Dentro del hip hop en catalán empiezan a florecer nuevas generaciones cargadas de energía como la valenciana JazzWoman, que está revolucionando la escena incorporando influencias de soul, jazz, afrotrap, reggae, reggaetón y dancehall.

Sin lugar a dudas, el mensaje de JazzWoman viene de la calle, igual que su música, y de la influencia de una serie de artistas que han puesto en el mapa al hip hop del país. Su música es el altavoz de la lucha y la fuerza de las mujeres, y sus temas envuelven letras que expresan una visión propia de los problemas sociales contemporáneos y el malestar por una cadena opresora que no deja espacio alguno para la libertad de las personas.

Con el lanzamiento de su último videoclip “Moriré de sed”, dirigido por Pau Berga de Tresdeu Mèdia y con colaboraciones de Hien, AGS y Del Olmo, la cantante se vuelve a situar en el centro de las miradas. El desierto de Mazarrón, donde se grabó y, la actitud que se refleja en el vídeo, parece evocar al sentido de traición que se trasmite en la letra de la canción.

Este primer adelanto es el preludio de su primer disco físico, que verá la luz a principios del 2020. Después de su primer mixtape “Bagheera” (18), la cantante valenciana ya dejó claro que es uno de los nombres llamados a situarse al frente de la escena. Lo mismo demostró en su colaboración con ZOO, “Cançons d’ofrenda”, y cada vez que se ha subido al escenario con Periferia Norte o Machete en Boca.

Aquí puedes ver el videoclip de “Moriré de sed”: