Acaba de arrancar el año y ya podemos escuchar un adelanto de una de las colaboraciones más esperadas del panorama (más flamenco del) indie nacional, “Los Campanilleros” de Fuerza Nueva, el nuevo proyecto de Los Planetas y Niño de Elche, aunque ya se veía venir gracias a la poca discreción y las referencias comunes de ambas partes.

Las compañías del Niño de Elche no tienen fronteras mientras su autenticidad siga presente. Si hace unas semanas le escuchábamos a la guitarra con C. Tangana en el bolero “Un veneno”, ahora une fuerzas con Los Planetas para formar Fuerza Nueva (valga la redundancia). El sonido característico del “Omega” (El Europeo, 1996) de Enrique Morente y Lagartija Nick se deja ver también en este tema, aunque con dejes más oscuros y propios del post-rock y con guitarras planeteras como ruido predominante. El primer adelanto del disco, que se estrenó ayer en El Paíscontiene referencias religiosopolíticas, un camino ya indagado tanto por los granadinos como por el ilicitano.

Grabada en abril del año pasado en el Refugio Antiaéreo, el estudio en Granada regentado por Los Planetas, esta canción rebosa por todos los costados –desde la portada creada por Javier Aramburu, que reza “Producto español”, al último clip del videoclip, ideado por el cineasta Andrés Duque– esa dualidad que tan bien saben jugar todos los artistas implicados en este proyecto; por un lado, una España tradicional y religiosa y por otro, la más política y libertaria. Tanto es así que esta primera muestra de lo que será un LP es una reinterpretación de “Los campanilleros”, un tema con origen en el imaginario religioso y próximo a las festividades invernales. Pero el mensaje no se podía quedar ahí.

Aunque el primer flamenco que grabó esta canción fue Manuel Torre, fue la Niña de la Puebla quien la hizo popular. Además de por su canto entrañable y su letra bucólica, hay otra historia mitificada detrás, probablemente la más interesante. Se dice que durante la Segunda República y la guerra civil la Niña de la Puebla cantaba esta canción con una letra afín a la causa republicana y libertataria. En los actos de CNT el público le pedía “la otra letra”, la de los “Campanilleros de la libertad”, que incluía citas como “Y en la cárcel están sin comida los anarquistas que un día, a la España esclava querían libertar”, y según investigaciones de miembros de CNT provenían de las viñetas de los grabados de Manuel Torre.