Sellos independientes nacionales: Discos Suicidas
Entrevistas / Varios Artistas

Sellos independientes nacionales: Discos Suicidas

Enrique Peñas — 04-10-1999
Fotógrafo — Archivo

Dieciocho años contemplan a la más veterana de las discográficas que aquí presentamos; desde 1981 creando escuela ya sea a través del llamado rock urbano, el punk o lo que se dio en llamar el rock radical vasco. Estilos fuera de la estética indie-noise, pero que mantienen una beligerancia considerable, además de un público constante. «Constancia y creer en los nuevos grupos» son las máximas que señala Oskar Amezaga para tirar hacia delante. Las exigencias a la hora de incorporar nuevas bandas no son muchas –al margen de las coincidencias estilísticas, por supuesto-. «Necesitamos que sea un grupo estable, que tenga las ideas claras, que esté consolidado a nivel de actuaciones, y con un buen directo». Tampoco es mucho pedir para alguien que ha visto crecer los ochenta y desaparecer los noventa a bordo de una independiente. «El punto de partida de la escena independiente es a principios de los ochenta, cuando empezaron a aparecer sellos como Dro, Gasa, Discos Suicidas… Y gracias a estos, los grupos pudieron plasmar su música desde una visión totalmente diferente a la que tenían las multis». Pero, ¿realmente ha cambiado algo desde entonces o son todo alucinaciones nuestras? «Ahora los sellos son más especializados –musicalmente hablando-, hay más estudios de grabación, fabricantes, diseñadores…, las posibilidades de elegir son infinitamente mayores que antes». Sólo que aquí no parece cumplirse la ley de la oferta y la demanda: hay más para los mismos, con lo que el avance es relativo. Sin embargo, Discos Suicidas no hablan de competencia, sino del «excelente trabajo que están realizando muchas independientes; tenemos a Tralla, que son unos currantes natos, o Potencial Hardcore, en el punto más alternativo y consecuente con sus ideales». Presentes también –y no de manera testimonial precisamente- en México y Argentina, están «contentos de haber resistido durante dieciocho años contra viento y marea, de haber dado la oportunidad a tantos grupos, de haber conseguido una distribución realmente efectiva de la cual también se aprovechan multitud de sellos… Son muchas las cosas que hemos conseguido», aunque continúa la lucha para implantar «una cultura de música independiente con sus propias dinámicas; todavía se nos considera como unas multinacionales en pequeño, cuando en realidad somos un mundo regido por lógicas diferentes». Principalmente, la lógica de la satisfacción. «Fue el editar «Sintonía Independiente», que fue nuestro primer larga duración, en el que se recogían las bandas del pop-rock bilbaíno de los primeros ochenta; «Condenados A Luchar», que fue el comienzo del punk; «Anti Todo», de Eskorbuto; «Gotas De Dolor… Un Charco De Olvido» de Doctor Deseo, álbum con el que está banda se consolidó; «Senderos De Este Infierno», de El Último Ke Zierre; todos estos discos han sido muy especiales, pero podría seguir con discos de Vómito, Reincidentes, Brutal Thin’, Guerrilla Urbana, Zer Bizio?, Radio Terror…». Claro que también se han encontrado con decepciones, no podía ser de otra forma: «En dieciocho años hemos pasado también bastantes momentos difíciles, en los que a veces piensas en bajar la persiana, pero ahora creo que tenemos el culo pelado. Y toco madera».

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.