Aitor Ochoa & Mad Mule, banda surgida de las cenizas de Soul Gestapo, presentan el próximo viernes 1 de junio su primer LP “All These Words Will Die Before The Morning”. La cita es en Los Picos de Liérganes desde las 22:00h, con entrada de 10€ (15€ con el LP incluído).

Aitor Ochoa lleva mas de 20 años editando discos y pateandose escenarios dentro y fuera de España. 
Lo hemos podido ver liderando mas de 10 años a Soul Gestapo, quizás la banda con mas repercusión internacional jamas salida de Cantabria, la prueba de ello es que incluso bandas de USA hacen versiones de temas suyos (The Buzz Killingtons, Alabama). También como guitarrista, bajista o incluso batería de otra de gran banda de rock cántabra, Los Tupper. Otras veces forma parte de The Secrets, la banda del mítico australiano Johnny Casino, con los cuales ha girado por extensamente por Australia y Europa. Como invitado lo hemos podido ver desde con sus paisanos los Deltonos , Javier Escobedo (the Zeros) o los mismisimos Radio Birdman.

Tras dar por finiquitados a Soul Gestapo, lo encontramos en un nuevo formato, usando su nombre mas banda de acompañamiento: Aitor Ochoa & Mad Mule. En Mad Mule encontramos a Luis Ibáñez al bajo (También guitarra en Pulsebeats), a David González “Fuzzio” (guitarrista de Idolos de Extrarradio) y a Fernando Chiquito a la batería (Smooth Beans, Los Puzzles).

Con ésta formación adaptan un puñado de canciones nuevas, las cuales surgen de un primigenio formato acústico, y deciden grabarlas prácticamente en directo en los Estudios Cubex, Mompía, propiedad de Javier García Escudero, el cual se pone a los controles. Escudero es un mas que reputado guitarrista y productor cántabro que acaba de volver a Cantabria tras su paso por Berklee College of Music de Boston y trabajar en grandes estudios de USA.

El resultado del trabajo realizado durante unos pocos días y alguna que otra larga noche, es “All These Words Will Die Before The Morning”, primer disco de la banda, el cual vera la luz en formato vinilo 12’’ a finales de Abril, en su propio sello, Magnolia Recording Co. (en claro homenaje al desaparecido Jason Molina).