MondoSonoro Discos

El tercer álbum de una banda que ha generado expectación gracias a un gran disco de debut, debe provocar sorpresa y cierta excitación. Si no lo hace, el recuerdo de su primera gran obra continuará sepultando los valores de lo hecho con posterioridad. Y si no que se lo pregunten por ejemplo a The Strokes. Pero si además de sorpresa, su tercer trabajo abre nuevas vías, nuevos caminos que explorar, el grupo empezará a cobrar una dimensión que lo distanciará del resto del pelotón de su estilo. Pues bien, ninguno de estos dos requisitos se cumplen en el caso de “Infinite Arms”, un disco que mantiene intactas las premisas ya conocidas del grupo de Ben Bridwell y que, si acaso, incide mucho más en la vertiente de balada pastoral afianzada en los tiempos lentos y atmosféricos (“Factory”, “Blue Beard”, “On My Way Back”, “Evening Kitcchen”, “For Annabelle”…) cuando un poco de mala leche rockera no le hubiera ido nada mal, tal y como demuestran los escasos momentos en los que sacan las uñas (“NW Apt”, “Laredo” o “Compliments”). Con todo no podemos decir que el disco sea una decepción, tan sólo que uno tiene la certeza de que pueden dar mucho más de sí.

MÁS SOBRE BAND OF HORSES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies