Ya se puede escuchar el tema que firman Thom Yorke y Flea para la banda sonora de “Motherless Brooklyn”, una película escrita, dirigida y protagonizada por Edward Norton que se estrenará en España el 15 de noviembre.

Thom Yorke ha aparcado momentáneamente las sonoridades electrónicas de “Anima” (XL Recordings/Popstock, 19), su último disco en solitario, para volver a su cara más acústica y melancólica. El resultado es “Daily Battles”, una balada al piano en la que se deja acompañar al bajo y a los vientos por Flea, compañero también de Yorke en Atoms For Peace. El tema forma parte de un 7” que verá la luz el 4 de octubre y que cuenta con una cara B de lujo: una versión de “Daily Battles” en clave jazz -como si fuera “una balada escrita por Miles Davis en 1957”, en palabras de Edward Norton- a cargo de Wynton Marsalis, Isaiah J. Thompson, Russell Hall, Jerry Weldon y Joe Farnsworth. Ambas versiones se pueden escuchar al final de esta noticia.

“Motherless Brooklyn” está ambientada en la Nueva York de los años 50 y sigue la historia de Lionel Essrog, un detective (interpretado por Edward Norton) que padece síndrome de Tourette y que investiga la muerte de su mentor y amigo, Frank Minna, interpretado por Bruce Willis. Tal y como explica Rolling Stone, “Daily Battles” suena en una escena sombría en la que Essrog regresa a su casa, y la primera mitad del tema pretende reflejar “las emociones deshilachadas del personaje, su lucha diaria y el aislamiento”. La segunda, en la que cobran presencia los arreglos de Flea, traduce al plano musical sus intentos de evadirse de la realidad fumando hachís y opio.

El propio Norton se ha deshecho en halagos hablando de la contribución de Thom Yorke y su sensibilidad musical, a quien llega a comparar en términos de agudeza y atemporalidad con la “profundidad melancólica y marcadamente política” de las canciones de Billie Holiday. “Thom es tan bueno a la hora de entrelazar la angustia personal y las políticas aplastantes de su tiempo […] la forma en que percibes en sus canciones la dificultad de aferrarte a tu propio espíritu en tiempos opresivos, y ese es en buena medida el problema que sucede en esta película, la soledad y la depresión y el racismo insnstitucionales”.