La artista Bebe ha ganado un pleito que la desliga de las obligaciones contractuales abusivas a las que le sometía la firma Trovador Ediciones, S.L.

La cantante María Nieves Rebollo, conocida artísticamente como Bebe, estaba sometida a un contrato que su propio abogado ha catalogado de “leonino y comparable a un régimen de semiesclavitud artística”. Según ha informado José Antonio Hernández para El País, la cantante nacida en Valencia estaba ligada con la firma desde 2003. El pacto la obligaba a grabar 5 discos en el plazo máximo de 10 años, además de que la empresa se reservaba la libre elección de retirar las canciones de los discos grabados que no le gustasen.

De hecho, no fue ni la misma Bebe la que denunció el trato desigual, fue la misma compañía quien en 2015 demandó a la cantante por en 16 años solo haber compuesto 3 discos. Trovador le recordaba que tenía la obligación de hacerlo por contrato y además la exclusividad de su trabajo, es decir, que no podía sacar discos en otra compañía sin hacer esos 5 discos para ellos antes.

El caso es que se le ha girado en contra a Trovador. Tal y como indica El País, en la sentencia el juez indica que “se trata de un encargo que excede en mucho de la creación de una obra concreta o de una pluralidad de obras […]. Debe entenderse que el encargo formalizado entre las partes en el año 2003 es nulo de pleno derecho en cuanto es contrario al orden público constitucional y a las normas imperativas reguladoras de los límites de la cesión de derechos”.

Así, el juez considera “nulo de pleno derecho” el contrato entre la artista y su compañía por su excesiva duración. Una sentencia inaudita y pionera en España. Por el momento Bebe se libera de un contrato catalogable de feroz, aunque la sentencia aún puede ser recurrida ante una instancia superior.