“Somos conscientes de lo afortunados que somos”
Entrevistas / Miss Caffeina

“Somos conscientes de lo afortunados que somos”

Manu Pernás — hace 3 años
Fotógrafo — Archivo

Alberto Jiménez acaba de ser uno de los protagonistas del festival Sonorama, pero Miss Caffeina continúan adelante, así que aprovechamos la ocasión para entrevistar a su líder y voz principal con la intención de descubrir en qué andan metidos desde “Detroit” (Warner, 16).

No se puede empezar la entrevista sin preguntarte por el momento por el que estáis pasando. ¿Satisfacción? ¿Cansancio tras la vorágine festivalera? Todavía os quedan un par hasta octubre.
Es uno de los mejores momentos de la banda, profesional y personalmente. El disco, el single y la gira están funcionando genial y todo está más ordenado. Estamos paradójicamente más tranquilos y quizás disfrutamos mucho más ahora que antes. Somos conscientes de lo afortunados que somos. No sentimos cansancio como tal. Sentimos cansancio físico cuando tenemos muchos conciertos seguidos… pero lo estás disfrutando tanto que no es nada que no se pueda llevar bien.

De momento, más allá de octubre, no hay fechas para directo. ¿Terminará ahí o tendremos una gira como tal? Suponemos que os veremos en formato sala. ¿Cómo planteáis el show? ¿Misma dinámica? ¿Alguna novedad?
La gira de salas se está preparando y a finales de verano anunciaremos las fechas. La temporada de festivales es cada vez más larga, así que tenemos hasta octubre en este formato. Las salas nos las planteamos de forma diferente. Es un público que va a verte a ti, que paga una entrada. Es tu público, así que podemos permitirnos tocar el disco entero, rescatar canciones de los anteriores e incluso preparar alguna sorpresa. La verdad es que nos apetece mucho porque en cuanto salió “Detroit” empezamos directamente con los festivales. La conexión es obviamente diferente.

En nuestra crónica del Sonorama te hemos nombrado “padrino” de la edición de este año porque estuvieras donde estuvieras daba la sensación de que ibas a aparecer cantando de repente en algún escenario. ¿Qué tal la experiencia? ¿Ilusión por ese “Resistiré” con el Dúo Dinámico? ¿Alguna anécdota más de la ruta por los festivales?
Vamos… que estuve hasta en la sopa, para ser más claros (risas). La verdad es que ha sido mi festival favorito este año. La experiencia de tocar por sorpresa en la Plaza del Trigo fue increíble. Hay mucha energía en esa plaza, fue un chute de electricidad muy grande. La experiencia con el Dúo Dinámico fue genial y muy divertida. Además canté con ellos una de mis canciones favoritas de una de mis películas favoritas, o sea que imagínate. Fueron muy cariñosos con nosotros y son todo un ejemplo a seguir. Estaba un poco cagado, pero la actuación salió genial. Y, para terminar, cerramos el escenario principal el viernes. Yo tenía miedo de que la gente, como era muy tarde, se fuese a dormir… pero allí estaban: aguantando y dándolo todo. Estaba hasta la bandera. La experiencia del Sonorama este año ha sido de lo más completa. Hay millones de anécdotas, pero son bromas internas que tal vez la gente no pille. Siempre, cuando pasa algo, pienso: esto lo voy a contar en la próxima entrevista. Pero luego se me olvida.

Empezáis vuestros directos con “Venimos” del disco anterior. Musicalmente parece un buen enlace con el sonido de “Detroit”. ¿Casualidad o intención?
Nunca hacemos nada por casualidad. Somos muy metódicos y está totalmente pensado. “Venimos” es la canción de enlace entre este disco y el anterior y el tema que nos hizo tener más claro que íbamos a repetir la producción con Max Dingel, así que está muy bien para abrir y seguir con Detroit. Además es un tema que fue single y que la gente conoce, con lo que el efecto es atronador.

A nivel de estética hay un cambio importante. Ya no vemos el característico antifaz que te cubría los ojos. Vemos mucho color, baile… También se nota un cambio de actitud sobre el escenario. ¿Hay una dirección escénica, hay improvisación, son las propias canciones las que te llevan a actuar de determinada manera sobre un escenario?
Si te soy sincero me siento mucho más libre ahora. El repertorio se presta a ello y con los años me he ido quitando mucha tontería que tenía. Nos gusta que cada disco tenga un concepto y una estética y este es un disco lleno de luz. Eso se tiene que notar en el escenario. Nos apetece bailar y lo hacemos. También somos más conscientes de cómo funciona todo en un show: qué funciona mejor, como llenarlo. Como te decía antes, disfrutamos mucho más ahora, estamos menos contenidos.

Ya es de sobra conocido que durante la gira anterior el grupo sufrió un momento de desgaste. Ahora estáis tocando más que nunca. ¿Vendrá otro parón? ¿Pensáis ya en hacer nueva música o vais a dejar reposar “Detroit” porque pensáis que tiene cuerda para rato?
La gira durará más o menos hasta final del próximo verano, pero no sabemos cómo de largo va a ser el parón de después. Será lo que necesitemos, como hicimos la última vez. Cuando acabe la gira y paremos empezaremos a plantearnos el próximo disco. Antes no. Obviamente vamos componiendo a lo largo del tiempo pero ahora estamos centrados en la vida de “Detroit”.

Muchos no comprenden el cansancio que provoca el trabajo del músico. ¿Qué es lo más agotador y qué te empuja a seguir en esos momentos? ¿Hay algo que motive o es el propio trabajo, que tiende a echarse de menos?
Es cansado. No más que otros trabajos, no nos gusta quejarnos porque estamos viviendo lo que siempre hemos querido. Lo que nos pasó durante la gira anterior fue porque todos manteníamos nuestros trabajos, pero ahora ya vivimos de la música. Es cansado todo lo que rodea al concierto: el viaje, las pruebas… pero es tan gratificante que se te olvida todo. El otro día, en el Sonorama, me puse enfermo antes de salir al escenario. Estaba tumbado en el camerino pensando “joder, no voy a poder”. Pero sales y se te pasa todo. La adrenalina puede con todo. Lo más motivador son las caras de la gente, la ilusión, el sentir que perteneces a ese sitio y que lo disfrutas. Pero a veces también está bien parar y echarlo de menos, como todo en la vida.

“Aparte de músico soy muchas cosas más y tengo opinión como todo el mundo. Si no hiciese entrevistas o no estuviese en las redes sociales quizás no sabrías nada de mí más allá de lo que hablo en las canciones, pero eso no es una realidad”

Preparáis nuevo single, “Oh! Sana”, con vídeo para finales de septiembre. Para algunos la temática del tema no estará clara. ¿Sientes que es un single arriesgado? ¿Sabes algún detalle del video? ¿Tendrá que ver con la letra o tomaréis el camino de la metáfora?

“Oh Sana” habla de cómo la educación en la fe católica puede fragmentar, separar y dividirnos en pecadores y no pecadores. Más concretamente está enfocado en el tema de homosexualidad. Habla de todo a lo que tienes que enfrentarte cuando vives en un país, en una época o incluso en una familia educada de este modo. Es un tema muy antiguo y manido, pero queda mucho por recorrer aún… más con todos los casos de bullying y suicidios infantiles últimamente. Es un tema que, hablando claro, nos toca mucho las pelotas. El vídeo mantendrá la temática aunque no nos gusta ser demasiado explícitos. Somos más de sugerir.

¿No crees que a estas alturas la sexualidad de los miembros de los grupos ya debería dar igual? Porque te siguen preguntando por ello… y por el tinte rubio. ¿Llega a cansar que te pregunten por lo extramusical o lo aceptas como parte del trabajo?
Es una cosa que hablamos muchas veces. Que se interesen por lo personal, que no por lo íntimo, a mí me parece normal y siempre ha pasado. Me interesa saber cómo es el artista al que admiro, saber qué piensa, cómo vive, en qué cree… entiendo que haya gente a la que no, pero yo soy muy mitómano. Me parece curioso que me pregunten sobre mi sexualidad pero no me molesta. Creo que cuando tienes algo de repercusión también tienes una responsabilidad. Si que yo lo lleve con naturalidad sirve para que alguien lo vea como algo natural, voy a utilizar ese poder. De todas formas, cuando hablo de mis canciones también te estoy contando algo muy personal, así que no veo demasiada diferencia.

Dejando aparte “Mira como vuelo” y “Oh! Sana”, ¿en qué canciones notáis que el público en directo se viene más arriba?
“Ácido”, “El rescate”, “Titanes”… la verdad es que en general las canciones de este disco funcionan bastante bien en los directos, pero notamos cuáles son las favoritas de la gente. Eso está muy bien para testear cual debe ser el próximo single y hacer modificaciones en el repertorio.

Eres cameo de lujo en el clip de “Caída libre” de Zahara. Sabemos que ha hecho coros y palmas en “Detroit” pero, ¿escucharemos algún día una colaboración uno a uno creada en un estudio ahora que compartís no sólo amistad, sino parte de equipo técnico y artístico? Parece un camino natural…
En realidad ya lo hicimos. Grabamos “Calidosférico” para nuestro Ep “Magnética”. Es anterior a nuestro primer disco, así que hay mucha gente que no sabe que existe. Está en Spotify para quien quiera escucharlo. Hemos colaborado de todas las formas posibles. Es genial contar siempre con Zahara, es nuestra amiga.

Respecto al disco, durante estos meses habláis de que este es vuestro disco más pop. Sin embargo, dentro del pop os movéis por corrientes de hace décadas. ¿De dónde viene esa inspiración? ¿Qué artistas que hacen un tipo de pop similar al que hacéis ahora te parecen interesantes?
Quizás nunca acertamos a la hora de poner un género a nuestra música porque podemos verlo de una forma muy distinta a como lo ve el resto del mundo. En este disco han salido influencias que siempre hemos tenido, pero que no habíamos dejado salir hasta ahora. Tiene mucho de Michael Jackson, por ejemplo. Más bien de la influencia que tenemos de él. De Madonna, New Order… cosas que siempre hemos escuchado. Incluso podría decirte Mecano o Tino Casal si nos quedamos en España. Como es difícil ponerle género internamente a nuestra música, también lo es ver quién está haciendo algo parecido, pero nos gusta mucho el nuevo disco de Mucho, Fuel Fandango… Si nos vamos a lo internacional podría nombrarte a Roosevelt. No sé, escuchamos de todo, pero últimamente estamos más interesados en el pop.

Hablando de otros artistas. ¿Qué opinas de los fans caducos de artistas que un día dan un giro en su dirección artística o lanzan nueva música que no les gusta y se pasen al bando de la crítica más dura?
Lo de poner a parir nunca lo he entendido muy bien porque yo intento no gastar mi tiempo en cosas negativas. Sí entiendo que a un seguidor no le guste un disco y se desconecte de ti. Es el riesgo que corres cuando haces la música que quieres, que puede no gustarle a todos.

¿De quién has sido o eres fan que haya sacado un disco que no te gustase nada pero el siguiente o siguientes te hayan encantado?
Hay discos de Bowie que no me gustan y otros que me apasionan. Me ha pasado con Madonna y su disco “MDNA”, que luego lo arregló con “Rebel Heart”. Me ha pasado con mi adorado Iván Ferreiro: me desconecté hace dos discos y este último me volvió a enganchar. Es totalmente normal.

Tras mucho hablar de esa nueva producción más pop que quizá a muchos fieles podría desencantar, ¿se ha acabado el miedo a que os ocurra eso, ya con “Detroit” a la espalda durante meses?
Nunca hemos tenido miedo a eso. De hecho nos parece mucho más emocionante. Por eso no creo que hagamos dos discos iguales. Nos aburriríamos mucho. Siempre está la cosa, cuando el disco está hecho, de: ¿qué pensará la gente? ¿Les gustará? Pero nunca esa incertidumbre nos ha marcado el camino.

¿Las letras de este disco esconden muchas metáforas? “Gladiador”, aunque sea sexualmente explícita, podría ser la historia de un grupo o artista que pasan por un momento en el que le dicen “no”, que hay muchos delante que son su prioridad y que no es su momento. ¿Me equivoco mucho?
Totalmente equivocado (risas). Esa es la magia de las canciones, que cada uno puede aplicárselas como le venga bien o como crea. Utilizamos mucho las metáforas y las imágenes, así que esto suele pasar. “Gladiador” habla de cuando se acaba la química sexual en una relación. El que no la ha perdido o va a diferente ritmo siente algo que es lo que se describe en la canción. Así que fíjate, no tenía nada que ver. Me encanta eso.

Ya estáis dentro de la radiofórmula y casi por sorpresa. ¿Da vértigo? ¿Ayuda realmente a un artista sonar en la radio, en la radiofórmula de hoy? ¿Crees que podría estar resucitando esa radio musical que había hace diez o doce años, en la que no todo era canción tras canción?
Nuestra llegada a la radiofórmula ha sido una sorpresa incluso para nosotros y la verdad, estamos encantados. Siempre hemos pensado que cuanta más gente escuche nuestra música mucho mejor. Sinceramente, creo que la radio está cambiando mucho. No se podía ignorar por mucho más tiempo a la generación de música que estaban dando de lado y que a tanta gente mueve. Recuerdo escuchar en la radio cuando era pequeño a Nirvana y a Kylie Minogue. Ese es el mundo en el que quiero vivir. Es nuestro mundo. Así que estamos encantados de pertenecer a ese cambio.

No os vemos actuando en televisión, al menos en la televisión generalista (salvando excepciones en la televisión pública?. ¿Por qué la radiofórmula os da la mano y la televisión no?
Yo viví la época “Rockopop” y posteriormente “Música sí” y “Séptimo de caballería”. Lo echo de menos porque ponía la música en otro nivel en la televisión. Eran nuestros “Top Of The Pops”. Supongo que esto también cambiará. De hecho hay alguno de esos programas que va a volver en breve, o sea que no está todo perdido. El problema es que actualmente tienes que ser mucho más mediático para salir en televisión.

Decís que vuestro éxito viene de trabajar mucho y desde abajo. Cuatro epés y un tercer largo que ya tiene casi medio año de recorrido os avalan. Hay un montón de artistas emergentes que tienen un hit, parece que una carrera con gran futuro y de repente, desaparecen. ¿Qué crees que ocurre? ¿Cuál es la fórmula? ¿Esfuerzo, trabajo, suerte o una mezcla?
Tengo amigos que empiezan en la música, me preguntan y la verdad es que no sé bien que contestarles. Supongo que es una mezcla de todo. Nosotros siempre nos planteamos nuestra carrera como algo a largo plazo. Nunca buscamos el éxito inmediato. Preferimos fijarnos en carreras que han ido creciendo a lo largo de los años. Siempre tuvimos muy claro que esto no era un pasatiempo, sino un proyecto de futuro. Nos lo tomamos muy en serio desde el principio y planeamos todos los pasos meticulosamente. Pero te digo una cosa: si las canciones no hubiesen conectado con la gente, de nada hubiese servido. Tener buenas canciones es lo más importante de todo, no hay más trucos ni fórmulas. Hay gente que sale a la palestra por otros motivos, pero nosotros no tuvimos esa “suerte”. Ahora miramos atrás y nos sentimos orgullosos del trabajo que hemos hecho. Creo que, aunque me haga sentir mayor, pertenecemos a otra generación en la que hacer funcionar a tu banda era bastante diferente a lo que pasa ahora.

¿Cómo es trabajar con un grande como Max Dingel? ¿Cómo es en las distancias cortas? Dicen que metódico, exigente y con gran capacidad de concentración.
Es una gozada. Es muy germánico, con mucha disciplina pero sin tensar la cuerda. Es de las personas más divertidas que conocemos y cada vez que hemos grabado con él para nosotros ha supuesto un aprendizaje. Hemos conectado desde el principio. Tenemos una visión de la música y de la industria muy parecida, de lo que mola y lo que no. Cuando le conocimos estábamos un poco acojonados por su trayectoria y los discos que había producido, pero él no da más importancia a unas bandas que a otras. Se implica de lleno en todos sus proyectos y ha sido la pieza perfecta para que todo encajase en nuestras canciones. Le estamos infinitamente agradecidos.

Escribes para otros artistas. Has recibido síes y noes ¿Lo haces solo para grandes artistas con composición abierta o para cualquiera? ¿Qué tal sienta recibir un ‘no’ y qué tal sienta recibir un ‘sí’?
Soy bastante desastre para esto, porque no hablo con mi editorial y pregunto: “¿qué tienes?”… sino que van surgiendo. Amigos que trabajan en la industria me lo proponen y yo lo hago. Siempre pienso que es muy difícil que elijan mi canción y no le doy más importancia para que, si me dicen que no, no me afecte o me lo tome mal. La verdad es que luego salen cosas como las canciones que he compuesto para el musical de “La llamada” y la serie “Paquita Salas” y estoy muy feliz. Pero si me dicen un ‘no’ tampoco es el fin del mundo. Esas canciones quedan guardadas para otro proyecto.

¿Os sentís ya un grupo que puede gustar a unos y a otros?
Creo que siempre hemos sido un grupo muy accesible, pero notamos que con “Detroit” esto se ha hecho una realidad. Para nosotros el objetivo de hacer música es conseguir que cuanta más gente conecte con ella, mejor. Si tienes la capacidad de hacerte entender entre varias generaciones es un lujo que nos encanta. Quizás eso también haga que nuestra carrera sea más longeva. No vemos nada negativo. El elitismo en la música nos parece una auténtica gilipollez.

Empiezas a parecerte a esos artistas que se meten a opinar sobre cualquier tema, serio o superfluo, sin pensar en la repercusión que pueda tener. ¿Te ponen freno al entrar en terrenos pantanosos? Al público suelen gustarle los músicos que se mojan pero, ¿crees que si eso llega a ocurrir en exceso puede empañar la vertiente musical?
Aparte de músico soy muchas cosas más y tengo una opinión como todo el mundo. Si no hiciese entrevistas o no estuviese en las redes sociales quizás no sabrías nada de mí más allá de lo que hablo en las canciones, pero eso no es una realidad. Como te decía antes: siempre he admirado a artistas que tienen una opinión, que se arriesgan a tener una opinión impopular y que a veces son incomprendidos… pero que no dejan de ser naturales, que es lo que hace que la gente te vea como un todo. No quiero ser solamente cantante, creo que el arte es muchas cosas más, es un todo. Ha habido alguna vez que me he frenado por mis compañeros y la gente que trabaja con nosotros, pero lo he sacado por otra vía. Cuando eres algo popular tienes el privilegio de tener un altavoz más grande para defender las cosas en las que crees. Sería un imbécil si no lo utilizase.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies