Álex Pérez y Eloi Martínez podrían ser dos bienvenidos a la escena electrónica catalana, pero en realidad llevan tocando juntos desde hace mucho tiempo. Eloi reparte su tiempo tocando la batería y cantando en Viven (banda de Mataró que está a punto de grabar nuevo disco) y Álex es productor musical en diversas disciplinas. Juntos son Playback Maracas, una banda de rock-disco-latina-house-french touch-electrónica que vive y respira para el directo. Después de verles en diversos conciertos, les podremos disfrutar en el Sónar.

¿De dónde surge Playback Maracas?
(Eloi Martínez) No tenemos un comienzo demasiado claro. A raíz de algunos “trabajos” que Alex hacía para publicidad, empezamos a tocar juntos y, por exigencias de los encargos y curiosidad nuestra, nos fuimos adentrando en sonidos más electrónicos. La cosa fue cogiendo forma hasta que el pasado octubre salió la oportunidad de hacer un par de bolos abriendo para Beacon y nos lanzamos a la piscina.
(Álex Pérez) Somos amigos desde infancia, y de adolescentes teníamos una banda malísima. Luego Eloi empezó con The Black Rose Road y acabamos dejándolo. Hacer unos cuantos temas para diversos vídeos hizo que volviéramos a tocar juntos de vez en cuando, además, trasladé mi pequeño estudio al local de ensayo de Viven (la otra banda de Eloi) y eso facilitó mucho las cosas.

Vivimos en un mundo de mierda y está bien que la música se impregne de esas sensaciones“.

Eloi tiene un background muy rockero. ¿Pero, de qué estilos y background musicales viene Álex?
(Álex) Empecé a tocar de pequeño y siempre he estado muy cerca de la música pero mi experiencia en bandas era casi nula antes de empezar este proyecto, a parte de la banda juvenil con Eloi y un proyecto de cantautor oscuro que empecé y nunca acabé. A nivel de estilos soy bastante variopinto: Me flipa Joan Colomo, Chavela Vargas, Trentemoller, Daft Punk, Quique González, Wilco, Antonio Machín y un largo etcétera. Una batidora de conceptos dispares…

Playback Maracas es, hasta ahora, una banda de directos, no me han pasado ningún MP3 o WAV con material grabado, sólo cuatro vídeos de YouTube en directo. ¿Pensáis publicar material de estudio en breve?
(Eloi) Desde que tomamos la decisión de sacar el proyecto a la luz, hemos tenido muy claro que seríamos una banda de directo. El hecho de que seamos dos personas tocando varios instrumentos a la vez hace la logística del concierto bastante compleja. La manera de construir los temas es diferente de como estábamos acostumbrados hasta ahora, ya que tenemos que seguir un orden en el que secuencias y loops van dando forma a la canción.
(Álex) Además de esto, nos gusta que los temas crezcan con el tiempo, que se vayan transformando y asentando a base de tocarlos. La idea de publicar material de estudio hace tiempo que nos ronda la cabeza. Si San Quintín de las Cantimploras quiere, no pasará mucho tiempo para que eso pase…

Playback Maracas tiene un aire muy vintage, de electro-disco setentero, pero también os acercáis a lo latino. ¿Sois seguidores de bandas antiguas o modernas de electro-latino? ¿Es necesario más feeling latino en la electrónica nacional?
(Álex) No nos hemos graduado en el liceo franco-peruano y no tenemos muchas referencias que vayan en esa dirección, pero la verdad es que nos encantaría incorporar el rollo latino cada vez más en nuestras canciones.
Vemos pocos grupos de electro-sevillano, o los desconocemos…
(Eloi) Nos flipa el rollazo de gente como Joe Bataan o Juan Luis Guerra, pero tampoco es que seamos muy entendidos en este ámbito. De momento, “Latino Alien” es el único tema que tiene ese aire salsongo, pero estamos trabajando en nuevas canciones y tenemos algunas ideas que van un poco en esa línea.

Aparte del vocoder de Eloi, casi todos los temas en directo tienen algún sampler vocal. ¿Qué función tienen en las canciones? ¿Sobre todo esa arenga política de “New Year”?
(Álex) Nos gusta que las canciones tengan un motivo. Vivimos en un mundo de mierda y está bien que la música se impregne de esas sensaciones. Los samplers son una herramienta que nos ayuda a potenciar lo que queremos transmitir con nuestras canciones.
(Eloi) El hecho de no tener un cantante nos permite (y en cierta manera nos obliga) a experimentar con otros elementos. Probamos a meter un sampler por primera vez con “Latino Alien” y nos encantó el resultado. Desde entonces nos sentimos bastante cómodos con el formato.

También hacéis una versión de “Nightcall” de Kavinsky mucho más setentera y disco que la original. ¿Creéis que la máxima influencia de Playback Maracas es la nueva electrónica francesa?
(Eloi) Nos flipa todo el bagaje de los franceses, nos llevan años de ventaja en cuanto a electrónica se refiere. Nos flipan artistas como Jean Michelle Jarre o Daft Punk y es obvio que son una referencia para nosotros, pero nuestro background se extiende más allá de la música electrónica y de alguna manera eso se nota en nuestras canciones.
(Álex) Nos gusta la electrónica francesa, pero siempre hemos dejado fluir nuestras inquietudes sin importarnos demasiado hacia qué lado van. Te diría que trabajar juntos con Hotel Cochambre como técnicos durante un verano por muchos pueblos de Cataluña nos ha influenciado más que Daft Punk (risas).

El espectáculo de luces que lleváis en “New Year” lo utilizaréis en vuestras actuaciones del Primavera Sound y el Sónar. Es bastante potente. ¿Forma parte de vuestra idea de directo o en un futuro incorporaríais visuales?
(Eloi) Sí. Para el concierto que dimos en Enero en Apolo 2 preparamos un show de luces con Isidro, compañero de batallitas. El aporte que le dio al show nos pareció brutal y ya hemos hecho tres conciertos con este set de luces.
Tanto Isidro como Suso (técnicos de sonido) se han vuelto imprescindibles y, ahora mismo, son como un músico más en nuestros directos.
(Álex) Entendemos el directo de una manera transversal. Para nosotros es importante que todos los elementos del show creen una sinergia particular y, en nuestro caso, las luces nos aportan una nueva dimensión que de otra manera no podríamos conseguir. Es como ver en 2D y al añadir un show de luces surgiera un mundo en tres dimensiones. El tema de los visuales aun no lo hemos estudiado demasiado, ya tenemos mucha faena intentando combinar lo mejor que podemos sonido, música y luces. No sé si estamos preparados para añadir un elemento más a la fórmula. De momento, claro.