Coral Island
Discos / The Coral

Coral Island

8 / 10
Sergio Ariza — 12-05-2021
Empresa — Run On / Modern Sky UK
Género — Pop-Rock

Hay dos formas de acercarse a “Coral Island”, el notable décimo disco de estudio de los británicos The Coral, una es pensando que este disco, y esta banda, no abren un solo camino nuevo, aunque tampoco lo buscan, ni hacen nada remotamente original. Todos aquellos que quieran encontrar algún tipo de música nueva o piensen que ya se ha dicho todo en el pop con guitarras, bajo, teclados y batería pueden dejar de leer aquí. Para aquellos a los que lo anterior no les importe y estén todavía interesados en la esencia del pop británico de guitarras, de los Beatles o los Kinks, a The La’s o Teenage Fanclub, entonces en este disco encontrarán un tesoro.

Ni siquiera ellos pueden negar sus influencias más evidentes y han declarado que según hacían el disco pensaron “sabes, podríamos hacer nuestra propia versión del “Doble Blanco” de los Beatles”, claro que puede que este doble, y conceptual, disco no sea tan variado como el de los de Liverpool pero la influencia está entre ese, el “Village Green Preservation Society” de los Kinks y el “Odgen’s Nut Gone Flake” de los Small Faces (con cuya segunda cara guarda enorme parecido con esa narración entre canciones). Eso sí, tampoco se puede obviar el que ha sido siempre el principal influjo de esta banda que llegó un poco tarde al Britpop, The La’s.

El disco gira alrededor de un pueblo de costa imaginario y se divide en dos partes, “Welcome To Coral Island”, que habla sobre cuando el pueblo está en plena efervescencia durante el verano, mientras que la segunda, “The Ghost of Coral Island”, habla sobre el declive estacional de la ciudad y se centra en historias más individuales. Claro que el argumento, que se amplía con un libro de acompañamiento del teclista Nick Power, no es más que una excusa para que esta veterana banda, cuyo debut cumplirá 20 años el año que viene, de una lección sobre cómo fabricar maravillosas gemas de pop de guitarras.

“Coral Island” se abre con el abuelo de los Skelly comenzando la narración, luego da paso a “Lover Undiscovered”, con una melodía magnífica, como un rayo de sol entrando en la ventana, eso sí, hay algo en la forma en la que la canta James Skelly que me recuerda a los momentos más animados de The Divine Comedy. “Change Your Mind” es otra maravilla que podría haber sido la cara B de “There She Goes”. “Mist On The River” tiene un aire californiano tanto en las armonías como en la psicodélica atmósfera, “Vacancy” comienza como un ‘nugget’ garajero, con un gran riff de órgano, como si los Teenage Fanclub hubieran fichado al organista de Question Mark & The Mysterians. Le sigue “My Best Friend”, dos minutos y medio de glorioso pop luminoso. Los aires psicodélicos vuelven con “The Game She Plays”. El verano se acaba y aparece la otoñal “Autumn Has Come”, la primera parte se acaba con el cierre del muelle.

La segunda cara no está al nivel de la primera, pero tampoco está nada mal. “Golden Age” tiene un machacón bajo country y un aire a Johnny Cash. “Faceless Angel”, el sencillo de presentación, sigue por los mismos terrenos, con un punto rockabilly roto por un psicodélico solo de órgano, “Strange Illusions” continúa con el carácter crepuscular de esta segunda cara, “Take Me Back To Summertime” es una nostálgica mirada a los rayos de sol que inundaban la primera parte. “Old Photographs” es, tanto en la música como en la letra, puro Kinks mientras que “Watch You Disappear” mira a las producciones de Joe Meek, con parte instrumental surf galáctica incluida. “Land Of The Lost” es un vals que iría perfecto para la voz de un Scott Walker. La última canción, “Calico Girl”, es una mirada al ‘music hall’ que les vuelve a emparentar con los Beatles o los Kinks.

He de reconocer que había perdido de vista a la banda tras sus dos notables primeros discos pero “Coral Island” me ha devuelto la fe en ellos, es más, creo que estamos ante su mejor disco. Puede que lo hayan hecho en un momento en el que a poca gente le interese un gran disco de guitarras hecho por unos grandes artesanos con cerca de dos décadas de carrera. Eso sí, para todos aquellos dispuestos a escuchar a una banda buscando en la mina de las grandes canciones pop de siempre, con gemas como “Waterloo Sunset”, “I’ll Feel a Whole Lot Better”, “Lazy Sunday”, “There She Goes”, “Ain’t That Enough” o “Dreaming Of You”, “Coral Island” es una cita ineludible de 2021.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.