Conocimos a Rubén Nasville como parte esencial de los proyectos Don de Gentes y Nasville. Tras el epé  ‘Revolución Polar’, saca a la luz su primer larga duración: ‘Éxtasis’. Puedes escucharlo bajo estos párrafos. Un disco de sonido inclasificable con diez historias que cantar. Esta es la versión extendida de la conversación que has podido leer en papel en la revista MondoSonoro Aragón de diciembre.

“Diez historias que en este momento de mi vida eran las que más me apetecía contar”

‘Éxtasis’ ha sido compuesto en distintas épocas de la vida de Rubén, aunque sus cortes forman una unidad coherente. “Creo que ha sido importante buscar un hilo conductor a todas las canciones compuestas en estos últimos años, primero en la elección y luego dándoles la forma final con la producción. Realmente se eligieron estos temas de los muchos que había, pero lo que quería era sacar un disco de diez; diez historias que en este momento de mi vida eran las que más me apetecía contar. El disco consta de diferentes estilos, algunas canciones evocan más al country rock como ‘Aprendiste a volar’ y otras más al indie rock como puede ser la que da título al trabajo”.

Como curiosidad hay que apuntar que su primer epé con el nombre de Rubén Nasville se llamó ‘Revolución Polar’, como el primer single de este nuevo trabajo, canción que no incluyó, sin embargo, en aquella referencia. “Es la pieza más especial que he escrito a día de hoy. Es un tema donde lo que cuento es muy difícil de explicar y que por ello me ha llevado mucho tiempo terminar. Diré que en el anterior epé iba a estar, pero a última hora decidí quitarla porque no estaba totalmente convencido de que la letra estuviera al 100% como a mí me gustaba. El disco se acabó llamando así pero sin incluir esta canción lo que suponía un reto para mí a la hora de sacar sí o sí este tema más adelante. Y el momento apropiado ha llegado ahora”.

‘Revolución Polar’ es lo suficientemente especial como para contar con su propio videoclip -dirigido por Adrián Barcelona, Irena M. Solanas y Álex Villar- y en el que ‘abducen’ a Rubén. “Quería que lo realizara Adrián Barcelona y su equipo. Si ya es difícil explicar en un texto de lo que va la canción es mucho más complicado ponerle imágenes a esas frases. Quedamos varias veces y tomamos mucho café hasta que llegamos a un punto final; la idea ya estaba clara y el guión tomaba forma. Grabamos en varios días. Recuerdo que el primero de ellos fue muy intenso porque rodamos muchas horas desde la mañana hasta la madrugada, pero el ambiente gracias a todo el equipo fue inmejorable. Elegimos varias localizaciones en el Moncayo y Tarazona, donde se lleva a cabo toda esta historia. Me encuentro en una cabaña perdida en la montaña donde realizo mi vida hasta que me doy cuenta que no puedo salir de ella. Tras una señal me dispongo a salir y después de ese viaje astral aparezco en otro sitio diferente. Considero que es un viaje astral más que una abducción” (risas).

El disco es una autoproducción y el diseño del formato físico tiene componentes artesanales. “Ha sido autoproducido y financiado a través de una plataforma de crowdfunding. La gente reaccionó espectacularmente consiguiendo el doble de dinero de lo previsto, íntegramente empleado para la mejora del álbum, tanto en las canciones como en el packaging. Se han creado 500 discos de formato premium hechos expresamente como agradecimiento para la gente mecenas que ha colaborado para que salieran adelante. El diseño ha sido realizado con una portada hecha a mano e intentando buscar un punto más de romanticismo en el formato físico. A parte se han hecho otros 1000 discos de dos opciones de portada en formato jewel box para la venta y distribución”.

La grabación la ha llevado adelante entre Estudios Audio Feeleng de Zaragoza y Cargo Music de Madrid. “Íntegramente producido y mezclado por Diego García y masterizado por Pedro Viñuela en Nexo 101. En Zaragoza se ha grabado todo menos mi voz y los coros, que se trabajaron en Madrid, donde los días de grabación fueron super intensos. Tener la suerte de entrar en un estudio tan mítico y con tanta historia musicalmente hablando hace que vayas echando a tu mochila aprendizaje y recuerdos que se quedan grabados para siempre”.

El álbum cuenta con la tutela de grandes músicos como Gabriel Sopeña, Javi L.Rollán, Sarah Gómez, Cristina Suey y Oscar Carreras, que participan colaborando. “La verdad es que rodearte de tanta calidad humana y profesional hace que el resultado de todo lo que hagas se eleve a la máxima potencia. Indudablemente, de cada uno de ellos he aprendido un montón de cosas, pero sobretodo lo que me llevo es que hay gente que amando la música es capaz de echarte una mano altruistamente. Ver como Sopeña, al cual he admirado y admiro, está interpretando una canción tuya o escuchar ese cello de Suey en un tema que parece que está hecho a su medida es impresionante. Como impresionante es que cada uno de ellos me hayan ayudado y puesto todo el talento en algo tan importante para mí como es ‘Éxtasis’. Y me la voy a jugar e intentar nombrar a todos: Javi L.Rollán y Sarah Gomez (coros), Felipe Altamira (percusiones), César Bueno ‘La Niña Hilo’, Joma Rubira y Raúl Zeta (guitarras), Óscar Carreras (órgano hammond), Eduardo Andrés (pedal steel), Roberto Artigas ‘Gran Bob’ (banjo), Raúl Velilla ‘Bandido’ (voz), Cuti Vericad (voz y piano). Y Ángel Julián y Adrián Garcés en la aportación de backliner. Todos y cada uno de ellos tiene un trozo igual de grande en mi corazón”.

“Ver como Sopeña, al cual he admirado y admiro, está interpretando una canción tuya o escuchar ese cello de Suey en un tema que parece que está hecho a su medida es impresionante”

El sonido resultante es poco común. “Siempre le he dado muchas vueltas a ese tema, e incluso he preguntado a varias personas que si es bueno o malo encasillarse en un estilo concreto. Creo que juntando todas las respuestas he encontrado la mía propia y he llegado a una conclusión: realmente lo importante de todo es hacer lo que sabes hacer o te sale y tú no escoges la música que escribes, la música te escoge a ti. Por eso no nos queda otra que disfrutar, escribir, componer y buscar ‘un trébol de cuatro hojas’. No sabría ponerme una etiqueta aunque suene fácil de contestar y yo piense que los tiros van por un rock mainstream pero lo dejo en canciones y que las etiquetas las pongan el resto”.

El larga duración es ya una realidad, solo falta fijar fechas de puesta de largo desde los escenarios. “Está disponible desde diciembre en todas las plataformas digitales: Spotify, Amazon, iTunes… También voy preparando otros videoclips para lanzar más singles. Además estoy formando una nueva banda, aunque aún no quiero desvelar sus componentes. Se trata de ponernos el chándal y entrenar para poder presentar el trabajo lo antes posible. Han sido dos años duros y muy intensos y tengo ganas de ‘vomitar’ el disco para ver la reacción de la gente. No quiero mentirte y tengo que decir que me da mucho vértigo el exponer algo tan importante para mí; pero, bueno, se trata de eso”.

Sección de agradecimientos. “Quiero añadir que he tenido una suerte enorme de encontrarme en el camino con un tipo grande de corazón y con un gusto increíble para esto de la música. Para mí el gusto está por encima de la técnica y él ha sabido entrar en mi alma y en mis canciones totalmente de puntillas para dar con un resultado tal y como yo imaginé cuando escribí las canciones en el sofá de mi casa. ¡Gracias, Diego García!”.