“Estoy como una puta cabra”
Entrevistas / Parquesvr

“Estoy como una puta cabra”

Bruno Corrales — hace 2 semanas
Fotógrafo — Sergio Albert

La bombilla se encendía de vuelta de un festival, y una de esas ideas que habitualmente terminan en el limbo de las buenas intenciones tomaba forma… con nombre de centro comercial. Aquí llega Parquesvr, un quinteto formado por músicos de bandas underground de la pegada de Sou Edipo, El Páramo, Persons o Escombros en inesperado gobierno de coalición con Javi Ferrara. Conocido promotor y manager pero debutante sobre el escenario, como frontman desatado.

El pasado 8 de noviembre veía la luz su primer disco, Talego Quini (Raso Estudio, 2019), y recientemente lo vendían todo para su presentación en Madrid junto a Chaqueta de Chándal el viernes 29 de noviembre en Wurlitzer Ballroom. Mientras tanto, su irónico tributo a Lance Armstrong entraba en la lista de las canciones más virales de Spotify. Razones más que suficientes para citarnos con Ferrara y que nos cuente un poco más sobre toda esta locura. 


¿Cómo surgió Parquesvr? Porque el grupo está compuesto de músicos que han formado parte de muchos otros grupos, pero es sorprendente tu caso en particular, ¿qué te llevó a querer subirte a un escenario?
Esto empezó hace casi tres años. Mi grupo de amigos y yo vamos todos los años a un festival en Málaga, el Canela Party y, volviendo, uno de los miembros del grupo, Lolo (Manuel Gavancha), me comentó que llevaba un tiempo sin tocar y que tenía mogollón de ganas. Y le dije, “coño, ¡vamos a hacer un grupo!”. Es un grupo de colegas donde está Choco (Santiago Núñez), que ha sido batería de El Páramo y de Sou Edipo. Luego está El Pelos (Carlos Jiménez), que es el bajista, que ha estado en Persons y en Escombros. Javi Gorostiza, que está en los teclados y toca en Fario, también ha tocado en Persons y en un millón de grupos. Luego está Lolo, que ha tocado en mil millones de grupos de estos rollo Rock Palace. Y yo, que no he tocado en mi puta vida. Pero bueno, me vine para adelante y con rollo muy familiar y de estar por casa me animé. Quieras que no, la dinámica de tener que ir a ensayar todas las semanas, de ver a tus colegas, de ir poco a poco construyendo cosas también molaba. Porque al final digamos que es como una actividad extraescolar. Está guay.

Debe ser una de tantas ideas que se hablan y no van a ningún lado… Y esta vez sí.
Muchas veces me ha pasado, amagos con otros colegas de hacer grupos. Me acuerdo con Brian Hunt, que íbamos a hacer una historia que quedó en el aire. También con otro colega, Raúl Lorenzo, que es técnico de Toundra, hace muchos años. Muchas veces son solo cosas que dices, pero esto poco a poco fue cuajando. Lolo también es una persona muy metódica, y con él en el proyecto se sabía que iba a ir avanzando poco a poco. Y la verdad es que, fíjate, llevamos dos años y pico ensayando.

¿Sois los mismos desde el principio?
Los mismos desde el principio con la salvedad de que el primer teclista era Raúl, amigo de toda la vida, y por razones laborales no podía compaginarlo porque estaba también de técnico en Sala 0, no podía ensayar y le sabía muy mal. Al final cogimos estabilidad con Javi. Pensamos que para el rollo que hacemos, un poco machacón, un teclado era algo esencial. Le da un rollo que creemos que era necesario dentro del grupo.

“Es tan efímero todo, que es muy complicado construir ídolos como en el siglo XX”

Todos vienen de grupos en los que la música es muy protagonista, caso de El Páramo. En Parquesvr hay un choque entre la importancia del discurso, la teatralidad, el mensaje y la música. ¿Cómo se conjuga?
Lidiar entre unas cosas y otras es complicado. Me sabe muy mal porque no está ninguno (risas), pero digamos que algún miembro del grupo está más enraizado en cierto estilo de música, y le cuesta. Yo estoy como una puta cabra y si de repente le digo al Pelos que vamos a hacer una base de reggae o un rollo cumbia, pues me manda a la mierda (risas). En general ellos saben que esto es una movida con Ferrara (“vamos a hacer un poco la gilipollez que se le ocurra”), pero la música la hacen ellos y digamos que yo me adapto más a ellos que ellos a mí. Al final temas como Lance Armstrong lo sacó Choco a la batería, lo que es la base, se fue sumando el Pelos y al principio era una cosa totalmente distinta. Nos costó mucho estructurar este tema. Dura siete minutos pero al principio duraba diez porque al final era rollo improvisación total. Lo más importante de esto es que lo que hacemos nos mola, nos divertimos, somos colegas, y salga lo que salga va a estar de puta madre porque no tenemos pretensiones.

