“Sonamos un poco como Internet… hay mucha mierda que se filtra por ahí”
Entrevistas / Tropical Fuck Storm

“Sonamos un poco como Internet… hay mucha mierda que se filtra por ahí”

JC Peña — 18-11-2019
Fotógrafo — Jamie Wdziekonski

Gareth Liddiard no bromeaba cuando me decía hace pocos años, a propósito del último disco de The Drones, una de las bandas más intensas del planeta, que aspiraba a hacerse más raro. El abigarrado cóctel psicotrópico de “Braindrops” (Joyful Noise, 19), el segundo disco de Tropical Fuck Storm, no deja dudas. Conversamos con él vía email, porque está en plena gira norteamericana, pero el sarcasmo marca de la casa llega intacto. Estos días podremos disfrutar de su directo volcánico en Barcelona, Bilbao, Madrid, Alicante, Valencia y Donostia (tienes las fechas al final de esta entrevista).

¿Cómo están yendo los conciertos en Estados Unidos?
Bien. Se están vendiendo todas las entradas, lo cual es bonito.

Veo que ibas en serio cuando me decías hace unos años, respecto al último disco de The Drones, que te veías haciéndote más raro en lugar de más normal, en lugar de seguir con la fórmula de “banda de rock”. ¿La intención con Tropical Fuck Storm es llevar esto al límite?
The Drones se estaban haciendo viejos. Se hacía difícil ir hacia delante en cualquier sentido de la expresión. TFS significa que podemos hacer cualquier cosa sin toda la mierda que implica tener una larga historia detrás. Con TFS todo puede ser nuevo.

Sacáis este segundo disco sólo un año y medio después del primero. ¿Queríais aprovechar el momento o la química que habéis encontrado en directo?
Queríamos que la mierda siguiera yendo hacia adelante, porque todo se mueve muy rápido en Internet. No puedes dormirte en los laureles. Además, los putos King Gizzard sacan un nuevo disco cada cinco minutos y nos hacen quedar como unos vagos si no seguimos su ritmo. Vinieron a nuestro estudio y hicieron ese disco, “Fishing For Fishies”, en tres días. Luego grabaron otro disco en otro sitio como dos semanas después. Están locos. Sí, la química es siempre importante, pero con un poco de experiencia, puedes anticipar que la vas a tener. Si soy bueno en algo, es en juntar músicos y sacarles mierda interesante.

¿Cómo enfocasteis musicalmente “Braindrops”? Escucho un filo experimental casi post-punk. ¿Os inspiraron grupos de culto como The Pop Group?
Me puse a escuchar a The Pop Group hace sólo seis meses. No oigo mucho rock. La música clásica del siglo veinte es lo que más me llama. Es la mejor. No digo que sea la más apropiada, no la vas a poner en tu fiesta de cumpleaños de los 21, pero generalmente es la mejor.

“Nunca he pillado la lógica de escuchar a alguien como Hendrix, decir ‘Joder, qué original, por eso le admiro’, y a continuación copiarle”

¿Crees que tiene un tono más “psicodélico”?
“Interstellar Overdrive” (la canción de Pink Floyd) es “psicodélica”. No entiendo la manera en que se ha reciclado el término.

Con vuestra música me viene a la cabeza un dramaturgo español, Valle-Inclán, que decía que la única manera de comprender la realidad española era usar un espejo deformante. ¿Hacéis algo parecido con vuestras canciones?
Era un tipo listo.

Me parece meritorio que hagáis música tan personal en un momento en el que se copia tanto. ¿Cómo planteáis el proceso de componer?
Nunca he pillado la lógica de escuchar a alguien como Hendrix, decir “Joder, qué original, por eso le admiro”, y a continuación copiarle. ¿Cómo se puede hacer algo tan tonto? Haz tu movida, y si no puedes, que la música sea un hobby. No tengo nada contra los hobbies, pero apártate del puto camino de los músicos de verdad. Cualquiera que haya sido bueno en algo siempre fue percibido como un desastre y un chiflado cuando empezó. Cualquier músico que te guste recibió el mismo tratamiento. Viéndoles de atrás adelante, parecen friquis e idiotas. Si les ves desde la perspectiva del presente, parecen muy listos y son parte del mainstream. Por ejemplo, Van Gogh. No digo que nosotros seamos Van Gogh, sólo digo que se supone que tienes que hacer mierda nueva.

El humor (negro) es una parte sustancial de vuestra propuesta. Se ve sobre todo en los vídeos. ¿Qué importancia le dais?
Sin humor = Suicidio.

“The Planet Of Straw Men” es una de las mejores canciones del lote, o de mis favoritas. Tengo entendido que está inspirada por las redes sociales y la idiotez global que promueven. ¿Es éste uno de los “temas” del disco?
Creo que las redes sociales promueven la estupidez. Mira Twitter, por ejemplo. Es 1985. Alguien te pregunta sobre un asunto determinado. Le respondes: “Lo siento, no sé sobre eso. No estoy cualificado para hacer ningún comentario”. Ahora, estamos en 2019. Lees sobre algo en Twitter en 140 caracteres. Estás en Twitter, que es un medio de opinión, así que te ves obligado a opinar, no tienes otra opción en realidad. Así que escribes cualquier gilipollez desinformada sobre un asunto sobre el cual no estás cualificado para opinar, como hizo la última persona en el Tweet sobre el que has tuiteado. Pero parece que está bien porque es Twitter. Te crees tan autorizado como el Presidente de los Estados Unidos o un científico del clima. Salvo que no lo eres. Luego Twitter vende tus datos por millones y los jefes de Twitter se van de putas en yates amarrados en Mónaco. Y tú estas atrapado currando en McDonald’s.

Me gustaría hablar también de “Maria 62” y “Maria 63”. La primera es tierna, la segunda cierra el disco de forma épica.
Antes de componer esas canciones descubrimos la lista de todas las canciones del universo que se llaman “Maria”, y ¡titulamos esos nuevos hits con el número correspondiente en la lista! “Maria 63” es sobre una bruja médium nazi inmortal que se llamaba Maria Orsic. Aparentemente era la líder de la sociedad Vril y amiga de Hitler, y recibía telepáticamente los diseños para las máquinas que Hitler terminaba convirtiendo en submarinos o para volar alrededor de Júpiter. Al final de la II Guerra Mundial vivía en otro planeta llamado Aldebarán. Todo son gilipolleces conspiranoicas, claro, pero muchas personas de la alt-right se las creen. Si ves su foto en Internet, la mayor parte de las veces es una foto de Kate Moss con Photoshop y uniforme nazi. En “Maria 63”, una agente del Mosad disfrazada de periodista viaja a Buenos Aires para encontrarla. También se basa en “Ave Maria”, puede que sea la canción de amor más enrevesada de la Historia del planeta Tierra, quizá.

Estamos en un momento en que ciertos discos “políticos” acaban siendo aburridos o tópicos. ¿Cuál es vuestro enfoque?
Los listillos pedantes te dirán que levantarte y hacerte las tostadas por la mañana es político. Pero no lo sé. Hemos tratado de hacer unas cuantas canciones de amor, pero luego resulta que fueron como todo lo demás. Supongo que lo aburrido viene cuando todo el mundo piensa que está bien tostarle la oreja a los demás. Eso es aburrido. Es más divertido asumir ideas raras y tirar del hilo. Sonamos un poco como Internet… Hay mucha mierda que se filtra por ahí.

Siendo un grupo con un sonido único, ¿os cuesta ver otros grupos que van a lo suyo? ¿Crees que faltan más grupos audaces o con personalidad propia?
La trayectoria de la gente que hace música continúa. Hay muchísimas bandas cojonudas sacando música hoy. También hay muchas que son una mierda. La tecnología siempre posibilita hacer cosas nuevas, así que no veo peligro de que lo único o lo original se agote. Además, la gente expresando cómo se siente ante el mundo o lo que pasa en su cabeza va a ser siempre distinta: ahí es cuando la mierda se hace interesante.

Volvéis a España en noviembre. ¿Qué podemos esperar de los conciertos? ¿Os resulta especial venir por aquí?
Lo mejor que puedes hacer en la vida es tener expectativas muy bajas sobre todo. Nuestro último viaje a España fue cojonudo. Tocamos en dos festivales, lo cual fue genial, pero nos apetece mucho volver a tocar en salas. Y comer un montón de tapas.

En su momento, montasteis vuestro propio sello (Tropical Fuck Storm Records) porque nadie quería sacar el último disco de The Drones. La situación ha cambiado con Joyful Noise. ¿Han mejorado las cosas?
Supongo que Internet jodió la industria musical tal y como era. Pero también, como resultado de ello pasaron un montón de cosas buenas. Los sellos con los que estamos ahora son increíbles, nos apoyan mucho y son transparentes, lo cual para los artistas es estimulante. Hoy es más fácil conectar con comunidades raras de todo el mundo a las que les puede molar lo que hacemos. Eso solía ser más difícil antes.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.