MondoSonoro Discos

No me voy a detener en los tópicos que salen a relucir cada vez que se anuncia un álbum de reunión. Ya los conocemos todos demasiado bien. Pero si queréis haceros una idea general del regreso de Sleater-Kinney, solamente tenéis que pensar exactamente lo contrario de lo que tenéis en mente. “No Cities To Love” no es una excusa para pagar facturas a costa de la nostalgia sino que es uno de sus mejores álbumes y un puñetazo en la mesa con el que el trío reclama el lugar que les pertenece y rara vez se les reconoce, sobre todo fuera de Estados Unidos.

Es un disco directo y compacto, con diez temas en poco más de media hora, que va al grano sin concesiones. Ni baladas ni canciones que superen los cuatro minutos, casi un regreso al punk rock si lo comparamos con su anterior trabajo, “The Woods”, donde se adentraban en terrenos más experimentales (aún habrá alguno intentando digerir aquella canción de once minutos) y cercanos al rock más clásico.

La guitarra de Carrie Brownstein tiene más protagonismo que nunca y firma algunas líneas memorables (véase “Surface Envy”), la batería de Janet Weiss suena tan bien como siempre y logra ser bailable y hasta funky sin parecer el enésimo grupo de indie-rock-fresco-y-bailable estándar, y Corin Tucker no solo está vocalmente pletórica sino que sabe cuándo dar un paso atrás y dejar espacio a Brownstein. Han sabido recoger lo mejor del sonido y el trabajo de guitarras de “The Woods” para envolver unas canciones llenas de pegada, con una sensibilidad pop (el tema que da título al álbum probablemente sea el estribillo más pegadizo que hayan compuesto) y algunas de las mejores melodías de su discografía.

No, nada es perfecto: si los dos primeros tercios del álbum están entre lo mejor de su carrera compositivamente hablando, el cierre del disco resulta un tanto flojo en comparación. Pero poniéndolo en conjunto, los fans de Sleater-Kinney pueden (podemos) respirar tranquilos: “No Cities To Love” no es un regreso digno, es mejor que eso.

MÁS SOBRE SLEATER-KINNEY
  • Anónimo

    Puta cojoneria, pedazo de album, media hora de lo mejor que el "indie" rock tiene para ofrecer…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies