el Mad Cool los vió Asier y flipamos. Y tanto Oscar como Kapi no los han visto, pero el disco lo tienen muy rayado.

De todos estos años, ¿con qué momentos de la banda te quedas?
Yo siempre digo que me quedo con disfrutar y lo que siempre había querido que es tocar con cinco tíos y disfrutar en el escenario, ponerme la carne de gallina como ha habido ocasiones. Con ellos, y con gente que nos hemos llevado sorpresas increíbles, de carne de gallina. Pongo mucho el ejemplo del primer ensayo, que para mí fue algo superexcitante, como la sensación de decir “joder, Txelu, ya tenemos una banda de rock and roll, colega”. Esa es una. Castellón la primera vez que fuimos, incluso la última que hemos estado también, que siempre ha tenido una respuesta increíble. Horas antes de ir al sitio ya estaba todo lleno, vendida la anticipada. Así como grandes momentos, en la furgoneta cuando hemos estado nosotros los cinco juntos. Ahora viene gente con nosotros, pero cuando cogía yo e íbamos con la Berlingo los cinco juntos… y cuando nos hemos reído mucho los unos de los otros, nos hemos parodiado… A mí esos recuerdos… Sé que todo esto es purpurina y desaparece, es mentira, ¿sabes? Lo único que me gusta de esto, porque empecé a tocar con 27 tacos, es los grandes recuerdos que iba a tener, en muchos sitios en los que he estado que me van a dar de beber, de comer y de dormir, y que voy a tener una buena conversación, una buena sonrisa con alguien, y la furgoneta… Lo de dentro de la “porconeta” que hemos vivido nosotros… eso es algo… para mí ha sido mágico. Para mí lo mejor ha sido las risas entre todos, el local de ensayo y la furgoneta.

¿Cuál o cuáles son las canciones más especiales de Porco Bravo para ti? ¿Qué canción no faltará en el Pulpofest?
“Brindaremos juntos”, porque se ha convertido en eso… Ya hablaba del Pulpo, y de un montón de gente que veíamos en una situación parecida a la de Pulpo. Porque Pulpo aparte de la enfermedad que le llevó tenía un sufrimiento interno y sus fantasmas, y Asier hizo esa canción con mucho corazón y hacia él. Que luego se convirtió desde un principio en un himno porque veíamos que era la canción que más se podía reflejar para ellos. Otra canción, pues “La Piara”, porque fue una canción que hicimos Zebu, Txelu y yo en el local de ensayo con mucho cariño y se ha convertido en un himno, hablando de una cuadrilla de Baraka que me empezó a llevar a mí a bolos, de un montón de basca. Había un bolo en tal gaztetxe y me llevaban y yo disfrutaba muchísimo y conocí muchísimo saliendo de Barakaldo y saliendo de los mismos bares, las mismas músicas y los mismos rollos.

Para finalizar, ¿cómo harías el llamamiento para acudir al Pulpofest?
Va a ser un concierto único y muy especial, va a haber un ambiente increíble, porque viene mucha gente de fuera con muchas ganas de conocer y de estar en el buen rollo que se transmite en esta tierra y en este tipo de bolos. Va a haber muchas sorpresas y muy buenas… Va a estar muy pero que muy bien.

PULPOFEST
Sábado 17 de febrero en Sala Santana 27 (Bilbao), 19h
Porco Bravo + Motociclón + Desakato + Kaotiko +  The Riff Truckers + Afterparty con Señor No + DJs

Más info, aquí.