El últimamente incansable y estajanovista Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) va acumulando proyectos de forma consecutiva.  Así a la gira VAGAMUNDOS  en la que recreó su repertorio en clave sinfónica, se le ha sumado el lanzamiento de “El Viaje” bajo su alias de Juan Perro a finales del pasado año. Y antes de finalizar otros dos proyectos musicales en diferentes formatos que ha anunciado tener en cartera ha puesto en marcha a través de su pionera agencia integral La Huella Sonora y en colaboración con el Teatro Campos Elíseos el ciclo ‘Voces en la Ría’.  En el que el inquieto músico, poeta y filósofo afronta una conversación sobre la creación musical con diferentes interpretes, seguido de un concierto del artista invitado.

Los artistas elegidos comprenden un amplio espectro musical y geográfico que no se circunscriben a priori con el ADN musical de Auserón, aunque este ha sido siempre cambiante, en búsqueda de nuevos territorios y sonoridades. Con lo que la elección no debería sorprender a priori. Así a la charla con el artista uruguayo Jorge Drexler que nos disponemos a reseñar le seguirán encuentros con el portugués Antonio Zambujo (día 23 de Febrero) , con la reciente ganadora del premio nacional de  músicas actuales Martirio y su hijo el reconocido guitarrista Raúl Rodriguez (día 2 de Marzo) para cerrar con la música folk gallega de Uxía (día 9 de Marzo).

De lo que aconteció en el encuentro con Jorge Drexler se puede concluir que el formato, con sus pequeños desajustes al fin y al cabo se trataba de la primera cita, resultó sorprendente y fresco. Más allá de una mera cita musical pudimos presenciar un encuentro entre dos grandes creadores, humanistas y pensadores.

Comenzó la cita con los protagonistas acodados en una mesa alta degustando sendos txakolis y explicando en lo que consistiría la charla antes de pasar a unos pequeños sofás haciendo del encuentro algo cercano pero intimista a la vez. Presentó Auserón a su invitado como un “sabio del verso cantado” pasando a desgranar las claves de su arte en abierto coloquio. Desde las influencias musicales recibidas de sus progenitores, la música latinoamericana y brasileña de su madre (uruguaya de origen asturiano y brasileño) y la música clásica, europea y norteamericana de su padre (alemán de origen judío). La querencia científica en sus letras debido a los estudios de medicina, momento en el que Auserón menciono la vieja tradición de los médicos poetas en la antigüedad como prototipo del humanista. Para pasar a ahondar en las formas métricas y el gusto de Drexler por utilizar métricas complejas. E insertadas en la charla interpretaciones por parte de Drexler para ilustrar su discurso: “Blue Moon” (los cuatro primeros acordes que aprendió ), “Milonga del Moro Judío” (escrito en décimas a partir de un poema de Sanchez Ferlosio), “Guitarra y Vos” (música en verso libre que nace de traducciones de Giovanotti hip hop en castellano) y una versión de “Dance Me to the End of Love” del desaparecido Cohen en clave de milonga con influencia musical de Atahualpa Yupanqui.

La charla duró más de hora y media. Sería discutible si fue excesivo como parece que a parte del público, impaciente por ver la actuación en solitario de Drexler, exteriorizó, a nosotros no nos lo pareció. Porqué fue mucho más allá de una charla musical transitada por lugares comunes, erigiéndose en una densa conversación sobre el arte de la creación, donde también hubo espacio para el perfil de minucioso historiador musical del propio Auserón con un invitado no se quedó atrás en erudición . En definitiva una charla entre dos grandes pensadores y conocedores de la alquimia de la creación musical.

A continuación Drexler se quedó solo en el escenario para desgranar intimistas interpretaciones en acústico de Don de Fluir originada a partir de un tema de Caetano Veloso, y Amar la Trama y ya con guitarra eléctrica reverberada sendas interesantes recreaciones de Noctiluca y Todo se transforma coreada por el público femenino muy comunicativo con el autor en esta parte del evento. Para terminar Drexler y Auserón interpretaron a dúo un tema de Gil y Veloso “Desde que O Samba É Samba” y la oscarizada “Al Otro lado del Rio”.

A aquellos con inquietudes musicales – más allá de la propia interpretación- les recomendamos las próximas citas entre las que parece destacar la próxima visita de Antonio Zambujo el Joao Gilberto del Alentejo a decir de Caetano Veloso.