Romper las barreras
Entrevistas / Moksha

Romper las barreras

Francesc Feliu — 10-04-2006
Fotógrafo — Archivo

Es grato saber que una banda no cesa en su empeño por darlo todo a cada nueva entrega y vaciarse creativamente hablando. Un hecho que, en el caso de Moksha, significa renovar su lenguaje con constancia para huir de la reiteración de conceptos y lo rutinario. Una postura gratificante que, teniendo en cuenta el grado de anquilosamiento de los grupos que forman parte del género que les vio nacer -el metalcore-, les ha hecho transitar desde los riffs y punteos heavys de sus inicios hasta las actuales sonoridades del rock más pesado. Todo un catálogo emparentado con el stoner y los setenta que, sin dejar atrás en ningún momento la tremenda potencia que siempre los ha caracterizado, reinventa sus postulados. “Tampoco lo vemos como un cambio radical. Ha sido como bastante progresivo. Los temas no son tan locos como en ´Ansium´, son bastante más estándar, pero eso depende de cada momento. Puedes estar escuchando diferentes tipos de música en según que etapa y eso te influencia de una manera u otra. Quizás no te das cuenta de que estás haciendo una cosa muy diferente y tú en cambio sigues igual. No nos planteamos en ningún momento el hecho de cambiar”.

“Aquí no hay grupos de heavy ni de caña. No hay tradición. No hay nada”

Un giro en el que sobretodo resalta el protagonismo que adquiere la voz, tanto por sus nuevas tesituras como por su renovada potencia. Al habla su garganta, Funu. “El cambio de voz viene a raíz de que estaba muy harto de quedarme afónico. Fue del rollo: voy a probar de hacer una cosa diferente, hacer lo que me salga. Choca mucho si escuchas éste y el anterior disco donde la voz es superchillona y agudísima, lo que pasa es que sólo por el cambio de sonido de la grabación ya hace que sea otro rollo diferente. Todo ha influido un poco, sacar las guitarras con una afinación más grave y cosas así”. Y es que acostumbrados, como siempre han hecho, a tener de ventilárselo todo en una única mañana, parece que esta vez se lo han tomado con un poco más de calma. “Lo grabamos en Ultramarinos con Santi (García, de No More Lies) y Pri. Hemos tenido unos cuantos días, pero la base de la música la hicimos bastante rápido. Los temas los grabamos en un día y luego cambiamos algunos trozos porque el bajo no sonaba o porque teníamos que trabajar la voz o las mezclas. De hecho, lo que te ahorras de grabación lo ganas en buscar el sonido adecuado”. Aunque si nos centramos en los temas, lo que destaca es el viraje que indefectiblemente han hecho hacia el rock´n´roll puro y duro. Un proceso de reciclaje que pone a flote toda una serie de referencias ineludibles dentro del rock y el metal de alto octanaje. “Son grupos que nos molaban cuando empezamos a escuchar heavy. Sí que se nota mucho en el disco el impacto de Cathedral y algún otro grupo ingles de doom, Electric Wizard o así, pero es que estancarnos siempre en un mismo rollo no nos gusta. Nos gusta reciclarnos, aunque tampoco nos planteamos llegar al local y decir: haremos el disco así. Siempre habrá cosas a la peña que le sorprenderán porque siempre habrá elementos nuevos. Iván, que es el compositor principal, el que monta los temas y los riffs, siempre intenta comerse mucho la olla”. Pero más allá de su registro enlatado, donde verdaderamente dan el callo es en el directo. Un vigor que les delata –y no me cansaré de decirlo- como una banda con el potencial suficiente como para eclipsar a cualquiera de las fuera. Aunque eso más allá de los Pirineos no sea visto así. “Aquí no hay grupos de heavy ni de caña. No hay tradición. No hay nada. La cual cosa quiere decir que a la hora de salir fuera si dices que eres español ya dicen ´al loro´ y pasan de tu puta cara. Todo es lo mismo ¿españoles? Fuck you. Go home. Las críticas han ido muy bien: ´banda española a tener en cuenta, que raro, que no-se-que´, pero de aquí no pasa. Nadie se quiere arriesgar en sacar una banda de nuestro rollo española. Nos lo han dicho claramente. La realidad es ésta”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.