El espacio de Mahou 5 Estrellas volverá a perfilarse como una zona comprometida con la música rupturista y festiva.

Estilos se mezclan, difusos, en las calles y en los festivales. Es ahora, con la etiqueta y el imaginario de lo urbano de plena actualidad, cuando sonidos surgidos desde los márgenes se cuelan por primera vez en festivales y escenarios a los que nunca habían tenido acceso. Vibra Mahou dedica su espacio, en esta nueva edición del festival madrileño Mad Cool, a un completo homenaje a las bandas sonoras del cine quinqui y al sonido Caño Roto, que se verá representado por tres actuaciones sorpresa y, según afirma la compañía, icónicas del mismo.

Pasión, alma y cercanía son algunos de los valores con los que el espacio intentará, de nuevo, identificarse. Estas reminiscencias culturales no serán tan solo musicales: también habrá, por ejemplo, un escenario con forma de pista de coches de choque, lo que, visto lo visto, parece más que mero atrezzo. Este rupturismo contará también con DJs reconocidos dentro del estilo y de abanderados de lo neoquinqui como Txarli Brown o El Coleta. Tampoco faltarán las propuestas gastronómicas y, evidentemente, cerveceras.