La banda pospuso sus conciertos en Las Vegas después de que a su batería se le diagnosticara una extraña enfermedad.

La situación de Travis Barker, el batería de Blink-182, no mejora. La semana pasada la banda informaba de que el músico sufría de coágulos sanguíneos en ambos brazos, y parecía que mejoraba, puesto que salió del hospital el lunes pasado. Pero tuvo que volver a la mañana siguiente a raíz de complicaciones. Barker colgó en su cuenta de Instagram un comunicado médico en el que se especifica que, a partir de los coágulos, ha desarrollado trombofebilitis.

Según informa TMZ, el batería también padece una infección de estafilococo y de celulitis bacteriana. De momento está siendo tratado para que las infecciones no vayan a más, pero los médicos han comunicado que hasta mínimo el 1 de julio no podrá volver a los escenarios. Aun así, según fuentes cercanas al músico, Barker se encuentra bien de ánimos y agradece a sus fans todo su amor. Esperamos que se recupere pronto y podamos verle de nuevo en acción.