Sellos independientes nacionales 2: Elefant
Entrevistas / Varios Artistas

Sellos independientes nacionales 2: Elefant

Enrique Peñas — 04-10-1999
Fotógrafo — Archivo

Cuando en 1989 se empezaba a gestar el nacimiento de Elefant poco podía imaginar Luis Calvo que llegaría donde está ahora. Bajo la inspiración de grupos como Heavenly o Felt y de sellos como Sarah -y con su fanzine «La Línea Del Arco» como antecedente inmediato- se aventuraba en la independencia por su cuenta y riesgo. Primero fueron flexis y cassettes, pero pronto llegarían las primeras referencias en single, un formato que siempre han cuidado mucho desde Elefant, sobre todo a través de su Club Del Single. El sello «es más o menos un reflejo de mí», afirma quien se ha convertido en uno de los personajes claves para entender esto de la independencia. «Un sello independiente se puede sacar delante de muchas maneras, lo cual no significa que todas sean buenas… Lo importante es creer en lo que haces y hacerlo por verdadero amor a la música». Puro romanticismo, del que ya no se estila. «Luego, los malos momentos son siempre económicos; he estado dos veces a punto de hundirme. Esto es más complicado de lo que parece: tienes el disco listo, preparas la portada; y todo con mucho cariño… empiezas la promoción, y a partir de este punto viene el camino negro, la distribuidora, las tiendas…». Obstáculos que no han impedido que Elefant se sitúe como uno de los principales puntales de la supuesta industria discográfica independiente de nuestro país. «Siempre ha habido compañías independientes, pero tal vez a finales de los setenta es cuando se empieza a definir un poco más; el apogeo llega a principios de los ochenta, y a mediados desaparece de repente y casi por completo. En los noventa digamos que resurge de nuevo y se empieza a crear una escena… Todavía falta tiempo y trabajo, pero muy pronto España estará al mismo nivel que otros países como Suecia, Francia e incluso Alemania; cuando la música independiente no sea una moda, sino una realidad las cosas serán de otra manera». Musicalmente, Elefant es –principalmente- el pop, aunque el subsello Stereophonic Elefant Dance Recordings aporta algunos de los nombres más relevantes de la electrónica nacional: hablamos de Mell Allen, HD Substance o Silvania, por poner tres de los ejemplos más significativos. Luis no cree que el asociacionismo entre discográficas sea estrictamente necesario para defender unos derechos que él considera inexistentes. «¿Qué derechos? Siempre he pensado que cada uno defiende cosas muy distintas». Ellos tratan de «mantener una estructura interna pequeña, cuidar mucho las grabaciones y diseños, apoyar el single, y fomentar una relación muy estrecha con todos los grupos del sello». También esta el orgullo de «tener mi propio sello discográfico y llevarlo de una forma tan sincera y real; ser autosuficiente a mi manera». Es el justo toque de vanidad que otorga el don de las cosas bien hechas. «Hemos sacado singles de grupos muy importantes y muy admirados por nosotros: The Haywains, The Posies, Sneetches, Jack, Godstar, The Frank And Walters, Lambchop, Cinerama, Damon & Naomi… Hemos publicado álbumes de grupos de fuera tan importantes como Heavenly, Momus, Adventures In Stereo, BMX Bandits, Trembling Blue Stars… De todas formas, está claro que «Un Soplo En El Corazón» de Family, y toda la discografía de Le Mans y Spring han sido los discos más importantes y representativos. También estarían Los Flechazos y todos los grupos que hemos fichado recientemente, el single de Vainica Doble y lo que será su nuevo álbum, o las últimas incorporaciones de Nosoträsh y Carlos Berlanga». Un futuro mucho más que esperanzador, desde luego que sí.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.