Puede que Parcels hayan cambiado la arena blanca y las aguas cristalinas de Byron Bay (Australia) por el cemento armado y el frío de Berlín. Pero “Parcels” (Because/Music As Usual, 18) se nutre de playas soleadas, discotecas setenteras, terciopelo, pantalones de campana y un aire marcadamente cool. Tras el bombazo que supuso su single “Overnight” junto a Daft Punk, los australianos consolidan su propuesta de electro-pop disco-funk.

Daft Punk con “Random Access Memories” dieron el primer paso y luego todos los demás les seguimos”.

A veces esperamos respuestas épicas y epifanías que expliquen por qué ciertas propuestas de indudable calidad no terminan de arrancar, mientras otras se convierten en el hype del momento. Pero a veces dichas respuestas no son las que esperábamos. Parcels no es el único grupo -ni siquiera el primero- en el que tocaban estos cinco amigos, pero por alguna razón decidieron cruzarse el mundo para intentar triunfar. “La diferencia esta vez es que queríamos hacer música electrónica. Además, era el último año de instituto y toda la gente hablaba de lo que haría, de dónde iría; que si Melbourne, Sydney… pero la idea nos parecía aburrida. Así que mudarnos a Berlín fue una decisión conjunta y fruto del momento en el que estábamos”, explica Noah Hill, bajista de Parcels. “Berlín está llena de australianos”, añade Hill. “Es curioso, terminas gravitando hacia el lugar en el que están tus amigos. Aunque también tenemos amigos alemanes”. Si dejar atrás olas perfectas, canguros y cierto estilo de vida despreocupado ha resultado algo traumático, desde luego, la música no se ha resentido. “El choque cultural no fue demasiado porque estaba con mis mejores amigos, aunque es cierto que era la primera vez que salíamos de Australia”, recuerda el músico.

Hay infinidad de ejemplos de que este parece ser un momento dulce para un revisión del sonido electro-pop, el funk y el disco. “Daft Punk con “Random Access Memories” dieron el primer paso y luego todos los demás les seguimos. Ellos han conseguido poner este sonido de moda. Además, seguramente la gente sienta cierta nostalgia por este tipo de música ahora mismo”, asegura Hill. El dúo francés es responsable en parte de la fama de Parcels, a quienes vieron hace unos años atrás en un local. Puede que ahora los australianos le quiten algo de hierro al asunto, pero esa visita dio lugar a la colaboración del single “Overnight”, que supuso un antes y un después en su carrera. Solo un puñado de afortunados como The Weeknd o Kanye West -y ahora Parcels– han colaborado o sido producidos por Daft Punk.

Las doce canciones de Parcels fluyen entre el disco-pop, la electrónica y el funk. “No hay una idea detrás del disco, porque escuchamos todo tipo de música y todo nos inspira, desde Daft Punk a Leonard Cohen, así que el álbum trata de hacerle justicia a todo eso”, explica el bajista. Aunque retiene un punto nostálgico a momentos, visible en canciones como “Yourfault”. “Queremos conseguir cierta atemporalidad, que sea la música la que capture el tiempo”, afirma el músico, dejando claro que “el objetivo del disco era el de mostrar que no somos una banda que quería montar una banda porque sí y todo ese habitual cuento pop”, sentencia.

Parcels se mueven cómodos en su nuevo status. “Puede que todo haya pasado muy rápido, pero a nosotros no nos lo parece, porque llevamos tocando desde los trece años. Así que cada éxito, cada nueva gira, lo sentimos como algo natural. Y la idea de que, después de esto, todo se termine, no nos asusta tanto como alguien que ha subido como la espuma. Pase lo que pase nosotros continuaremos haciendo lo que hacemos. Hay días en los que te despiertas diciendo: ‘arg, vaya locura’ y otros en los que dices ‘estoy tan cansado que únicamente quiero ver a mi novia y no tener esta vida de hoteles’, pero eh, era nuestro sueño”, concluye Noah. Un sueño bailable, aterciopelado y kitsh, con gusto por la electrónica más funk y disco forjada en dos polos opuestos del mundo.