MondoSonoro Discos

Cuando prácticamente nadie lo esperaba ya, he aquí uno de los regresos más sonados de los últimos tiempos, el de Peter Perrett. Aunque su eco se amortigüe con la inevitable sordina de aquellos fenómenos que transitan lejos de los grandes radares mediáticos, lo que no deja de ser una constante si hablamos del creador de “Another Girl, Another Planet”. Son más de veinte años los que han pasado desde aquel “Woke Up Sticky” (1996), último artefacto facturado a su nombre (Peter Perrett And The One), y aunque la reunión extemporánea de The Only Ones a las tablas en 2007 alumbró una digna escenificación de lo que una vez fueron -eso cuentan quienes pudieron verles-, es fácil barruntar que ni el más optimista de sus seguidores esperase un disco tan rotundo, de una belleza tan ajena a cotizaciones sonoras, estéticas o de cualquier clase, como es este “How The West Was Won”.

A sus sesenta y cinco años, y ungido por la aureola de quien ha sobrevivido prácticamente a todo (sus adicciones le llevaron a deambular como un yonqui durante un tiempo), despacha con ellas una buena ración de rock astillado -diríase que hasta magullado- pero orgulloso de haber vivido y estar aquí para contarlo. Hay que decir, con todo, que la estela de su sonido tampoco había caído en saco roto: que les pregunten a The Replacements y, sobre todo, a Pete Doherty y sus sucesivas reencarnaciones creativas, en cuyas desmañadas pero vivificantes hechuras costaba muy poco identificar el trazo nervioso de Perrett, honrado incluso con algunas versiones de clásicos suyos, como fue el caso del recurrente “Another Girl, Another Planet”. Precisamente fue en Babyshambles donde hicieron sus pinitos Jamie y Peter Jr., sus dos hijos, quienes en este álbum se encargan de guitarra y bajo, respectivamente, con una solvencia digna de estudio. Súmenle a ello la producción de Chris Kemsey (coproductor de “Undercover” -1983- y “Steel Wheels” -1989- e ingeniero de sonido en “Sticky Fingers” -1971-, “Some Girls” -1978- y “Emotional Rescue” -1980- , todos de The Rolling Stones), excepto en el emblemático tema inaugural, y obtendrán los factores de la ecuación, que redondea uno de esos clásicos instantáneos que, bien sea de modo casi subterráneo, será recordado durante muchos años.

No hay aquí desperdicio posible: desde su hipnótico tema titular, en el que cuenta con sorna que Kim Kardashian ha reemplazado a J Lo en su lista de top models preferidas, mientras arremete contra el imperialismo norteamericano y la cultura de las celebridades a lomos de una melodía que remite tanto al “Sweet Jane” (The Velvet Underground) como al “If Not For You” de Bob Dylan, hasta el expansivo cierre de “Take Me Home”. Pasando por deliciosas canciones pop (“An Epic Story”, “Troika”, “Man Of Extremes”), turbios medios tiempos (“Living In My Head”), baladas por las que ahora mismo Dean Wareham vendería su alma al diablo (“C Voyeurger”) y vigorizantes revisiones del canon Television, como si se hubiera inventado ayer (“Something In My Brain”). Diez canciones presididas por su imperfecto, ajado pero emocionante timbre de voz, que supuran veracidad y opositan seriamente a retorno del año.

MÁS SOBRE PETER PERRETT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies