Da la sensación de que el destino es inevitable. Chris Cornell (1964-2017) ha seguido los pasos de los desaparecidos Kurt Cobain (1967-1994), Layne Staley (1967-2002) y Scott Weiland (1967-2015), abanderados de la generación grunge junto a –sobre todo- los supervivientes Eddie Vedder y Mark Lanegan. Algunos sucumbieron a las drogas, otros optaron por abandonar voluntariamente el mundo. El caso es que dejan casi huérfana a una generación que se enfrentó a la realidad desde la desesperación y la evasión. Pero tras ellos quedan unas carreras que han marcado –y continuarán marcando- a muchos aficionados al rock.

El grueso de la carrera de Cornell discurrió al frente de Soundgarden, aunque su legado incluye también lo que grabó junto a Audioslave o en solitario. El resultado fueron toneladas de talento, fruto de una personalidad que se distinguía en muchos aspectos de sus otros compañeros de generación. Aquí repasamos doce momentos que le definieron como músico.

1.- Soundgarden “Outshined”

Tras “Ultramega OK” (que cuenta con una reciente y lujosa reedición) y “Louder Than Love” (sin duda un favorito para todos aquellos que les descubrieron en aquel momento), el disco que realmente puso a Soundgarden en la primera plana de la actualidad fue “Badmotorfinger” (1991). En pleno auge del grunge y con la MTV atenta a cualquier movimiento de las bandas del género, el clip de “Outshined” exponía claramente las intenciones del grupo, con ese sonido que combinaba a Black Sabbath con The Stooges. Cornell estaba pletórico y su voz era la de un verdadero animal desbocado.


 2.- Soundgarden “Birth Ritual”

“Singles” y su banda sonora dibujaron el mapa de la escena grunge. Incluía canciones de Alice In Chains, Pearl Jam (con la inédita “State Of Love And Trust”) e incluso Paul Westerberg (The Replacements). Por supuesto, Soundgarden no podían faltar. Chris Cornell tenía un cameo en la película (la escena en la que Matt Dillon hace estallar los cristales del coche de su novia mientras suena “Jinx” de Tad) y Soundgarden aparecían tocando en directo “Birth Ritual”. Cornell también se estrenaba en solitario con “Seasons”, que años más tarde sería también protagonista de la película “El hombre de acero”.

3.- Soundgarden “Spoonman”

La banda quería crecer y no les faltaba ambición. Con “Superunknown” alcanzaron su cima creativa, dando forma a un disco equilibrado y mayúsculo a través de un total de dieciséis canciones. Producido por Michael Beinhorn, el primer single fue “Spoonman”. Una elección inusual, sobre todo por el concepto de la canción, con ese protagonista inesperado que toca con cucharas. En la letra nos hablan sobre los indios y sobre esqueletos que esperan ansiosos el sonido de sus cucharas.

4.- Soundgarden “Black Hole Sun”

Con más de setenta y nueve millones de escuchas en Spotify (este es un excelente medidor en la actualidad), “Black Hole Sun” ha sido la canción más exitosa de Soundgarden. En “Superunknown” la banda tocó nuevas teclas estilísticas, rebajaron la electricidad en algunos temas y, como resultado, hubo algunas piezas que pudieron sonar en la radio (caso de “Black Hole Sun”, “Fell On Black Days” o “The Day I Tried To Live”). Nuevas vías que amplían su discurso y dejan a la vista su enorme habilidad compositiva.

 

5.- Soundgarden “Pretty Noose”

No lo tenían fácil, el listón estaba muy alto. Sin embargo no tardaron mucho en publicar nuevo material (dos años separan “Superunknown” y “Down On The Upside”). Y consiguieron nota. “Pretty Noose” era un tema demoledor, con un inicio de lo más efectivo. Chris Cornell estaba en estado de gracia y fueron varios las grandes canciones del disco: la elegante “Burden In My Head” o la mucho más accesible “Blow Up The Outside World”, pese a su contenido depresivo.

6.- Chris Cornell “Can’t Change Me”

Chris Cornell tenía la necesidad de volar en solitario. Cubierta su etapa con Soundgarden, se sentía preparado para presentar canciones por su cuenta. Y lo cierto es que la estrategia le salió bien. “Euphoria Morning” era un disco notable. Lógicamente, Cornell potenciaba todavía más su voz como bien demuestra “Can’t Change Me”, con sus aires árabes y su tonalidad acústica. Curiosamente, como extra se incluía una versión del tema en francés. 

7.- Audioslave “Cochise”

Cuando nadie lo esperaba, Chris Cornell hiló una jugada maestra. Unió fuerzas con tres cuartas partes de Rage Against The Machine, se presentaron en sociedad como Audioslave y grabaron un disco de debut soberbio. A la larga, “Like A Stone” se convirtió por derecho propio en la pieza más codiciada, si bien la que abrió la veda fue “Cochise”. Para darle más bombo todavía, la presentaron en el programa de David Letterman y la tocaron en la calle por encima del cartel de entrada del Ed Sullivan Theater. Audioslave publicaron dos discos más: “Out Of Exile” y “Revelations”.


8.- Chris Cornell “Billie Jean”

Tras finiquitar sus días en Audioslave, Cornell volvía a la carga en solitario y lo hacía con puntería, con un disco como “Carry On”, en el que nos encontramos con dos canciones con mucho gancho. Una de ellas era la arriesgada pero acertada versión del “Billie Jean” de Michael Jackson, en la que daba buena cuenta de su versatilidad vocal. Otro tanto ganador era “You Know My Name”, que se incluyó en la banda sonora de “Casino Royale”, otro capítulo de la saga cinematográfica de James Bond. Desgraciadamente, los siguientes “Scream” –producido por Timbaland– y “Higher Truth” fueron verdaderos descalabros. 

 

9.- Soundgarden “Been Away Too Long”

Tras quince años las aguas volvían a fluir desde el nacimiento. Chris Cornell se unía otra vez a Kim Thayil, Ben Shepherd y Matt Cameron. Antes de la reunión hubo un aviso con la inédita “Black Rain” y el recopilatorio “Telephantasm”, que presagiaba ya lo que ocurrió: que Soundgarden firmaron “King Animal” (2012) un disco sólido y efectivo. Cameron contundente como siempre, Thayil con esos riffs cortantes tan característicos, Ben Shepherd como perfecto escudero y obviamente Cornell dando muestras de que tiene una voz privilegiada.

 

10.- Chris Cornell “Imagine”

Se cuenta que, de los nueve a los once años, Chris Cornell se refugió en la discografía de The Beatles que había descubierto en el desván de sus vecinos. Ese fue su primer acercamiento a la música, desde la perspectiva de los artistas clásicos del pop. Por eso no extraña que, cuando en 2011, publicó un disco acústico en directo incluyese –además de piezas de todos sus discos- un par de versiones (“Thank You” de Led Zeppelin, e “Imagine” de John Lennon). 

 

11.- Temple Of The Dog “Hunger Strike”

Seattle era un hervidero en los noventas, sobre todo a partir de la tormenta desatada por Nirvana con “Nevermind”, pero quien dinamitó a su manera esa escena fue Andrew Wood, líder de Malfunksun y Mother Love Bone y primera víctima del grunge. Chris Cornell, amigo íntimo y compañero de piso de Wood, decidió rendirle homenaje tras su muerte con este proyecto que formó junto a Mike McReady, Stone Gossard, Jeff Ament y Matt Cameron. Durante cuatro fines de semana grabaron un disco que se ha acabado convirtiendo en una de las piezas de culto más valoradas de aquellos años. En “Hunger Strike” participó Eddie Vedder como voz principal, con Cornell encargándose de los coros, y su intención era transmitirla como una declaración política. 

 

12.- Johnny Cash “Rusty Cage”

Aparte de “Outshined”, de “Badmotorfinger” destacaron otras canciones emblemáticas como “Rusty Cage” y “Jesus Christ Pose”. Precisamente de “Rusty Cage” hizo Johnny Cash una sorprendente versión, más desnuda que la original, pero igual de intensa. Apareció en “Unchained”, el segundo volumen de sus “American Recordings”, grabadas con Rick Rubin y que le dieron un nuevo aire a su carrera.