Aprovechando el rodaje de la frenética y extensa gira de North e investigando el potencial de las canciones que se habían ido forjando en esos viajes, Morgan se metió en el estudio de grabación a finales de 2017 para ver qué pasaba. El resultado es que tres meses después de despedir su primer disco en un emotivo concierto en Madrid los volvemos a tener con nuevo trabajo y gira bajo el brazo.

“Air” es un viaje, tenía que serlo, no solo porque se ha forjado en mitad de una interminable gira, si no porque los sonidos que emanan de él son un recorrido a través de estilos que nacen del rock americano pero que nos llevan por el folk, el soul, el R&B o el funk con paradas anecdóticas en la música disco. Muestra de ello es Another Road (Gettin’ Ready), single presentación del disco que, como su antecesor, produce José Nortes. Lo de Gettin’ Ready no es cuestión baladí. Está claro que Morgan es una de esas bandas que nunca guarda las maletas en un lugar demasiado escondido del armario. Exactamente ese espíritu errante, de carretera, es lo que desprende este tema que surgió, como no podía ser de otra forma, en una furgo.

“Formar parte de la banda de Quique González nos ha servido para aprender un montón de cosas profesionales y sobre todo en lo personal”

“Air”  es un disco de contrastes de sonidos pero también un recorrido por diferentes estados de ánimo y paisajes que ya comienza con Planet Earth, el tema que abre este trabajo, que es un viaje en sí mismo. Con principio y con fin en la misma canción ¿Cómo surge?
(Nina) Sí, el viaje era un poco intencionado. Ellos empezaron a improvisar la intro y crear ese ambiente.
(Paco) Teníamos muchas opciones para plantear ese tema pero por la letra y por el espíritu del tema decidimos desarrollar ese ambiente que luego seguramente en los directos será diferente, pero bueno queríamos abrir esa puerta para generar ese rollo.

¿Qué es lo que se escucha justo al final de la canción?
(Nina) Es una conversación que mantienen desde el Apolo XI con la civilización. Queríamos que el tema fuese como un paseo por el universo y terminarlo volviendo a la tierra. Algo así.

¿Cómo ha sido el proceso de grabación?
(Paco:) Habíamos planteado ya las canciones, hicimos una maqueta para poder escuchar en casa y nos metimos en el estudio todos tocando juntos. Así fuimos haciendo algunas tomas. Algunas salían muy fácil y otras no tanto. Fue una grabación bastante clásica. Una vez teníamos una toma que nos parecía que caminaba bien pues ya empezábamos a trastear con ella.
(Nina) Este caso es distinto a North. No llevábamos los temas tan trillados, ha habido muchas más oportunidades de trabajar las canciones dentro del estudio y ha sido mucho más dinámico y muy divertido. En el primer disco aunque Ove grabó, los temas los habíamos hecho muy entre Paco, Ekain y yo. En este caso, como veníamos tocando todos juntos y con una muy buen dinámica nos apetecía probarla en el estudio. Por eso decidimos entrar a grabar tan rápido, porque nos apetecía bastante tocar tranquilamente en el local y ver qué pasaba.

Repetís con José Nortes, ¿verdad?
(Paco) Teníamos dudas con quién grabar el primer disco y yo había trabajo con él antes. La verdad que no lo sé, no había caído. Le llamé, fuimos a verle, le enseñamos las canciones y le gustaron. La filosofía que tiene es muy libre, dejar que fluya… nos entendimos muy bien. Los temas del primer disco a mí me suenan como a nosotros tocando. Tengo esa sensación de banda tocando. En este segundo buscábamos esa idea de orgánico, de banda, de que suene a que todos estamos tocando juntos sin que sea una superproducción.

Fruto de esa composición de los temas mientras estabais girando es ese Another Road, una especie de oda al tipo de vida de los músicos en la carretera.
(Nina) La base del tema estaba más o menos pero faltaba el mensaje. Yo estaba un poco agobiada, estábamos en la furgo y les dije: “a ver chavales, que tenemos que hablar de algo que vaya con el tema y que nos apetezca decir”. Entre todos fuimos escribiendo frases sobre el tema de viajar y el viaje que había sido la anterior gira y así surgió.

Hay temas de este disco como Marry You que ya habíamos escuchado en directo, ¿verdad? No sé si hay más que ya habían sonado en los conciertos.
(Paco) Sí, Sargento de Hierro ya había sonado también en directo.
(Nina) Al final de la gira aquí en Madrid hicimos el Oh, oh y el Blue Eyes, pero bueno, creo que como nadie se los esperaba como que pasaron desapercibidos… (risas)

¿Soléis tener en cuenta la recepción de esos temas en directo para luego incluirlos en un disco?
(Nina) Es independiente.
(Paco) No es mala estrategia, ver cómo reacciona la gente en directo con una canción. Eso siempre es bueno. Seguro que hay bandas que odian canciones pero saben que tienen que tocar y luego hay otras bandas que sabiéndolo no las tocan, como Radiohead con Creep, dudo que la toquen. Los Black Crowes por ejemplo, el By Your Side. Creo recordar que leí en algún sitio que odiaban ese disco porque fue cuando Chris Robinson había empezado con Kate Hudson y las letras eran un horror, se llevaba fatal con el hermano en ese momento, pero es uno de los discos que más hits tiene, y me da la impresión que no tocan ninguno de esos temas en directo.
(Nina) Nosotros tenemos un tema desde el principio que se llama El librero y que hay gente que lo pide en los conciertos. Sabemos que gusta a la gente y sin embargo no está en ningún disco.
(Paco) La grabamos para el primer disco y para este segundo y no ha entrado en ninguno de los dos.

¿No os ha convencido el resultado final?
(Nina) Sí, lo que pasa que yo creo que es una canción para otro momento. También en el disco había algunas canciones que ya cumplían ese papel y teníamos más ganas de incluir otras.
(Paco) Sí, decidimos no meterla quizás por darle más sentido al disco.

Marry You además de cerrar el disco ha servido para cerrar los conciertos de la gira. Es tema para cerrar por todo lo alto cualquier cosa…
(Nina) Sí, desde el principio funcionó muy bien. No sé a quién se le ocurrió…
(Paco) Pues fue una mezcla entre Ove y yo. Yo quería hacer esas rondas de acordes al final y hacer un rollo épico, de despedida, y Ove se le ocurrió cambiar la duración de los acordes de cómo veníamos guitarra y voz y hacerlos a la mitad. Eso yo creo que es clave. Es tan importante como la idea.

Una de las últimas veces que os vi tocar esa canción fue en un concierto en Madrid, justo antes del concierto de presentación del último disco de Salto. Estáis viviendo todos un momento muy dulce, ¿no?
(Nina) Con Germán hay un hermanamiento. Nosotros hemos pertenecido a Salto y era el día de estar todos juntos. Nos lo pidió y cómo íbamos a decir que no. Es como uno más de Morgan y nosotros como unos más de Salto. Ellos se lo merecían también. Fue una noche muy bonita.

Hace poco en un artículo de El País señalaban a Germán y a otras autoras como Nat Simons o Joana Serrat como el trío de ases de la “Americana española” ¿Está la Americana más viva que nunca?
(Paco) Llevamos viendo bandas que hacen Americana mucho tiempo, no sé, esto el tiempo dirá en qué queda. Ojalá la gente aprecie todas estas bandas que lo están haciendo increíble.
(Nina) Sobre todo lo que es bueno es que no se deje de promover. Es algo cíclico, si de repente hay más interés por escuchar otras cosas en las radios o tu radar de Spotify te avisa de algo así, pues genial. Supongo que ahora le puede tocar a la Americana, a veces al Flamenco…

Sin dejar los medios de comunicación a un lado: Nina, ¿cómo se afronta eso de que te consideren “la mejor voz aparecida en la música del S.XXI”?
(Nina) Creo que la persona que lo escribió lo piensa y se lo agradezco muchísimo porque es una cosa súper importante que digan de ti. Pero yo no sé si lo pienso. No me quito mérito pero no soy la mejor voz del S. XXI. Puede ser que lo sea para alguien y lo agradezco un montón. Yo lo agradezco muchísimo. Yo me ocupo de intentar seguir cantando bien. No sé, Paco, responde tú….(risas).

No sé si eres la mejor voz, pero la personalidad que tienes cantando es difícil encontrarla en otras voces ahora mismo…
(Paco) Para mí sí lo es. Yo sí estoy de acuerdo con el artículo. Pero es verdad lo que dice Nina, si le preguntas a ella qué te va a decir ¿qué está de acuerdo? Pues si fuese una rockstar como Liam Gallagher pues seguramente te diría “pues es así, ya estaban tardando en decirlo” (risas).

“Elegimos sitios con la mayor cabeza posible para que el concierto sea lo más nuestro en todos los sentidos. Para que la gente pueda estar a gusto”

Al leer ese artículo sobre Morgan y sobre la voz de Nina me venía a la cabeza la moda de Operación Triunfo. ¿Habría habido espacio para tu voz en un programa como OT?
(Nina) No sé…
(Paco) Yo lo dudo…

¿Habéis visto esta última edición?
(Nina) Yo lo he visto, pero un poco en plan entretenimiento… En mi cabeza no estaba pensando en nada musical. Por supuesto que cuando lo hacen bien, joé, pues que bien. Y he visto que había varios concursantes que tocaban instrumentos y bien. Está bien, es un concurso, tiene sus concursantes y a mí me ha gustado verlo como forma de entretenimiento. En ningún momento me he parado a pensar si venía bien o mal. Había veces que leía cosas como “está edición es súper importante porque se le da mucha importancia a la música en directo y tal”. Luego cuando me explican el por qué eso está mal o por qué eso está bien pues entiendo las dos partes, pero bueno… que yo lo he visto como cuando veía Pasión de Gavilanes. Ahora estoy enganchada a Maestros de la costura. Es que los lunes por la noche…. (risas)

Volviendo a las canciones de este discos, ¿cómo surge un tema en castellano como Sargento de hierro?
(Nina) Surgió igual que Volver o como la demás. Yo me siento en el piano y me surge una idea. Si de primeras la primera frase me sale en inglés tiro… y si de primeras le he encontrado una frase en castellano pues tiro también. Pero no es que me sentase y dijese “voy a escribir un tema en castellano”.

¿Te da más pudor escribir en castellano? ¿te cuesta más?
(Nina) No. Yo no tengo problema ninguno en contar mis cosas en cualquier idioma (risas) No sé… no sé maquillar mucho las cosas, me da igual el idioma.

¿Un tema como Blue Eyes, por ejemplo, que, aunque no lo parezca, es como una canción de amor, te podría haber salido en castellano?
(Nina) Sí, me imagino que sí. Tendría que trabajarlo pero es que me gusta mucho trabajar en inglés. Creo que si sale así es porque ha salido así. No hay que darle mucha más vuelta.

Creo que es mi preferida del disco, ¿cómo se construye un tema así?
(Paco) Qué bien, fue muy ambicioso conseguir esa canción, ese rollo. Es potente. Creo que fue Ekain el que empezó con la batería a experimentar. Luego en el local hicimos una parte instrumental, la voz empasta muy bien también.
(Nina) Hay muchas veces que me gusta que se contrarrestre la letra con la cuestión musical. Me gusta que si por ejemplo estás hablando de amor pues que tampoco sea El diario de Noa. Esa canción es un poco eso.

Habéis girado casi dos años con North. Han sido muchos conciertos, un montón de ciudades, salas… Supongo que ahora con esta gira volveréis a muchos de esos sitios. ¿Han cambiado las cosas? Quiero decir, al principio llamaríais vosotros para tocar en las salas, pero ahora ¿son esas salas las que os llaman a vosotros para que volváis a tocar?
(Paco) Yo creo que sigue igual. Tenemos a Marcos que es nuestro mánager y trabaja increíble y él es quien se come esos marrones de convencer a la gente de que tenemos que ir a tocar… (risas).
(Nina) Supongo que si hemos ido una vez y ha ido bien no habrá problema, pero sigue siendo una cosa más de Marcos. Lo bueno que hace Marcos es que busca salas que tengan que ver con nuestro planteamiento.
(Paco) Elegimos sitios con la mayor cabeza posible para que el concierto sea lo más nuestro en todos los sentidos. Para que la gente pueda estar a gusto. Gracias a eso hemos tocado en sitios muy muy bonitos.

Otra de las cosas más bonitas que llegó con North fue esa gira con Quique González, ¿cómo ha sido la experiencia de que tanto David como tú, Nina, hayáis formado parte de la banda de Quique González?
(Nina) Ha sido increíble. Estoy muy contenta y muy agradecida, ha sido muy grande en todos los sentidos. He aprendido un montón de cosas profesionales y sobre todo en lo personal. He aprendido como me gustaría que fueran las cosas en Morgan si en un futuro nosotros tenemos una gira así de grande. Esa conexión entre la gente que trabaja, los músicos… Ha sido todo muy fácil, muy familiar pero al mismo tiempo muy profesional. Para llegar a esto hay que currar mucho y cuidar mucho de la música, que es lo que Quique demuestra en cada cosa que hace.

¿Cómo os planteáis esta gira de Morgan? ¿Qué formato llevaréis?
(Paco) Será como hemos estado hasta ahora porque también el disco nos lo permite. Podemos defender las canciones de este disco de la misma manera que las de North. A lo mejor en algún momento puntual podemos llevar coristas o sección de viento, pero en principio seguirá igual. La sensación un poco es como que no hemos parado con North. Yo estos dos discos los veo como uno solo, como un pack, y es que es eso. Hemos terminado en diciembre y en febrero ya hemos tenido el primer concierto de la siguiente gira. Es continuar con la misma filosofía.

Exacto, no ha pasado a penas tiempo desde que despedíais North en Madrid, en diciembre. Esa pregunta de “qué habéis estado haciendo durante todo este tiempo” que se lanza a algunas bandas cuando vuelven con nuevo disco, aquí queda clara…
(Paco) Claro, no nos puedes preguntar eso porque no nos ha dado tiempo a hacer nada… Hemos hecho lo mismo… solo han pasado dos meses. Hemos puesto en orden todo lo que teníamos y ahora para venderlo haremos lo mismo.
(Nina) Preparar el disco este requiere mucho trabajo. Está bien porque en ningún momento se te quita la sensación de que el viernes coges la furgo. Yo sigo teniendo la maleta en la puerta de casa, por si de repente hay que salir a tocar (risas).