“Compongo canciones porque lo necesito para vivir”
Entrevistas / Patrick Watson

“Compongo canciones porque lo necesito para vivir”

Noé R. Rivas — 18-02-2020
Fotógrafo — Ilenia Tesoro

El canadiense Patrick Watson ha regresado hace meses tras una ausencia discográfica de más de cuatro años, entregándonos “The Wave” (Domino/Music As Usual, 2019).

A lo largo de este disco ha sabido como moldear en canciones las difíciles circunstancias vitales que se han presentado ante él en estos últimos años como han sido la pérdida de su madre, la separación de su pareja y el cambio de batería en su banda. Estos hechos han propiciado estar ante el trabajo más recogido y directo del músico, encontrando un tono mucho más apagado que de costumbre pero que conserva el efecto reconfortante de sus piezas de pop de salón. A través de metáforas que nos muestran como los pilares de su vida se tambalearon e incluso de derruyeron, el de Montreal logra unas canciones de lo más emotivas, brotando desde su interior más profundo. Solo así es posible canalizar historias cargadas de una gran crudeza a través de tenues melodías donde de nuevo la belleza de los detalles se encuentra muy presente.

Aprovechando la publicación de este trabajo junto con su próxima gira por nuestro país (jueves 20 en sala Apolo en Barcelona, viernes 21 en Kapital Madrid) lo entrevistamos.


A lo largo de estos últimos años tu vida ha estado marcada por circunstancias muy complicadas. ¿Crees que componer canciones y escribir este nuevo disco ha sido importante para superar estos momentos difíciles?
He estado tocando desde que tenía cinco años todos los días de mi vida, por lo que mi vida entera se encuentra basada en la música. Cuando me pongo a componer canciones no pienso en lo que estoy haciendo, simplemente lo hago como cualquier otra actividad que uno necesita para vivir. Así es como la música me ha ayudado a superar los problemas que me ha planteado la vida. Está claro que resulta muy agradable cuando te pones a tocar y te olvidas de las cosas que están pasando a tu alrededor. Sin lugar a dudas es una de las muchas cosas buenas que tiene la música.

A lo largo de este trabajo, como puede ocurrir en la canción que le da título, incluyes múltiples metáforas de lo más devastadoras relacionadas con esa sensación de que todo se ha desvanecido. Cuándo compusiste las letras del disco, ¿pensaste mucho en cómo crear metáforas para expresar tus sentimientos?
Al escribir mis letras, como por ejemplo la de la canción que me mencionas, siento que simplemente me van saliendo un montón de palabras que voy seleccionando hasta que tengo ante mí las correctas. No sé si es un acto completamente consciente. Cuando estás creando música es al final tu voz interior la que se encarga de buscar un montón de cosas en ti y al final te obliga a hablar. En este disco quise que las letras tuviesen unos signos de puntuación entre sus frases muy marcados, para destacar que todo lo que ocurre en ellas ha dejado una huella importante. Esta fue mi intención, inspirándome en músicos cuyas letras son muy íntimas y directas como es el caso de Frank Ocean o John Lennon.

Algunos momentos del disco como es el caso de “Strange Rain”, expresas de buena forma esos días raros en los que ni tú mismo sabes muy bien cómo te encuentras. Mientras compusiste el disco, ¿te encontraste con muchos momentos en los que te resultó complicado expresar cómo te sentías?
Este disco lo titulé “The Wave” principalmente por una semejanza que encontré en torno a la forma en la que eres lanzado a la vida. Si te encuentras dentro de una gran ola y nadas para intentar salir de ella, llega un momento en el que eres consciente que seguir nadando es muy peligroso. Entonces experimentas una sensación en la que te tienes que dejar abandonar y comprobar después que es lo que va a ocurrir. Si vas a poder seguir nadando o ya no. Creo que la mayoría de las letras de este disco están inspiradas en ese sentimiento. Simplemente estoy viviendo una vida que no va a ser como quiero que sea, por lo que dejo que todo siga su curso y lo aprecio como es. Seguramente el espíritu que subyace a lo largo del trabajo es el de sentirse a gusto rindiéndose. La realidad en sí misma no es algo que puedas moldear.

“Probablemente este disco sea el último que haga como artista en solitario”

Tus dos anteriores trabajos “Adventures By Your Own Backyard” y “Love Songs for Robots” fueron discos que contenían arreglos de lo más impresionantes y luminosos. Sin embargo en esta nueva entrega todo parece mucho más recogido. ¿En esta ocasión tuviste claro que querías capturar el ambiente íntimo en el cual las canciones fueron concebidas?Totalmente. En esta ocasión me inspiré un montón en la forma en la que trabajan los artistas de neo R&B. Especialmente no me inspiré en sus ritmos ni la forma tradicional del género, sino más bien en cómo son capaces de mezclar los temas, dejando siempre un montón de protagonismo a la voz que cuenta una historia. Creo que una de las mejores partes del hip hop y del R&B es que parece que el intérprete acerca a tu oído y te lo está dedicando todo a ti. Por lo tanto el enfoque que le quise dar al disco fue un poco similar al de una persona que te cuenta una historia de una forma cercana, viniendo después los arreglos que pudiesen dejar el espacio preciso a la voz.

Sinceramente creo que para lograr un disco como este debe de implicar un proceso creativo en el cual te aíslas del resto del mundo. ¿Normalmente sueles pedir opinión a otras personas cuando vas componiendo las canciones o prefieres encerrarte en ti mismo?
Hay veces que es necesario tener una ayuda constante, como ocurrió en este caso con “Melody Noir” donde necesitamos juntar los acordes de guitarra con la parte que canto sobre la melodía. En “Will Flower Route” el chelo también marcó la pauta del tema, mientras que en otras canciones como “Here Comes the River” pude sacarla adelante gracias al trabajo en equipo donde comprobé como todos los problemas que surgían alrededor del tema se resolvieron. Resulta siempre muy interesante contar con el instinto de diferentes músicos y confiar en ellos. No me gusta tocar en partes que sé que les corresponden a ellos, por lo que el feedback que tengo siempre es constante.

