Como aficionado a los nuevos valores que llegan desde Estados Unidos, uno no podía perder la oportunidad de ver por primera vez a OMNI, un joven trío formado por exmiembros de Deerhunter y Carnivores, y de paso nos estrenábamos en la “nueva” Lata. Al tiempo de escribir estas líneas Multi-Task todavía no ha sido publicado pero la escucha de un par de singles de adelanto nos indica que sigue la tendencia iniciada en su debut aunque más melódica. Los de Atlanta miran hacia el norte para empaparse de unas influencias musicales que apuntan al CBGB intelectual (Television, Talking Heads…), y el post-punk de Wire y Devo. En este sentido, comprobamos cómo su actitud sobria, espartana y fría en el escenario contrasta con la visceralidad del punk y apuestan por un plan metódico, con poco margen para la improvisación, solamente contrariado cuando se rompe una cuerda. En poco menos de una hora de actuación el grupo interpretó canciones, de cuerpo nuevaolero y alma pop, bañadas por el estilo vocal post-punk de su cantante y bajista Philip Frobos y el efecto de reverberación del guitarrista Frankie Broyles. Él fue determinante en la definición de la personalidad de Deerhunter y aquí continúa desarrollando su elegancia tan imprescindible. Con “Afterlife” arrancaron el show y poco a poco fueron presentando los nuevos temas, además de los singles “Southbound Station” y “Equestrian” que apesta a Devo. El escaso tiempo en el escenario – alargado por un bis – no fue suficiente para que la banda mostrara todo su potencial y se echó en falta alguna versión, que siempre es bienvenida en los grupos noveles. En resumen, una interesante actuación que supo a poco, no por su corta duración sino, porque teníamos la certeza de que Omni era capaz de más y mejor.