Los valencianos Zoo continúan presentando su segundo larga duración, “Raval” (Propaganda Pel Fet!, 17), por todo el país. Por eso aprovechamos para interesarnos por los seis discos que han marcado la carrera musical de su líder, Toni ‘Panxo’ Sánchez.

Durante las próximas semanas podrás verles en Bilbao (11 mayo, Kafe Antzokia), Zaragoza (12 mayo, Sala López), Alicante (19 mayo, Sala The One); Granada (20 mayo, Planta Baja), Pamplona/Iruña (27 mayo, Iruña Rock), Salamanca (1 junio, Potemkim), Remposta (2 junio, Ouren Rock), Madrid (3 junio, Caracol), Comillas (10 junio, Festival Beltane), Sant Joan de les Abadesses (23 junio, Clownia Festival), Canet de Mar (1 julio, Canet Rock), Chiclana (12 julio, Alrumbo Festival) y Lakuntza (29 julio, Hatortxu Rock).

The Beatles.- “Please Please Me” (1963)
Por poner solamente uno de The Beatles, elegiré el primero. Representan mi infancia musical, el aprender a ponerme yo mismo los vinilos y los auriculares mientras mis padres dormían, elegir el disco que me apetecía escuchar (mi padre tenía casi toda su discografía). Me encantaban sobre todo sus juegos de voces.

Kiko Veneno.- “Échate un cantecito” (1992)
El primer disco que quise cantar/interpretar bien. Un disco fresco y sencillo que continúo escuchando a día de hoy y que siempre nos acompaña en la furgoneta para hacer más llevaderas algunas resacas.

Soziedad Alkoholika.- “Y ese que tanto habla…” (1993)
Tenía doce años cuando lo escuché por primera vez. No entendía nada, ni las palabras, ni el tipo de ritmos, ni los gritos… pero tenía alguna cosa que me decía “joder, esta peña es auténtica”. Uno de los grupos que más me ha marcado a nivel de pensamiento político junto a La Polla Records.

Saian Supa Crew.- “KLR” (1999)
Los descubrí en directo y me quedé de piedra. Sin renunciar al rap, trabajan un directo para bailar con muchísima musicalidad, sonoridades africanas y armonías de voces. Recuerdo verlos y pensar “quiero un grupo así”.

Sólo Los Solo.– “Quimera” (1999)
Para poner un disco de rap español, elijo este. Para mí es el mejor. Todavía suena fresquísimo a día de hoy. Un viaje sonoro y una forma de rapear y de escribir únicas, muy ligeras, que huían de la solemnidad. Y unos arreglos de scratch elegantísimos. Y claro, la música de Griffi.

Freestylers.- “We Rock Hard” (1998)
El primer disco de electrónica que me enganchó. Rapeados sobre bases bailables y bajos potentes, con mucho sintetizador y sin problemas a la hora de mezclar estilos musicales.