Hablando de “Melody Noir”, quizás este tema es el que muestra un contenido algo más diferente del resto, combinando significados como el amor y el vacío. ¿Crees que esta canciones contrasta un poco con el resto del trabajo?
Realmente no fue concebida como una canción de amor aunque las letras puedan remitir un poco a ello. Este tema habla de cómo cada uno tiene un agujero en su interior y cada persona trata de llenarlo de cosas muy diferentes. Sabes que podrás llenarlo de cosas buenas o malas, pero siempre lo tendrás ahí. Es por ello por lo que decidí escribir una canción a mí mismo, expresando un poco lo sediento que uno se encuentra por llenar este agujero, obligándose incluso a realizar cosas malas. Creo que resulta un tema interesante porque te acompaña toda tu vida y en ocasiones crees que va a haber una persona que lo va a llenar pero no, siempre resulta un desafío comprobar como fallamos al tratar de ocuparlo. La forma en la que esta necesidad te guiará por la vida hace que definitivamente esta canción no sea de amor.

He leído que esta canción fue inspirada en el desaparecido músico venezolano Simón Díaz. ¿Qué es lo que más te gusta de sus canciones
Cuando escuché su tema “Tonada de Luna” sentí que estaba ante uno de los artistas más maravillosos en términos de artistas masculinos que había escuchado en mi vida. Hace tiempo que no sabía muy bien cómo cantar lo que había escrito en “Melody Noir”, sabiendo que tenía algo bueno entre manos pero no sabía cómo convertirlo en algo bonito. Tiempo después escuché esta canción y me encontré con que coincidían algunos acordes, por lo que al principio decidí hacer una versión del tema, pero en seguida me di cuenta de que era imposible hacer algo mejor que lo que logró Simón Díaz, por lo que resultaba mucho más interesante escribir un tema como respuesta al suyo. Hay un par de partes melódicas que se inspiran en la canción original, pero el resto es muy diferente.
A raíz de todo esto, creo que la mencionada canción de Simón Díaz se encuentra en mi top cinco de canciones de todos los tiempos. Junto a esta canción también pienso mucho en “Dark Was the Night” de Blind Willie Johnson, haciéndome sentir que también tiene un poder mágico. Creo que la gente debería escuchar ambos temas de forma compulsiva.

Otro aspecto que me llamó mucho relacionado con el disco fue el vídeo de “Here Comes the River”, descubriendo como en las calles de Montreal hay bastantes pianos públicos que la gente puede tocar. ¿A lo largo de tu vida los has utilizado mucho?
Para mí a veces es un poco embarazoso porque la gente sabe quién soy, por lo que cuando me pongo a tocar no paso desapercibido. A la hora de grabar el vídeo se formó un poco de jaleo con toda la gente que se quedó observando, pero por lo normal no suele haber nadie a su alrededor. Al final si todo el mundo espera que vaya alguien famoso a tocarlos pierde un poco el propósito sorpresivo que tienen.

Seguramente el espíritu que subyace a lo largo del trabajo es el de sentirse a gusto rindiéndose

Volviendo a lo que aparece en este vídeo. Me encantan las poderosas reacciones de la gente, encontrándonos con caras muy felices y emocionadas. ¿Cómo te sentiste en esos momentos cuando la gente reaccionó de tan buena forma a tu música?
Fue un poco como cerrar mis ojos y sentir que estaba en una habitación rodeado de todos los sentimientos que mostraba la gente. Sentimientos que resultaban de lo más agradables. Para mi esta canción es muy especial, por lo que cuando la toco en público me encanta sentir esa emocionante sensación de formar parte de algo mucho mayor donde todo el mundo está disfrutando.

Más detalles sobre las canciones del disco. Las cuerdas del disco fueron grabadas en el Smecky Music Studio de Praga. ¿Hubo algún motivo en especial para irlas a grabar allí?
Teníamos tres posibilidades encima de la mesa para grabar cuerdas de una forma impresionante con diferentes ensambles. Todo ello de una forma muy rápida. De hecho tenía mirados unos estudios que estaban muy bien preparados para bandas sonoras. No nos podíamos permitir unos localizados en Los Ángeles así que tuvimos que cambiar de idea. Montreal no tiene algo así como una calle repleta de estudios de grabación para bandas sonoras, así que nos tocaba movernos sí o sí. Al final surgió esta posibilidad donde había músicos que lograron acercarse a lo que buscaba, así que surgió de esta forma.

El año pasado nos sorprendiste con una colaboración con tu amiga Safia Nolin. ¿Crees que esta colaboración será el principio de muchas más o incluso un nuevo proyecto?
Probablemente este disco que he publicado sea el último que haga como artista en solitario. Creo que lo bueno de vivir en la era de Spotify y otras plataformas musicales es la forma en la que puedes mostrar constantemente tus colaboraciones con otros músicos de forma periódica. Por lo que tengo en mente que lo próximo que publique sea un trabajo totalmente colaborativo con diferentes vocalistas y músicos. Creo que de la misma forma que las revista impresas cambiaron la forma en la que la gente hacía música, ahora Spotify y similares también están provocando un cambio, evolucionando todo hacia algo más colaborativo. Es un proceso realmente interesante.

Agenda

21.00h 28€
21.00h 28€

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.