Lo de Mikez Maus no es un hueso fácil de roer. Al igual que toda esa música creada con sus compadres de UP, la escucha doble, triple o cuádruple de Entropía es tarea obligada si quieres pillar algo más que los códigos. Un título que indica por dónde van los tiros y que cualquiera puede salir herido.


¿En qué difiere este Entropía de anteriores entregas de Miguel Grimaldo? ¿En qué momento creativo, anímico si quieres, lo haces?
Entropía es la continuación de El gato de Schrödinger. Anímicamente no me ha pillado en el mejor momento de mi vida. Demasiado tiempo perdido en el trabajo y no el suficiente haciendo música.

Escucho los temas y en estos días, con el auge de las series, se me antoja que Entropía podría formar parte de la B.S.O. de alguna de ellas, como Black Mirror, Mr. Robot o Stranger Things. Incluso los temas podrían funcionar sin las letras, como aquellas producciones de hip hop instrumental de finales de los 90, primeros dosmil. ¿Qué son antes, las letras o las producciones? ¿Cómo has trabajado en ese sentido, a la hora de crear Entropía?
Para mí, gente como Vangelis, Tangerine Dream o Carpenter han sido influencias directas a la hora de hacer música desde que empecé a producir. Ahora hay una especie de auge de la ciencia ficción y este sonido encaja bien ahí. También soy muy fan de esos discos de rap instrumental que mencionas, por ejemplo Biyi, Hippali o americanos como DJ Shadow o RJD2. Por otra parte, siempre hago las instrumentales antes. De hecho muchos temas han empezado siendo skits en los que luego he escrito.

La duración media de los temas es de 2 minutos y medio. ¿Esa tiempo también forma parte de la idea de Entropía?
La verdad es que no le he dado muchas vueltas a la duración de los temas. No me gustan muy largos porque creo que se hacen pesados y a veces tengo la sensación de que suelto demasiada información.

“Estoy rallado por tonterías, lo grave de verdad me deja como una flor”, afirmas en Entropía (tema que titula el álbum). Una frase que se puede asemejar a esta realidad en la que frente a lo que no está a nuestro alcance arreglar, solo nos queda revolvernos por los pequeños detalles del día a día…
Si algo he aprendido con los años es que no puedes frustrarte por lo que no puedes cambiar. De todas maneras, soy literalmente de rallarme por tonterías y dar poca importancia a lo que el resto del mundo considera importante.

“En este país hay mucha gente que todavía no se ha dado cuenta de que la clase media es mentira”

“Urano fue una escuela del pensamiento, apuntamos un camino y miráis el dedo”. Parece que la historia se repite y la gente vuelve a quedarse con las formas y no el fondo. ¿Por qué creéis que ocurre esto? ¿Es cuestión de la intensidad de UP o cuestión de una audiencia y artistas con mucha prisa por entenderos?
Después de Urano Players hubo peña que empezó a hablar de planetas y estrellas aleatoriamente. Para nosotros no hay nada más importante que hacer lo tuyo, lo que tienes dentro, crear tu movida, no ponerte a hacer lo que hace el de al lado. Fue un poco frustrante ver a peña que se quedaba más en las palabras del espacio o en marcas de zapatillas que en lo que realmente estábamos diciendo.

Miembro de Urano Players, una de las formaciones que más concienzudamente han enraizado la música hip hop y la electrónica de tal modo que, por más que pueda pesar la componente electrónica, se os puede considerar un grupo de música hip hop, en fondo y forma. ¿Cómo vivís estos días en los que las barreras musicales están más difuminadas y en los que el hip hop se manifiesta de tantas maneras, con tantos registros, con tantas actitudes, en los que ya no es la principal música urbana, sino una música urbana más?
Pues yo lo veo bien, me flipa la facilidad que hay ahora mismo de hacer cualquier movida, hay cosas que me gustan más que otras, supongo que en ciertos aspectos la brecha generacional está ahí… Agradezco que haya gente arriesgándose a hacer cosas distintas. Es lo que hace falta. Géneros que se crean a partir de otros géneros. Así ha sido siempre.

Además de ondear la bandera de Urano Players y Click Clack Gang no descuidas tu pertenencia a la “working class” en ese perfil de Bandcamp desde el que se puede escuchar Entropía. ¿Crees que este álbum solo podría ser fruto de alguien perteneciente a la “working class”, consciente de pertenecer a la “clase trabajadora”  o no es una circunstancia tan importante en tu trabajo? ¿Por qué?
La conciencia de clase es algo que está bastante presente en mi música porque es algo con lo que todos convivimos. En este país hay mucha gente que todavía no se ha dado cuenta de que la clase media es mentira.