De las cenizas de Death From Above 1979 surge un dúo que ha dejado la oscuridad de lado para lanzarse en una carrera en pos del pepinazo disco. “The Looks” (Pias) suena desde hace meses en los clubes más molones de la Gran Manzana y ha alcanzado el Top 40 en Australia. Así que ya va siendo hora de tomar las salas más molonas de nuestro país.

Me habían advertido que Jesse F. Keeler es un tipo campechano, pero nunca pensé que su afabilidad y falta de pretensiones llegase hasta el punto de ventilarse una entrevista -con exquisita profesionalidad, por cierto- al tiempo que compra la docena de huevos que le ha encargado su mujer. Las peleas de su perro con los otros chuchos y sirenas de policía salpican una conversación que arranca, claro, allí donde Death From Above 1979, su anterior banda, termina. “Creo que el éxito de DFA1979 tuvo que ver con el hecho de que hacíamos un tipo de música diferente. Al tener nuestro pequeño mundo es más sencillo esquivar las comparaciones y eso, a la larga, redunda en el éxito de un grupo. O tal vez es que realmente la cosa estuvo bien, que éramos buenos, ¿quién sabe? Lo cierto es que yo tenía planes para grabar un segundo disco, pero el otro tío (el batería y vocalista Sebastien Grainger) y yo dejamos de ser amigos. Tan simple como eso. Y no he vuelto a saber más de él. No sé si MSTRKRFT le gusta, pero imagino que no, porque no es el tipo de música que escuchaba habitualmente”.

“El parecido con Daft Punk viene porque los dos dúos estamos influidos por el house de Chicago”

Y punto y final sobre este tema. O casi, porque la cuota de influencia la banda madre en este nuevo proyecto parece ser que supera el cincuenta por ciento. “Al P, mi compañero en MSTRKRFT era el miembro en la sombra de DFA1979. Daba ideas y participaba en la escritura de canciones, como la última de ‘You’re A Woman, I’m A Machine’ que es el antecedente más claro de MSTRKRFT. Al P y yo componíamos canciones por separado hasta que un día le dije: ‘deberíamos hacer esto juntos’. Llevábamos diez años colaborando pero nunca habíamos levantado un proyecto exclusivamente el uno junto al otro. Así que empezamos a tocar teclados, batería, bajo,… En MSTRKRFT los dos lo compartimos todo”. La primera escucha de “The Looks” esconde una sorpresa mayúscula. El dúo se entrega sin medias tintas a la pista de baile, y allí donde antes había guitarrazos de aire setentón y arrebatos hardcore ahora encontramos bases house y voces vocoderizadas. “Desde mi punto de vista la buena música es buena música siempre. Ayer pasé todo el día escuchando un disco de T. Rex y después fui al estudio a hacer unos remixes. Mi forma de entender la música es que aquello que escuches no debe trascender y convertirse en tu propia identidad. Por ejemplo, los chicos que escuchan rap y visten como raperos. ¿Por qué? ¿Por qué si escuchas punk no puedes llevar un traje? La gente busca una identidad con la que sentirse importante y yo sólo escucho música porque me gusta, y eso incluye pop, punk, electrónica, jazz, lo que sea…”. De acuerdo, pero una de las impresiones que puede dar este giro de ciento ochenta grados es que con MSTRKRFT se han montado en una moto que no es la suya, con la única motivación de conseguir un éxito que parece que ya disfrutan en las discos de Nueva York. “No te creas, culturalmente la música disco fue muy importante en Montreal, porque no estamos lejos de Chicago y todos los grandes Dj’s se acercaban por aquí a pinchar. Mi padre, además, tocó con Parliament una temporada, así que la música de baile, el funk, es algo que ha marcado mi vida”. La otra acusación recurrente es la que busca las comparaciones con Daft Punk. “Bueno, es algo que nos ha dicho todo el mundo cuando hemos ido a Francia. Imagino que el parecido viene porque los dos dúos estamos influidos por el Chicago House, pero mientras que ellos extraen sus sonidos del sampler nosotros tocamos todos los instrumentos que suenan en el disco, así que en ese sentido no tenemos nada que ver”. Una vez que la aventura con Queens Of The Stone Age no funcionó –“me llamaron para tocar el bajo con ellos. Fui a Los Angeles una semana pero justo cuando iban a grabar yo me casaba y tenía bolos con MSTRKRFT en Europa, así que tuve que cancelar”– el futuro del dúo pasa por “un disco que recopile las remezclas que hemos hecho para grupos como Bloc Party, The Kills o Sugababes, que ahora mismo son casi imposibles de localizar y un segundo trabajo que va a estar aún más orientado a los hits para la pista de baile que ‘The Looks’. Eso y pinchar allí donde nos llamen. De hecho creo que pasaremos por España para actuar en el próximo Creamfields”.