Se demuestra mucho sentido del humor en el disco, aunque también hay crítica. Es cañero y supongo que un desahogo personal.
Hay más autocrítica que crítica, en general. No pretende trascender porque ya te digo que las pretensiones son nulas. Por ejemplo, con el tema de 1992. A mí esa época me atrae muchísimo porque creo que justo el año de ruptura de lo que es la España tradicional franquista hasta esto que estamos viviendo ahora mismo. Un tema como Los nombres surge el primer día del juicio del procés. Porque era como: “¡Cuánta peña hay aquí!”. Entre los acusados, la acusación popular, la del Estado, los fiscales, los jueces… ¿Quién coño se aprendía todos esos nombres? Pero es más como paisaje que como otra cosa. Puretrap es una autocrítica absoluta, a los de mi edad que seguimos saliendo y nos encontramos con gente que ha nacido en el 98 o por ahí. Joder… Yo soy el que cuando era pequeño decía: “Y este tío que hace aquí”. Pues ya soy ese.

Personalmente, con el trap, ¿haces por acercarte y entender?
Al resto del grupo le es totalmente ajeno. Yo lo conozco e intento acercarme todo lo que puedo, también de forma profesional. Se están haciendo cosas muy interesantes, gente muy joven… pero no me toca. Sería un hipócrita si ahora de repente me pongo a reivindicar a Yung Beef o incluso a Bejo. Me parece de puta madre que exista pero no me toca generacionalmente.

Generacionalmente hablando se nota tanto en la música como en los temas ese áurea noventero y de barrio.
Nos llamamos Parquesvr porque es un centro comercial que es de Leganés. Yo soy de Leganés y todos somos de barrio. De Parla, de Vallecas, de Usera… Y siempre que se mira al barrio se piensa en el quinqui, ¡pero normalmente no nos apuñalábamos! Éramos un poco macarras pero estudiábamos, estábamos acojonados si llegábamos tarde a casa, intentábamos que nuestra madre no nos pillase los petas ni borrachos, y que no nos quedase ninguna. No éramos personas problemáticas pero sí vivíamos en un entorno muy distinto al que es el centro de Madrid. Con sus peculiaridades, muchas muy ventajosas como la libertad para poder moverte y otras más complicadas como no tener un transporte público de calidad, o el rollo de convivir con drogadicción desde muy pequeños.

Reivindicáis de algún modo el extrarradio y la vida en los barrios.
Reivindicamos el extrarradio y la vida en los barrios porque hemos crecido ahí y al final uno tira por aquello que ha mamado. Le dices al Lolo que Vallecas es una mierda e igual te apuñala a ti y a mí (risas). Yo empecé a estudiar Dirección de Cine con 19 años e iba becado. Allí yo era “el de Leganés” y fue la primera vez que tenía contacto con gente que no fuese de por allí. Pues querían que les contase constantemente historias sobre quién había pegado a no sé quién. ¡Pero si es que eso habrá pasado también en tu puto barrio lo que pasa es que tú lo estigmatizas!

Con Tom Petty os metéis de lleno en el tema de redes sociales y el postureo ante acontecimientos sociales como la pérdida de ídolos musicales.
El siglo XXI lo que nos deja es huérfanos de ídolos. La democratización de la cultura ha hecho que pueda que haya gente que igual es setecientas veces mejor que David Bowie, pero que nosotros queramos a David Bowie. La forma de consumo es tan distinta, es tan efímero todo, que es muy complicado construir ídolos como en el siglo XX. También era una época de exploración en la que no había nada hecho. Pero a medida que todos estos ídolos han ido muriendo no hay reemplazo y puedo entender cierto vacío. Tampoco hay que hacer dramas, porque a mucha peña además se la suda, lo que quieren es compartir y tener likes.

