No sólo son el grupo más longevo del rap español, también son uno de los más respetados e importantes de su historia. Zatu y Óscar, Óscar y Zatu, vuelven con Redención (BOA, 2018) con un puñado de buenas canciones que nos recuerdan a sus mejores tiempos. Porque siempre hay tiempo para redimirse.


Empecemos fuerte. Año 1999, SFDK publica su primer disco; año 2018, SFDK publica su ¿último disco? ¿Qué hay de cierto en que Redención pueda ser vuestro último álbum editado?
Lo hemos pasado mejor que nunca creando este disco, pero al “finalizarlo” comenzó la tarea realmente dura. Portadas para cada single que subíamos a Spotify. Los vídeos para Vevo con los audios y las letras de cada canción (antes que lo suban a otro canal), el trabajo de oficina en redes sociales. Es muy cansado para alguien que solo quiere dedicarse a hacer música. Para colmar esta sensación llegó la hora de preparar los temas que entrarían en la nueva gira y ¿qué pasó? Que no nos caben, tendríamos que hacer show’s de tres horas. Después de tantos años acumulando canciones de una época y otra, es difícil juntarlas todas en una hora y media. Tenemos singles de sobra como para estar todo el concierto soltando “clásicos”. Llegamos a la conclusión de que no nos es necesario hacer más discos. Que no necesariamente quiere decir que dejemos de hacer música.

No sabemos qué será del rap sin SFDK, pero tampoco que será de SFDK sin el rap. ¿Qué proyectos o razones pueden provocar este cambio de guión en vuestra carrera?
Tenemos planes para diez años y todos relacionados con la música. Tenemos en la cabeza otro tipo de show’s y más proyectos que no podemos adelantar para que no se nos adelanten.

Redención nos suena a arrepentirse, a redimirse, a resentirse. ¿Tienen Zatu y Óscar más cosas de las que arrepentirse que de las que enorgullecerse en su carrera o por qué este nombre?
Tenemos más cosas de las que sentirnos orgullosos. Muchas más. Pero somos inconformistas por naturaleza y no es un arrepentimiento como tal, pero si un intento de subsanar algo. Artísticamente era buscar la perfección, al menos momentánea en las obras que estábamos creando. Y personalmente, en la parte lírica, me he quedado muy a gusto con todo el contenido. No siempre he sido buena persona y no siempre he sabido decir las cosas como tenía que decirlas. Aún me queda por aprender, pero he dado un paso en la dirección correcta.

Buscar el título al disco ha sido lo más complicado del proceso. Veníamos de un disco que se llamó: Sin miedo a vivir. Es imposible superar eso. Muchísima gente lleva esa frase tatuada, es un puto lema vital. Entre los cientos de descartes, Belin, quien hizo la portada y mi cuñada (milenial y consejera) nos ayudaron a decidirnos.

“Hoy por hoy somos el grupo más longevo del hip hop hecho en España. Ningún otro grupo se han soportado durante tantos años y sin pausa”

Musicalmente, este disco está recibiendo muy buenas críticas por parte del público y de los medios. ¿Creéis, personalmente, qué es el mejor disco que habéis hecho desde 2001: Odisea en el lodo como se está diciendo?
Este disco es mejor que Odisea en el lodo. Odisea… marcó una época, pero ni las producciones están al nivel de las de ahora, ni los rapeos y la forma de coger los ritmos, pero, sobre todo, el contenido. Este disco tiene el mejor contenido de toda mi carrera. A mi parecer. Ahora se está diciendo que este disco es mejor y tal, bien. La gente lee esos comentarios y se van convirtiendo en el comentario a repetir y al final si todo el mundo lo dice… Se convierte en verdad.

Y es que son ya casi 20 años, “una vida abanderado el rap”, dónde habéis visto a esta música nacer, madurar, reproducirse, ¿Cómo veis el estado actual del HipHop en España? ¿Qué os gusta y qué os da rabia?
Está fresco, joven. Hay un amplio abanico de estilos donde elegir y todos comen. Es un gran momento. Por primera vez ha venido una generación que a dado caza a los que estamos aquí de siempre. Ley de vida. Nada me da rabia. Puede no gustarme alguna cosa, pero basta con imaginarme a mis veintipocos para reconocerme en ella. Hay que darles cancha a los jóvenes.

En este tiempo habéis vivido in situ también la evolución del rap como “industria”; las maquetas, el auge de los sellos, su caída, y, ahora, la autogestión. ¿Creéis que el actual modelo es el mejor para los grupos? ¿O al menos el más justo?
Es más justo de cara a la parte monetaria donde el artista recibe más, básicamente porque tu eres tu compañía, tu eres quien hace la inversión, eres quien planifica la estrategia, etc… En fin, es normal recibir más porque triplicas el trabajo. Y se puede vivir así y ser feliz y tener muchos seguidores y llenar salas, pero no vas a entrar en programas de TV de máxima audiencia ni entrar en listas en emisoras comerciales o hasta es más complicado para que te verifiquen una cuenta de una red social. Todo es plástico. Al final, lo único importante es hacer buena música y que sea duradera.

En este sentido, 2018 ha sido un año en el que veteranos de guerra como SFDK, Falsalarama, Tote King… han vuelto a la primera plana con un LP nuevo. ¿Es pura casualidad o la vieja escuela se ha propuesto recuperar el trono?
Pura casualidad. A estas alturas no me siento que pertenezca a ningún equipo que no sea el mío propio. No me siento más en conexión con nadie porque vengamos de una misma época.

Me queo en mi casa es, además de una de las mejores canciones del disco, un proyecto cuya recaudación donaréis a distintas asociaciones para niños enfermos. ¿Qué más podéis contarnos acerca de esta bonita iniciativa? ¿Cómo surgió?
Hace dos años que la tengo escrita y no quería incluirla en el disco, pero me convencieron. Es algo que necesitaba hacer. Empecé hace unos años de forma casual visitando a unos chiquillos que me seguían y estaban ingresados en oncología infantil. Entrar allí te cambia la vida para siempre. Sientes que todos tus males empequeñecen. Una vez formas parte de ello, tanto voluntarios, como familiares, etc… Me contactan sabiendo que alguna vez hice algo y así acabé conociendo a un montón de gente afectada por esta grave enfermedad, sobre todo a edades cortas. Guardo relación con algunos de ellos, otros ya se me fueron, tristemente. Hice la canción porque necesitaba hacerla. Después, a sabiendas de que me había quedado bonita, decidí darle salida y que mejor manera que destinando sus benéficos a quién dolorosamente me inspiró a escribirla.

Además, en el disco notamos cierta preocupación de Zatu, padre desde hace 8 años, por la educación (en canciones como La culpa de mí y Lucifer). ¿Dónde reside el problema de la educación actual y qué soluciones podemos aportar?
La mejor solución la podemos aportar como padres. No sólo está en manos de los maestros. La forma en que nuestros hijos se tratan unos a otros en los recreos es reflejo de otras realidades aparte de la escuela. Yo no soy quién, para dar soluciones, pero, siempre opté por formar a personas justas para que, en un futuro, realicen la labor que realicen lo hagan con nobleza. Ahora que como padre me toca observar el comportamiento de los niños, estoy convencido de que, desde bien pequeños, unos y otros mostramos cualidades especificas que desarrollamos con mayor facilidad. En casa, sin dejar de lado las demás, reforzamos esas cualidades para que las desarrolle en extremo y sepa sacarles rendimiento. Considero que en la escuela podría ser algo similar. Al final nunca deja de ser un trabajo en equipo donde cada individuo desarrolla la actividad que por naturaleza se le da mejor, para hacer más fluido el trabajo del grupo.

Llevando este concepto a vuestra música, ¿seguís sintiendo esa responsabilidad por educar con vuestro rap, que pueda influenciar a quién lo escuche? ¿O esa presión desaparece con los años?
Es algo contra lo que luché a propósito porque nunca me ha gustado tener la obligación de nada. Nunca he querido sentir la presión de tener que hablar de una cosa concreta en mi música. Si tenía ganas de hablar de una noche de fiesta, lo hacía, si me sentía bien o mal por cualquier cosa, lo escribía, pero, llegado a este punto y tras atravesar una puntual crisis psíquica a la que llamé: un exceso de realidad, tenía tanto que decir que no quise dejar una sola línea del disco sin aprovechar para hacerlo.

¿Cuándo un ignorante estuvo loco?

Otra canción con ciertas críticas es Twitter, donde habláis de las redes sociales. ¿Creéis que las redes aportar más cosas malas que buenas a la sociedad y la gente?
Twitter en concreto hay días que tengo que evitar abrirlo por proteger mi salud mental. Las redes son buenas no hacen daño a nadie. Los que las manejan o hacen mal uso de ellas son el problema. Tendríamos que remitirnos a unas preguntas más arriba y meter a padres y maestros en la ecuación para que, cuando una persona adolescente decida usar estas herramientas, lo haga de la mejor manera posible y no para intentar dañar a nadie. No siempre es necesario opinar. Yo la mayoría de las veces sólo lo hago por educación, porque me lo hayan pedido previamente.

“Este disco es mejor que ‘Odisea en el lodo'”

Hablando de cosas como la libertad, la canción Ornitólogo trata sobre este concepto. ¿Creéis que, hoy en día, somos gente libre?
La libertad mental no pueden arrebatártela jamás. Ahora lo achacamos todo al gobierno de derechas que lamentablemente nos lidera y que no deja de dar evidencias de que quieren acabar con una libertad con la que no pueden, la de expresión. Vuelven a censurar el arte. Pero a mí me gustaría ver a todos los que libremente critican tal o cual cosa si les tocara a ellos ser el centro de las críticas, cuánto de libre iban a dejar de ser a los demás. Yo por ejemplo puedo decir que jamás he bloqueado a nadie en redes sociales. Todo el mundo puede decirme lo que le da la gana pero, si te presentas en la puerta de la casa donde vivo con mi hija, soltándome cualquier gilipollez, posiblemente, como poco te lleves un bofetón que te hace monaguillo. Porque ¿dónde termina mi libertad y empieza la tuya? Es un tema complejo.

Musicalmente, aun manteniendo el rap clásico que siempre os caracterizará, en este disco encontramos mucha presencia de reggae y de flamenco. ¿Podemos denominar el rap de SFDK “rap de fusión” o las etiquetas sólo sirven para limitar la música?
Puedes catalogar como mucho tal o cual canción, pero no nuestro rap. Nunca vi con buenos ojos la fusión cuando se trata de un tipo que quiere hacerlo todo y en todo se queda a medio camino. Yo hago rap, cuando quiero mezclarlo con algo, llamo a unos artistas del género en cuestión y nos fusionamos. Cada uno le da su sonido a la mezcla. Esto sin contar que el rap nace de beber de otras músicas más antiguas que él. Pero en nuestro caso suelen ser cosas puntuales. Somos incapaces de saber cómo van a sonar nuestras próximas canciones. Inquietudes.

Para finalizar, dejadnos un buen sabor de boca: os hemos oído hablar sobre mantener la esencia y el sonido de SFDK. ¿Cómo es esta esencia, qué hace diferente a SFDK del resto de grupos?
Hoy por hoy somos el grupo más longevo del hip hop hecho en España. Ningún otro grupo se han soportado durante tantos años y sin pausa. En todos nuestros discos puedes encontrar canciones que identificas con otras que aparecen en discos anteriores, aún no teniendo nada que ver entre ellas. Pero, te llevan mentalmente a sitios parecidos. Sitios comunes que ya hemos visitado. Sánchez tiene gran parte de la culpa por que es quien crea el sonido de SFDK. Yo por mi parte, prefiero seguir hablando de la vida a través de mis vivencias que criticando las de los demás. Pero soy una persona muy parecida a la que siempre fui, aunque evolucionada y con más taras.

AGENDA

FechaCiudadRecintoHoraPrecio
viernes 06/04/18ValenciaMoon Valencia20:0015€
sábado 07/04/18AlicanteThe One (Nave 8) / Alicante21:0015€
viernes 20/04/18CórdobaSala M10020:0015€
sábado 05/05/18MadridLa Riviera20:0015€
viernes 11/05/18BarcelonaRazzmatazz 220:0015€
sábado 12/05/18GironaLa Mirona20:0015€
viernes 22/06/18Gran CanariaSotavento Club20:0015€
sábado 23/06/18TenerifeCentro Cultural Aguere20:0015€
De 25/05 hasta 26/05/18Jerez de la Frontera (Cádiz)Festival: PRIMAVERA TROMPETERA
De 05/07 hasta 07/07/18Tarifa (Cádiz)Festival: CABO DE PLATA