Pozos de ambición
Entrevistas / The Coral

Pozos de ambición

Cristina V. Miranda — 11-11-2010
Fotógrafo — Archivo

Los chicos de The Coral siempre han tenido el suficiente buen gusto para saber facturar hits memorables y efectivas canciones pop sin necesidad de estridencias ni grandes alardes. Con su sexto álbum, “Butterfly House”, demuestran seguir en tan buena forma como para afirmar sin miedo que se trata del mejor disco que hayan firmado nunca.

No estaban muertos, y mucho menos de parranda. The Coral, la banda de los hermanos Skelly que en 2002 interrumpió en nuestras vidas llenándolas de luz, color y pepinazos como “Dreaming Of You”, estaban ocupados preparando el que para ellos es el mejor disco de su carrera. Tras el regular “Roots & Echoes” que hacía temer por el futuro de la banda, “Butterfly House” nos devuelve la fe y, a ellos, el estatus que merecen. James Skelly, guitarrista, cantante y líder de la banda, no podría empezar la entrevista con más fuerza, y a todas las preguntas sobre presiones, expectativas, miedos y tensiones responde con una contundencia que aumenta a medida que avanza la conversación. “Por supuesto que no espero que el disco guste a todo el mundo, puede que ni siquiera a todos nuestros fans, pero no sentimos ningún tipo de presión porque hemos hecho el disco que a nosotros nos gusta escuchar y, si a mí me gusta, supongo que puede gustarle a mucha otra gente también, no?”. Tres años y un disco de singles separan “Butterfly House” de su anterior álbum, y hay que dar la razón (y las gracias) a Skelly en cuanto a la calidad del trabajo, con el que recuperan las atmósferas cálidas, la psicodelia amable deudora de The Byrds y Love y las canciones redondas. “En comparación con el anterior, los sonidos de este álbum son más densos y misteriosos. Le hemos dado mucha importancia a las letras pero lo que más nos obsesionaba era conseguir que se pudiese encontrar algo nuevo con cada escucha del disco”. Llegados a este punto hay que recordar que The Coral siempre han funcionado como una engrasada maquina hacedora de hits y que suyos son títulos como “Dreaming Of You” o “Jacqueline”. En “Butterfly House” las elegidas como adelanto han sido “1.000 Years” y la canción que da nombre al álbum, dos piezas que mezclan con buen hacer los ingredientes más populares de la banda. Lo que ocurre es que, al contrario de lo que pasaba en anteriores trabajos, con singles que destacaban sobre las restantes canciones, esta es una obra más cohesionada en la que casi cualquiera de los temas podría haber funcionado como carta de presentación. “No eres la primera que me dice que ‘Falling All Around You’ es su canción favorita. Mucha gente opina lo mismo. Intentamos hacer canciones con las que todo el mundo pueda conectar y sentirse identificado porque, al fin y al cabo, hablamos de emociones reconocibles que todos hemos sentido alguna vez”. Lo cierto es que “Butterfly House” es un disco sin demasiadas fisuras que puede escucharse de principio a fin con una sonrisa y pocas pegas, pero no deja de ser un álbum discreto que a ellos les gustaría ver convertido en un clásico. “Mira, si haces algo bueno vas a ser recordado. No importa lo que cambie el mundo, los clásicos siempre se recuerdan y es a lo que nosotros aspiramos con este disco”. Este tipo de ramalazos optimistas-naif suelen ir directos a un callejón sin salida así que cambio el rumbo de la conversación y le pregunto por la ausencia de Bill Ryder-Jones, cuyas guitarras por primera vez no participan en un disco de The Coral. “Sí, hemos perdido el encanto que tenían sus guitarras y nos hemos visto forzados a variar la dinámica del grupo, pero al final la unidad de la banda es más fuerte que cada uno de sus miembros, y eso lo mantenemos”. Quizás para ayudar a compensar esa pérdida, los de Liverpool han confiado esta vez la producción del álbum a John Leckie (conocido por sus trabajos con Radiohead y The Stone Roses). “Todo salió realmente bien con él y en este caso lo que más nos interesaba en el estudio era precisamente captar la esencia del directo. Nos tomamos todo el tiempo que fue necesario”. Y ese tiempo que han invertido parece ser el mismo que ahora se pone de su parte para ofrecerles un futuro que ellos ven tan luminoso como el más luminoso de sus hits. El mensaje queda claro. “Este álbum es posiblemente el más consistente de todos cuantos hemos hecho. Es un momento fundamental para la banda y es importante sabernos en la dirección correcta. Ahora empieza el momento de presentarlo en directo. Esto sólo puede ir a mejor”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.