Tus compañeros han estado en un montón de grupos previamente y tú tienes mucha experiencia trabajando en la industria musical. Tener una banda a vuestra edad, cuando ya no sois veinteañeros, ¿en qué se nota? ¿hay menos expectativas y urgencia?
Es eso, no tener pretensiones. Tocar y pasarlo bien. ¿Que podemos tocar mucho? Guay. Si no, no pasa nada. En el momento que esto tenga la más mínima presión yo lo dejo. En mi vida ya hay las suficientes presiones como para ponerme otra. Evidentemente, me interesa y lucho más porque lo peten Los Estanques que porque lo pete Parquesvr. Porque es mi curro y mis apuestas personales. ¿Parquesvr es una apuesta vital? Sí, es algo que nos gusta pero no queremos ponerle mochilas.

“Reivindicamos el extrarradio y la vida en los barrios porque hemos crecido ahí y uno tira por aquello que ha mamado”

¿Te ha sorprendido lo que está sucediendo desde el surgimiento del grupo?
¡Mucho! Igual la mitad de las reproducciones del vídeo son nuestras para ver cuántas iban (risas), pero es acojonante que de repente que en menos de una semana tenga casi 20.000 reproducciones un video de un grupo que no lo conoce ni su puta madre. Y que a Ángel Carmona le gustase tanto el tema, o las críticas tan positivas de algo hecho con cariño pero sin pretensión de ningún tipo. Mola, sorprende, pero relativicemos. No pasa de ahí. Aunque el otro día me pasó una cosa que me flipó. A mí por mi curro en los garitos se me puede acercar alguien para decirme que tiene un grupo, que le gustaría que lo escuchase, suele pasar. Pero es que el otro día se me acerca un tío en el Wurlitzer y me dice: “¿Te puedo preguntar una cosa? ¿Eres el cantante de Parquesvr?”. Le invité a un birra y todo, me hizo ilusión.

En cuanto a festivales, para el año que viene, os han confirmado en el Mallorca Live Festival y en el Canela Party. En un entorno como el de los festivales de verano, en el que hay una parte del público que normalmente no está en las salas o menos al día, ¿cómo crees que será el encuentro con una banda como la vuestra?
Puede ser raro, ¿no? Si no nos conoces de nada y de repente te encuentras a cinco personas de mediana edad, a una de ellas haciendo el ridículo espantosamente sudando como un pollo frito, berreando… También dicen que nuestras canciones son muy de festivales, de corear, no lo sé. Las letras están hechas con la mayor sencillez del mundo. Yo espero que esté guay, que la gente baile, cante y se divierta.

Aquí entra perfecta Lance Armstrong, ¿esta canción cómo nace?
La música nació por un lado, como te decía, y la letra era otra cosa totalmente distinta. Iba de Raquel Bollo, la que era mujer de Chiquetete, imagínate cómo ha evolucionado el tema. Pero luego le dimos una vuelta y haciendo retrospectiva con respecto a los 90, hay una cosa que desapareció que es el rollo del ciclismo. Los que éramos pequeños y jugábamos a las chapas nos sabíamos a todos. Lance Armstrong era como aquel ídolo invencible, que superaba al más tocho de la historia, Induráin, y de repente todo era mentira. ¡Cabrón! La canción salió de una forma bastante improvisada.

Quizá el carácter del grupo tampoco te pide algo muy reposado y pensado, y tiene este resultado cachondo.
Es un poco cachondo-serio, tampoco queremos ser los Mojinos Escozíos (risas).

El humor sigue siendo peliagudo en la música a la hora de valorar a los grupos…
A mí me gusta el humor que usa Perro, el que usan Los Ganglios, pero tampoco me gusta parecerme a eso. Me gustaría ser la rehostia de guay pero al final soy una persona con unas extraordinarias limitaciones a la hora de cantar, soy extremadamente vago para componer cosas, repasarlas, volver a hacerlas y demás. Y tengo la banda que tengo y estoy de puta madre con ellos. Yo estoy con mis colegas. Cuando llego al local lo que más quiero es terminar de ensayar e irnos a comer. Además de porque soy un gocho. Pero también porque es dónde más a gusto estoy. Odio cuando toca el Choco la batería a todo volumen y me jodo la voz. ¡Odio ensayar!

Aunque como nos vienes diciendo no hay ninguna pretensión clara, ¿qué te gustaría que pasase con Parquesvr?
¿Qué me gustaría que pasase? Que lo petásemos de la hostia, hacer rico a Alan Queipo (Raso Estudio) y ligar mogollón, que para eso hemos hecho el grupo (risas).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies